Propiedad intelectual para “influencers”

por el Lcdo. Jean G. Vidal-Font (Ferraiuoli LLC)

Desde que redes como Facebook e Instagram (y ahora Tik Tok) facilitaron la publicación de vídeos y fotos, el panorama de las figuras populares cibernéticas (“influencers”) no ha sido la misma. Estas personas llegan a miles y miles (y algunos a millones) de usuarios en el Internet con sus creaciones audiovisuales (vídeos, memes, fotos). Pero, ¿qué deben saber estos creadores sobre sus derechos y los derechos de otros bajo las leyes de propiedad intelectual? 

En primer lugar, todo creador de contenido debe saber que sus derechos bajo la Ley de Derechos de Autor (“Copyright Act”) existen desde que la obra queda plasmada en un modo tangible. En términos digitales, esto significa tan pronto se le da save al archivo. 

De la misma forma, los creadores de contenido deben tener cuidado al usar audio, fotos y/o vídeos de otros usuarios que encuentran en redes ya que pueden estar violando los derechos de autor de esos creadores. Es decir, sólo por el mero hecho de que está colgado en el Internet no significa que se puede usar sin permiso o sin licencia. 

¿Aún no estás suscrito a Microjuris? Házlo aquí¿Necesitas cumplir con tus créditos de Educación Jurídica Continua? Házlo en nuestra sección de cursos en línea

Por su parte, el Registro de la Oficina de Derechos de Autores (“Copyright Office”) brinda beneficios y habilita al demandante para llevar un litigio cuando entiende que su contenido ha sido utilizado sin permiso, pero dicho Registro no es constitutivo de los derechos a reclamarse en un pleito por derechos de autor. 

En segundo lugar, cuando el “influencer” ha logrado un grado de notoriedad que le permita generar ingresos sobre su presencia cibernética, es menester asegurarse de que no estén regalando derechos de más al subir su contenido en plataformas. Por ello, es crucial leer bien los Términos y Condiciones de las plataformas (“Terms of Use”) para asegurar que no estén cediendo derechos sobre las obras que suben en las mismas. 

Tercero, todo “influencer” debe recordar que el dueño de los derechos de autor es quien está físicamente creando la obra. ¿Qué significa esto? Que, por ejemplo, la persona quien toma la foto es considerado el autor de la obra y no quien está en la foto. Así, cuando se usan personas para grabar el vídeo o fotos, es importante tener un acuerdo escrito que disponga de la cesión automática de los derechos de propiedad intelectual a favor del creador. Esto es crucial ya que los derechos sobre copyrights sólo se pueden transmitir por escrito.

Finalmente, con el éxito pueden venir los momentos de “irse viral”. Con eso, está siempre la tentación de “get a trademark on it”, o solicitar un registro de marca sobre la frase que hiciste popular. Aquí lo crucial es que no pueden solicitar una marca sin tener en mente en qué la van a usar en el comercio. Esta es la clave para la marca, a diferencia de los derechos de autor, las marcas tienen que usarse en el comercio. O sea, tienen que vender algo, un servicio o producto, en donde la marca es la frase que quieres usar. No es suficiente que la frase esté en letras grandes en la camisa, eso no es un uso propio de una marca, sino que debe estar en la etiqueta de la camisa, por ejemplo, como la fuente de origen de la marca. Tip: Tomar las precauciones a tiempo y salvaguardar la propiedad intelectual para los “influencers” es más importante que nunca. Ello puede mantenerlos en el spotlight. En cambio, un paso mal dado puede sacarlos de carrera y acabar perjudicándoles con reclamaciones legales que pueden evitarse.

A %d blogueros les gusta esto: