NOTICIAS

Tribunal Supremo de Estados Unidos considerará importantes controversias en nuevo término

Tribunal Supremo de los Estados UnidosEl Tribunal Supremo de los Estados Unidos comenzó un nuevo término durante las últimas semanas y esta vez ha decidido revisar 50 casos relacionados con acción afirmativa y libertad de expresión, el financiamiento de campañas y hasta el poder del presidente de los Estados Unidos para hacer nombramientos durante tiempos de receso.

Ninguno de los casos promete la gran prominencia de las resoluciones sobre la reforma de salud, el derecho al voto o el matrimonio entre personas del mismo sexo, pero en muchos de ellos la larga trayectoria de precedentes del Tribunal Supremo puede estar en riesgo.

Una de los asuntos que se verá atiende la pregunta de si un estado puede modificar su constitución para prohibir la consideración de raza o sexo en las decisiones de admitir estudiantes en universidades públicas. Hace diez años, el Tribunal decidió que la Escuela de Derecho de la Universidad de Michigan podía usar la raza como factor en la evaluación a estudiantes que solicitaran admisión. Los votantes de Michigan aprobaron la enmienda constitucional que prohíbe esta práctica.

Por otra parte, en otro de los casos McCutcheon v. Federal Election Commission, el Tribunal considerará la constitucionalidad de limitar cuando un individuo puede donar directamente a los comités de partidos federales en los ciclos electorales de dos años. McCutcheon es el primer caso de financiamiento de campañas importantes para llegar a la corte desde la controversial decisión del 2010 en United Citizen v. Federal Electoral Commission, que revocó una prohibición de gasto independiente en las campañas por las empresas y los sindicatos. En un caso en el 1976 el Tribunal confirmó límites a las contribuciones políticas directas para prevenir la corrupción. Ese precedente se está probando una vez más, se espera que los jueces lo reafirmen.

Por otra parte, en McCullen v. Coackley, los manifestantes anti-aborto desafiaron la ley de Massachussets que establece una zona de 35 pies alrededor de las clínicas de salud donde se realizan abortos. El Tribunal Supremo confirmó una zona de “amortiguamiento” similar en el año 2000, pero los manifestantes en el caso actual alegan que la ley discrimina en su contra.

En tanto, en Town of Greece v. Galloway, la corte decidirá si la Primera Enmienda permite realizar una oración al comenzar las reuniones de la junta de la ciudad. Ello, en base a una decisión del Tribunal Supremo de hace 30 años que dice que las oraciones legislativas no sectarias no violan la constitución. Lo que expone este caso es que quienes hicieron todas las oraciones fueron clérigos cristianos.

Por otra parte, el Cline v. Oklahoma Coalition for Reproductive Justice, el Tribunal considerará la constitucionalidad de una ley de Oklahoma que requiere que los médicos utilicen fármacos que inducen al aborto tal cual la Food and Drug Administration lo aprobó hace 13 años. Los demandantes alegan que los estándares médicos han cambiado y que los médicos han cambiado su rutina de receta, reduciendo las dosis, lo que es permitido por la ley federal.

En otro caso, National Labor v. Noel Canning, el Tribunal aborda temas tan amplios como la separación de poderes y tan pequeños como el significado de la palabra «the«. El caso involucra el poder constitucional del presidente del Senado para hacer nombramientos durante el receso del Senado, como precisamente el presidente Obama hiciera en enero de 2012, cuando designó a tres miembros de la National Labor Relations Board (NLRB). La junta de nombramientos se pronunció en contra de una empresa embotelladora llamado Noel Canning en un conflicto laboral.

La empresa apeló argumentando , entre otras cosas, que el nombramiento de los miembros del Consejo de Administración era improcedente porque el uso de la Constitución de la frase «el hueco» se refiere únicamente al período en que el Congreso está entre sesiones, y no al receso dentro de una sesión. La administración de Obama señala que son los Presidentes, quienes hace más de un siglo han hecho nombramientos durante los recesos. El aceptar la lectura interpretativa extrema de la Constitución de la empresa, invalidaría una práctica que ha resultado en cientos de nombramientos durante los últimos años.

Más allá de estos casos, el nuevo mandato podría tener otras sorpresas. Varios de los casos más importantes del año pasado no fueron aceptados por el tribunal hasta después de iniciado el plazo. En muchos de estos casos, el resultado puede depender de nuevo de un solo voto.

A %d blogueros les gusta esto: