NOTICIAS

Borrador que anuncia posibles golpes futuros a otros derechos

Entrevistamos a los profesores de derecho constitucional Carlos Ramos González y Yanira Reyes Gil de la Facultad de Derecho de la Universidad Interamericana de Puerto Rico sobre las implicaciones constitucionales, particularmente la enmienda 14, tras filtración del borrador de opinión del juez federal Samuel Alito que indica que votaría a favor de revocar Roe v. Wade.

Nota de la editora: ¿quieres estar al día con lo que sucede en los tribunales de Puerto Rico? Te invitamos a registrarte en nuestro boletín.

Por Daniel Rivera Vargas

El borrador de opinión del Tribunal Supremo de Estados Unidos que circuló anoche en los medios, y cuya veracidad fue corroborada hoy por el juez presidente John Roberts, anticipan un posible futuro golpe a los derechos que emanan de la decimocuarta enmienda, según profesores de derecho constitucional.

Para el profesor Carlos Ramos González, hay que ver los términos de la potencial revocación de Roe v. Wade para precisar el impacto que tendría este caso sobre otros derechos fundamentales.

“Si la revocación viene como se está reflejando en la supuesta opinión filtrada a la prensa, el borrador del juez (Samuel) Alito, lo que significa es que dentro de los parámetros existentes, es decir, sin dejar de reconocer que a través de la Enmienda 14 se pueden hacer extensivos ciertos derechos fundamentales, que no están necesariamente enumerados en la Constitución”, dijo el catedrático de derecho constitucional.

Serían derechos que el Tribunal pueda identificar, como por ejemplo, manifestaciones del derecho a la intimidad, usando la metodología de hacerse la pregunta de si ese derecho que no está enumerado en la Constitución es uno enraizado en la historia, en la tradición del pensamiento jurídico de la sociedad estadounidense, lo que en inglés se llama “deeply rooted”.

“Esa opinión que ha circulado no rechaza esa metodología. Lo que dice es que Roe v. Wade se equivocó al reconocer que ese derecho (al aborto) estaba enraizado en la historia y la costumbre, y como estaba equivocado drásticamente, usa otra frase en inglés que ahora mismo no me acuerdo, va a decir que ese derecho en particular no se debe reconocer bajo la Enmienda 14, y por lo tanto quieren revocar Roe y el caso que clarifica parte de Roe, que es Casey”, menciona Ramos González.

“Si en efecto lo que ha circulado es lo que va a prevalecer, no de un rechazo abierto a que de la Enmienda 14 emanan derechos fundamentales, no, pero sí una interpretación bien restrictiva, y bien reaccionaria, y bien conservadora, y a mi juicio cuasi religiosa, de lo que significa un derecho fundamental”, agregó el catedrático.

Asimismo, dijo que ese borrador de opinión representa un distanciamiento a posturas previamente expuestas por el juez conservador Anthony Kennedy y la entonces mayoría del tribunal, que no solo plantea si estos derechos debían estar “enraizados en la historia y tradición estadounidense” sino de que pudiera haber derechos de tal magnitud que, aun sin estar en esa tradición histórica, deben ser reconocidos y “el Tribunal está llamado a identificarlos”.

“Ese era Kennedy, y fue parte de lo que pensó sobre el derecho a casarse, que es un derecho no enumerado, pero por su importancia había que extenderle esa felicidad del derecho a casarse aun a parejas del mismo sexo, aunque históricamente en la mayoría de ellos estados no se había hecho”, dijo Ramos González. Kennedy fue el juez que escribió Obergefell, el caso que legalizó los matrimonios de parejas del mismo sexo.

Por tanto, explicó Ramos González, dependiendo de cómo se redacta la revocación, si como se perfila es una visión limitada, “pudiera sentar las bases para entonces en su momento, que no va a ser de inmediato, se va a dar marcha atrás a otros derechos fundamentales que provengan del derecho a la intimidad”.

“Lo que hace es levantar interrogantes y dudas, y posibilidades, de que jueces y juezas, que créeme hay un montón, que llevan el imprimatum de ser nombrados por presidentes conservadores como era en estos temas Trump podrían construir un análisis jurídico que pongan en riesgo otros derechos no enumerados en la Constitución”, mencionó el profesor.

Por su parte, la catedrática de la Facultad de Derecho de la Universidad Interamericana, Yanira Reyes Gil, dijo que debemos resaltar que lo que ha surgido en este momento es un borrador de opinión, en el cual se presenta una visión originalista del derecho constitucional. Este juez, al igual que ha escrito anteriormente el juez Clarence Thomas, que el derecho a la intimidad reconocido en las penumbras de varias enmiendas en Roe y Griswold v. Connecticut, que emana de la cláusula del debido proceso de ley de la decimocuarta enmienda, no se debe usar como fundamento para reconocer otros derechos.

“Lo peligroso de este planteamiento del juez Thomas que aparenta estar incluido en este borrador de Alito, es que debilitaría la idea de que hay un derecho a la privacidad, según reconocido en la jurisprudencia federal. Por lo tanto, esta decisión podría tener impacto más allá del derecho al aborto. Eso es lo peligroso de esto, de una visión originalista, textualista, que podría tener impacto en otros derechos”, sostuvo Reyes Gil.

Entre los derechos que se afectan está el matrimonio igualitario, autonomía para decisiones familiares, decisiones sobre tratamiento médico, sexualidad y reproducción, entre otros, dijo Reyes Gil.

“Lo que está en juego es mucho más que el aborto, es el derecho a la dignidad humana”, mencionó la profesora de derecho constitucional.

Agregó que este lenguaje para derogar Roe v. Wade en el borrador de decisión filtrado podría provocar reacciones diversas: desde legislación estatal para quitar derechos basados en el derecho a la privacidad, como que mucha gente “se movilice para defender los derecho fundamentales, derechos fundamentales que están ahora mismo cuestionados en ese borrador de opinión de Alito”.

En estos días donde más necesitas tus recursos de investigación y monitoreo legal, haz de Microjuris tu herramienta principal. ¡Suscríbete hoy al servicio (adiestramiento incluido)!