NOTICIAS

Clínica Ambiental busca crear consciencia sobre protección de recursos naturales

El profesor de la Escuela de Derecho de la UPR Pedro Saadé Lloréns resaltó las herramientas y conocimientos que brinda la clínica a futuros profesionales del derecho y al país.

Por Valeria Alicea Guzmán

Aprender en la marcha, mientras se practica, es una de las filosofías de la Clínica de Derecho Ambiental de la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico (UPR).

«Una de las cosas que buscan las clínicas y ciertamente la de ambiental es crear una conciencia en el estudiantado sobre el derecho como instrumento para lograr más justicia, lograr una mayor protección de los recursos naturales y eso es de valor incalculable», expresó el profesor de la Clínica Ambiental, Pedro Saadé Lloréns.

El licenciado explicó que los programas clínicos buscan dos objetivos fundamentales: ofrecer ayuda legal a personas que no pueden pagarlo y a organizaciones sin fines lucro y orientar a las personas y la comunidad.

«Se da orientación y representación legal a grupos, se ha trabajado a través del tiempo casos de importancia como son las áreas del carso, en la defensa de las playas como lo fue Playas para el Pueblo. Ahora se da representación legal a comunidades afectadas por la importación de gas. […] Están dando orientación a las comunidades vecinas del vertedero de Arecibo y así a través del tiempo otros casos y asuntos que hemos atendido», compartió.

Tras preguntarle cuál es la importancia de que existan este tipo de clínicas, el abogado destacó que existe una escasez de recursos legales para poder atender necesidad de representación legal. «La ciudadanía necesita representación, necesita orientación de los problemas que hay de inmediato que están afectando comunidades y vecindarios», aseguró.

En la Clínica Ambiental, también trabajan con asuntos relacionados con la política pública sobre energía, recursos de agua, situación en las costas, entre otros.

Saadé Lloréns reiteró que hay mucha necesidad y la importancia de la clínica radica en llenar ese vacío de asistencia legal junto con otras instituciones que hay en Puerto Rico.

Asimismo, el abogado contó que la Clínica de la Escuela de Derecho de la UPR ha sido pionera, en comparación con otras jurisdicciones, en tener un programa clínico de avanzada desde hace décadas. «Las escuelas de derecho norteamericanas se están planteando ahora más y más la importancia de los programas clínicos cuando nuestra universidad los tiene ya», sostuvo.

Con relación a los conocimientos que adquieren las y los estudiantes en la Clínica Ambiental, el profesor detalló destrezas de la práctica legal y de apoyo a la comunidad. «Sobre redacción de documentos legales, apelaciones, demandas. Se comentan proyectos de ley. […] Los estudiantes hacen entrevistas de los clientes y hacen investigación legal», agregó.

Otro aspecto que el profesor resaltó fue las y los futuros profesionales del derecho se exponen a muestras de desigualdad e injusticia y a experiencias que les dan la oportunidad de ver cómo se puede desempeñar la consciencia social desde la profesión legal. Según Saadé Lloréns, es importante este factor, ya que «la protección legal también se desempeña en representación de los grandes intereses».

Ante la reflexión de cuál es el aporte de la Clínica Ambiental y las y los estudiantes, el licenciado compartió que el derecho es una plataforma que se destaca porque el sistema jurídico tiene gran influencia y grandes roles en el desempeño de decisiones importantes que se toman día a día.

«Entonces es necesario tener personas comprometidas que impulsen las mejores salidas y las mejores soluciones para el país», concluyó.