NOTICIAS

Infracción de propiedad intelectual a través de plataformas de comercio electrónico

por el Lcdo Rafael Rodríguez-Muriel (Ferraiuoli LLC)

El personaje conocido como «The Child» (y coloquialmente como «Baby Yoda«) de la serie The Mandalorian, producida por la Walt Disney Company («Disney»), ocasionó un revuelo entre la afición de la serie cuando dicho personaje apareció por primera vez en The Mandalorian. Baby Yoda logró capturar el corazón de miles de fanáticos por la ternura y lealtad que este desplegó hacia el protagonista de la serie. No cabe duda de que Disney tenía un éxito en sus manos y que iba poder cosechar los frutos de su propiedad intelectual.

No obstante, para evitar filtraciones («spoilers») sobre la existencia del personaje en la serie, Disney optó por demorar el licenciamiento de productos relacionados con Baby Yoda. Esto creó una oportunidad para que cientos de empresas que venden productos a través de plataformas de comercio electrónico (ej., Etsy, Amazon, etc.) llevaran a cabo la producción de mercancía relacionada con Baby Yoda, sin primero haber obtenido una licencia de Disney. Al llevar a cabo dicha producción sin primero haber obtenido una licencia de Disney para tales efectos, estas empresas se convirtieron en infractores de derechos de autor. La Ley de Derechos de Autor de los Estados Unidos, y particularmente su sección del Digital Millenium Copyright Act (17 U.S.C. §§ 512, et seq.), provee mecanismos para atender este tipo de infracción por Internet.

Disney es conocido por proteger su propiedad intelectual vigorosamente. En este caso, no obstante, se le ha hecho difícil lidiar con la infracción de sus derechos sobre Baby Yoda debido a la cantidad masiva de infractores vendiendo productos no autorizados por Internet. Además, el problema es agravado por el hecho de que la Ley de Derechos de Autor libera de responsabilidad (sujeto a ciertas condiciones establecidas en dicha Ley) a las plataformas de comercio electrónico por las infracciones que los usuarios de dichas plataformas lleven a cabo; y le impone la obligación al titular del derecho de autor de revisar cada una de las violaciones que existan en una plataforma de comercio electrónico para que este pueda hacer valer sus derechos. Este proceso conlleva mucho tiempo y requiere el gasto de recursos sustanciales por parte del titular de los derechos de autor.

Una empresa grande y poderosa como Disney tiene los recursos para llevar a cabo el antes mencionado proceso. No obstante, es muy poco probable que empresas pequeñas o titulares de derechos de autor individuales puedan asumir la estrategia de ir contra cada uno de los infractores en una plataforma de comercio electrónico. Un enfoque más práctico sería ir únicamente en contra de los comerciantes infractores más grandes y dañinos hacia el titular del derecho de autor. De todos modos, sería beneficio que en algún momento el Congreso enmiende la Ley de Derechos de Autor para que un titular de derechos de autor pueda a ver valer sus derechos de manera más efectiva.

Foto: David Michaud / Shutterstock.com

A %d blogueros les gusta esto: