NOTICIAS

Boston evaluó alegato de doctrina de “fruto del árbol ponzoñoso” tras arresto en Loíza

El hombre fue arrestado y acusado a nivel federal por cargos de sustancias controladas.

Nota de la editora: ¿quieres estar al día con lo que sucede en los tribunales de Puerto Rico? Te invitamos a registrarte en nuestro boletín.

Por Daniel Rivera Vargas

El Tribunal de Apelaciones para el Primer Circuito en Boston falló en contra de un hombre que alegó doctrina de “fruto del árbol ponzoñoso” en un caso de drogas y armas.

Según Boston, Luis Miguel Sierra Ayala se encontraba parado cerca de la residencia de sus padres en Loíza con un bolso negro en las manos cuando un grupo de agentes pasó cerca de él, en medio de una intervención contra otras personas, pero uno de los policías decide intervenir con Sierra Ayala, y encontró cocaína en el interior del bolso. Tras el policía hallar la droga, y un arma que luego se le encontró al sujeto, Sierra Ayala fue arrestado y acusado a nivel federal por cargos de sustancias controladas.

La versión de Sierra Ayala es que la droga no era de él, que esa mañana visitaba a sus padres, para trabajar la mecánica de una guagua, y salió a un colmado. Indicó que no tenía los $3 que necesitaba para lo que iba a comprar, le pide el dinero a un primo y, mientras este buscaba el dinero, le entrega una bolsa negra que sostuvo “por cinco segundos”.

Parte de las teorías que se barajan en el caso sugieren que en ese momento llega la policía, que estaba en el área en una labor de vigilancia contra un punto de drogas por la calle Melilla, le piden a Sierra Ayala que entregue la bolsa que en ese momento tenía en su poder. El sujeto entrega la bolsa,  y encuentran la cocaína.

En una opinión escrita por el juez apelativo Kermit Lipez, como parte del panel que incluía a Bruce Selya y el presidente David Barron,  Boston confirmó la decisión del juez de distrito Pedro A. Delgado, que entendió que la evidencia no debía ser suprimida, como solicitaba el acusado Sierra Ayala alegando violación a la cuarta enmienda de la Constitución de Estados Unidos, tras indicar que los agentes no tenían sospecha razonable que justificara la intervención inicial en su contra.

“(Sierra Ayala) argumentó que era de aplicación la doctrina de fruto del árbol ponzoñoso”, dijo Boston.

La versión del gobierno es que los hechos representan una actuación válida bajo el precedente del Tribunal Supremo de Estados Unidos Terry v. Ohio, que permite ciertas intervenciones policiacas.

Asimismo, parte de los hechos que desfilaron en el caso, durante las vistas de supresión de evidencia, es que el sargento interventor, de nombre Jesús López Maysonet, olvidó identificar el bolso en dos informes separados, y tenía en su expediente cuatro faltas administrativas por otros incidentes. Sin embargo, durante el juicio al menos uno de estos asuntos no se pudo traer ante la consideración del jurado.

Boston evalúa el argumento del gobierno federal de que la actuación de la policía se justificaba porque había elementos que demostraban que el sargento podría tener “sospecha razonable” contra Sierra Ayala, como la cercanía del punto de drogas. Además, que otras personas en el área salieron huyendo cuando llegó la policía, que algunas tenían bolsas como las que portaba Sierra Ayala y que se suelen usar para ocultar droga. No obstante, el panel apelativo entiende que esto no era correcto y que estar cerca de la casa de sus padres con un bolso que se pudiera usar para otros propósitos, como llevar ropa de gimnasio, no “sugiere actividad criminal”.

Pero, el panel apelativo entiende que la interacción entre el policía y el acusado, que incluyó una solicitud de que entregara la bolsa sin mayores incidentes, no lleva este caso hasta “fruto del árbol ponzoñoso” que pudiese llevar a suprimir la evidencia. Según Boston, las determinaciones de hecho del tribunal de distrito federal son indicativos de que no hubo un allanamiento, por la entrega voluntaria. Por tanto, señala que no aplica usar esa doctrina y el acto voluntario de Sierra Ayala “disipa la mancha del allanamiento ilegal inicial”.

Sobre el alegato de que no se le permitió a la defensa traer en el juicio el tema de uno de los casos administrativos previos del sargento que encontró la droga en posesión del acusado, Boston entendió que la exclusión del testimonio “no fue perjudicial” porque la defensa pudo cuestionar al testigo en su contrainterrogatorio, sobre otros asuntos, las inconsistencias en su testimonio de este caso.

“Como el apelante no estableció que los límites en el contrainterrogatorio fueron claramente perjudiciales, no entendemos que el tribunal de distrito haya abusado de su discreción”, dijo Boston.

Sierra Ayala fue condenado a 72 meses en prisión.