Surgen más interrogantes tras vistas de confirmación al Supremo federal

Por Daniel Rivera Vargas

En el tercer día de vistas públicas de la nominada al Tribunal Supremo de Estados Unidos (TSEU), Amy Coney Barrett, los flancos republicanos y demócratas trataron en su último turno al bate frente a la nominada de defenderla o de cuestionarla por lo que entienden que representa.

La exoficial jurídico de Antonin Scalia y profesora de la Escuela de Derecho de la Universidad de Notre Dame demostraba una y otra vez sus conocimientos de derecho, mientras lograba evitar entrar a arenas muy controversiales, lo que —para al menos un observador de las vistas— puede hacer sin mayores problemas usando el argumento de que ocupa u cargo judicial en el séptimo circuito federal de apelaciones.

“Es una jueza. Como no es una abogada practicante o una académica, siempre tiene la salida de que ‘no puedo comentar sobre eso porque si viene ante mí estaría prejuzgando la controversia'”, dijo el abogado con 25 años de experiencia en el foro federal de Puerto Rico, Juan Matos de Juan.

El presidente de la comisión judicial del Senado federal, el senador Lindsey Graham, proclamaba con alegría en el turno inicial que Barrett era la primera nominada al alto foro claramente “pro-vida”.

Es decir, opositora del derecho al aborto.

Sin embargo, la jueza nunca se expresó directamente sobre derogar el precedente de Roe v. Wade, que permite la terminación de embarazos.

“Usted va a inspirar a muchas mujeres, tal y como lo hizo la jueza (Ruth Bader) Ginsburg”, indicó Graham, aludiendo a la fallecida portavoz del ala liberal del Supremo y a quien sustituirá Barrett de ser confirmada.

Luego, a preguntas de la senadora Dianne Feinstein, la nominada explicó la doctrina constitucional que permite declarar inconstitucional una porción de una ley sin derogarla en su totalidad, comparándola con “un juego de Jenga”.

El tema surge en parte por la controversia alrededor del Affordable Care Act, también conocido como Obamacare, que los demócratas entienden que está en juego con la llegada de Barrett, aunque la jueza no se expresó directamente sobre ningún tema en la vista.

Los senadores continuaron consumiendo sus turnos de 20 minutos en dos sesiones, una por la mañana y otra por la tarde, con la que concluirían los tres días de interrogatorio a la nominada.

INDULTO PRESIDENCIAL

La nominada al Supremo federal enfrentó ayer, miércoles, el cuestionamiento sobre si el presidente Donald Trump se podría indultar él mismo pero —como en otras instancias de posibles casos— no contestó.

“Es un asunto que no se ha litigado”.

“Nadie está por encima de la ley”, dijo Barret en un momento de ese intercambio.

La nominada enfrentó diversidad de temas en la mayoría de los cuales no se quiso expresar, como preguntas sobre las finanzas del presidente, sobre si debe existir un “shadow docket” en el Supremo en el que no se elabore por qué se rechaza un certiorari, sobre su opinión de cambio climático o, incluso, se le pidieron definiciones de conceptos de derecho como “madurez”.

Tampoco dijo si apoyaba las decisiones que legalizan el matrimonio LGBTIQ+.

Asimismo, la jueza también adelantó que consideraría la presencia de cámaras en el Supremo federal.

“Ciertamente tendré una mente abierta a permitir cámaras en el Tribunal Supremo”, afirmó.

Sobre la idea de que jueces reescriben leyes, destacó que esta forma de interpretación “priva al pueblo de expresar la política que ellos desean a través del proceso democrático”.

La nominada también enfrentó preguntas de temas de derecho más elementales como la definición de “madurez” y de “standing”.

Igualmente, a la jueza le tocó encarar críticas al presidente Trump, usándola a ella como excusa.

“¿Por qué la prisa? Porque hay una agenda política… Desafortunadamente esa es la nube, la nube naranja sobre su nominación”, indicó el senador Dick Durbin, en aparente alusión al color de cabello del presidente.

Para Matos de Juan, este tipo de intercambio con la jueza era innecesario.

Los senadores debieron usar su tiempo en tratar de ser puntuales y ver si lograban minar a la jueza con argumentos para tratar de convencer a al menos a un senador republicano de no darle el voto.

Señaló que virar un voto puede ser posible porque hay senadores que enfrentan duras contiendas.

La jueza también usó lo que Matos de Juan define como “categorizaciones cómodas” que “te dan ‘sound bites'”, como cuando la nominada describió el “activismo judicial como malo, sea de un lado o para el otro” porque al ella definirse como ‘originalista’, aquellos juristas que aspiran a mantener la noción original de la Constitución pueden ver su mirada de interpretación como una forma de activismo judicial.

También Matos de Juan dijo que le sorprendió cuando la nominada dijo que los tribunales no tienen forma de hacer valer sus decisiones y recordó cómo el juez federal de Puerto Rico —José A. Fusté— ordenó el encarcelamiento del entonces presidente del Colegio de Abogados y Abogadas de Puerto Rico (CAAPR), Osvaldo Toledo, por no acatar una orden judicial.

“Los jueces federales tienen alguaciles para hacer cumplir sus órdenes”, sostuvo.

Las respuestas en sus tres días de vista evidenciaron que Barrett es una mujer con una gran preparación, dijo el licenciado Matos de Juan, quien presidió la comisión especial del CAAPR sobre litigio federal.

“Ciertamente es una mujer muy inteligente, conservadora y que no tiene ningún problema en decirlo. Ha podido defenderse muy bien de las preguntas. Se nota que conoce del derecho. Tiene una visión más conservadora que la que quisiera, pero no puede negarse que sabe”, sostuvo Matos de Juan en entrevista con Microjuris.com.

Tras tres días de vistas, en la opinión de Matos de Juan, “no he visto ningún jonrón, nada, no es una RBG (siglas de la finada de la fenecida jueza del Supremo, Ruth Bader Ginsburg), que se paraba ahí a decir ‘patria o muerte venceremos’. No ha habido nada contundente ni para la izquierda ni para la derecha. (Barrett) no ha dicho ‘Roe se va mañana'”.

El jueves, el proceso continúa pero con el testimonio de diversos ciudadanos que solicitaron deponer ante la Comisión de lo Jurídico del Senado.

¿Aún no estás suscrito(a) a Microjuris? Hazlo aquí. ¿Necesitas cumplir con tus créditos de Educación Jurídica Continua? Hazlo en nuestra sección de cursos en línea.

A %d blogueros les gusta esto: