Ley de Puerto Rico

Se crean las Salas Especializadas para Casos de Asesinatos

Enmienda la Ley de la Judicatura. Ordena a la Rama Judicial el establecimiento de Salas Especializadas en Casos de Asesinatos.

«Esta Asamblea Legislativa reafirma su compromiso en la búsqueda e implementación de medidas que propendan a lograr la convicción de delincuentes y que los casos se esclarezcan lo más pronto posible, llevándoles así un mensaje claro a los criminales.  En atención a lo anterior, se enmienda la Ley de la Judicatura de Puerto Rico para facultar y ordenar  a la Rama Judicial a establecer Salas Especializadas para Casos de Asesinatos.  Con esta pieza legislativa damos un paso adelante en la lucha contra el crimen, garantizando un encausamiento más eficiente de las personas que, por la naturaleza de los delitos imputados, representan un grave peligro para nuestra sociedad.

Lea la Ley completa: [Ley Núm. 122-2012] del 24 de junio de 2012.

Garantizar la seguridad del Pueblo de Puerto Rico es uno de los compromisos más importantes de esta administración.  La seguridad que todos anhelamos requiere un trabajo arduo que comienza en nuestros hogares y que se extiende a un esfuerzo multisectorial capaz de impactar a todos los ciudadanos. Los esfuerzos en esa dirección deben ser realizados de manera conjunta entre las tres Ramas de Gobierno, de manera que se logre un resultado armonioso y permanente.  Se han realizado varios esfuerzos conjuntos que han rendido frutos positivos.  Las Salas Especializadas en Casos de Violencia Doméstica, instituidas en virtud de ley a partir de la aprobación de la Ley 30-2011, son un gran ejemplo de ello.  Al aprobar dicho estatuto, aplaudimos la iniciativa de la Rama Judicial dirigida al establecimiento de este tipo de Sala y las elevamos a rango de ley para aportar a su permanencia y continuo desarrollo.

Partiendo de la experiencia exitosa con las Salas Especializadas en Casos de Violencia Doméstica, en esta ocasión estimamos conveniente hacer lo propio con otro problema de gran envergadura y particular complejidad que aqueja a nuestro Pueblo; a saber, los asesinatos. Desafortunadamente, muchas familias puertorriqueñas son sacudidas por la pérdida de uno de sus seres queridos que resulta víctima de este vil crimen.  Hemos buscado responder a este problema con especial énfasis, a través de acuerdos de colaboración con las autoridades federales, piezas legislativas y distintos esfuerzos de vigilancia e intervención.  No obstante, se trata de un asunto complejo que requiere esfuerzos e iniciativas particulares para atajarlo de manera efectiva. «