NOTICIAS

Juristas reaccionan a estudio sobre el mercado de servicios legales en Puerto Rico

El estudio publicado el lunes por Microjuris y Estudios Técnicos evidenció una disparidad marcada entre mujeres y hombres que ejercen el derecho.

Juristas reaccionaron al estudio publicado el lunes por Microjuris y Estudios Técnicos sobre el mercado de servicios legales en el país, y lamentaron el bajo porcentaje de abogadas que llegan a ser socias en los bufetes.

 Descarga el resumen ejecutivo del estudio aquí

Este fue el caso de la licenciada Mayra López Mulero, quien fue exfiscal y es dueña de su bufete López Mulero Estudio Legal, denunció que dicha cifra “no tiene nada que ver con la preparación y el liderazgo de las abogadas.

El estudio evidenció que, aunque las abogadas en Puerto Rico cuentan con más preparación académica que los abogados, solo un 7% de estas alcanzan a ser socias de un bufete, mientras un 23% de los abogados alcanza esa meta.

“Yo no soy madre, yo me casé con mi profesión y con mi país y renuncié a otros escollos que compañeros de ordinario tienen que enfrentar —y de forma heroica—”, indicó.

De igual forma, añadió que es responsabilidad del ente regulador, el Tribunal Supremo de Puerto Rico, al que le corresponde implementar cambios para lograr mayor equidad de género en la profesión.

Continúan tendencias de cambio en la profesión legal

“Maite Oronoz no puede hacerlo sola, ella es víctima de la estructura paternalista y machista del sistema, por eso los cambios tienen que venir de adentro, desde útero del sistema que Oronoz dirige. La profesión en muchas disciplinas está por desaparecer como la conocemos por la incorporación de elementos de la inteligencia artificial y la robótica, ahora puedes bajar contratos por internet sin necesitar a un abogado y advierto que eso es peligroso y que viene por ahí como una vorágine y tenemos que estar preparados para no terminar siendo abogados pro forma”, agregó.

Vídeo de la presentación del estudio durante la Convención Anual de Colegio de Abogados y Abogadas de Puerto Rico

El estudio de Microjuris sobre el mercado de servicios legales en Puerto Rico se sirvió de datos recogidos en el 2021 y refleja que las mujeres tienen más estudios a nivel graduado que los hombres, cuando un 37% de las abogadas cuentan con más estudios posgraduados que el 34% de los abogados hombres.

La licenciada Jessica Méndez Colberg, natural de Añasco y socia del ponceño Bufete Emmanuelli, C.S.P.  señaló sobre la brecha entre abogadas y abogados socios de bufetes que “esto demuestra cómo todavía las mujeres tienen que trabajar doble o triple para poder alcanzar el mismo estándar que los hombres, seguimos viviendo en una sociedad dominada por el patriarcado, aunque en algunos escenarios se manifieste de forma sutil”.

Así, detalló que “la carga que impone la sociedad en cuanto al rol de la mujer sobre el cuido de hijos e hijas u otros familiares de edad avanzada limita el tiempo que tienen las mujeres para cumplir con las altas expectativas de lo que caracteriza a un socio en un bufete. Así, los resultados del estudio demuestran la urgencia de que se provoque un cambio en las culturas organizacionales de los bufetes. No hay excusa para que más mujeres no ocupen este tipo de posiciones de alta jerarquía en pleno siglo 21”.

Acerca de cambios que deberían implementarse en la profesión, Méndez Colberg indicó que debe realizarse un mayor “análisis de legislación que así incorpore la tecnología, particularmente el área notarial”.

Sorprende la edad del retiro

Por otro lado, el licenciado Leonardo “Leo” Aldridge, of counsel del bufete ECIJA-SBGB apuntó a que el estudio evidencia que la mayoría de los profesionales del derecho mayores de 55 años tienen un rol dual que los define.

“Me llama la atención el hecho de que 7 de cada 10 abogados sobre los 55 años de edad sean ‘solo practitioners’. La conclusión inevitable es que son, además de abogados, empresarios. Tienen que correr una oficina, con todo lo que eso conlleva. Muchas veces los abogados que no han sido solo practitioners —los de grandes bufetes, la rama judicial o el gobierno— no entienden que, en suma al trabajo legal, los ‘solo practitioners’ tienen también un trabajo administrativo que consume tiempo, dinero y energías”, dijo el abogado.

Los resultados del estudio marcaron una clara tendencia de que los abogados y abogadas inician en su mayoría sus carreras con una práctica de bufetes y que, en la medida en que pasa el tiempo, transforman sus prácticas a cuentapropistas (‘solo practitioners’).