Ley de Puerto Rico

Ley de incentivos y financiamiento para jóvenes empresarios de 16 a 26 años

Jóvenes EmpresariosDescargar documento:

Ley de Incentivos y Financiamiento para Jóvenes Empresarios. Dispone que el Departamento de Desarrollo Económico y Comercio, la Compañía de Comercio y Exportación y el BDE desarrollen un Plan de Incentivos para la Juventud, y un Plan de Financiamiento para el Desarrollo de Empresas de Jóvenes, que promueva la creación, sostenimiento y expansión de empresas de jóvenes empresarios de 16 a 26 años de edad que se comprometan a crear empresas y nuevos empleos en Puerto Rico. Concede a jóvenes empresarios una exención de contribución sobre ingresos sobre los primeros $40,000 de ingreso bruto, y la exención total de contribución sobre ingresos, patente municipal y contribución sobre propiedad mueble sobre los primeros $500,000 de ingreso bruto generados durante los primeros tres años de operaciones. Dispone que el BDE establezca un programa de financiamiento de negocios, y un programa para la inversión de capital de riesgo (Venture Capital). Dispone que PRIDCO y la Autoridad de Tierras mantengan un inventario de propiedades muebles e inmuebles que puedan ofrecerse libre de costo o a un costo nominal a los jóvenes empresarios.

Esta Ley tiene el propósito de agilizar y facilitar la creación de nuevas empresas por jóvenes residentes de Puerto Rico, con el fin central de promover el desarrollo económico, crear empleos y proveer un ambiente de seguridad socio-económica. Por tal razón, se proveen incentivos contributivos para todo negocio nuevo creado en su totalidad por jóvenes empresarios, según sea certificado por la Compañía de Comercio y Exportación, durante los primeros tres (3) años de comenzar operaciones en Puerto Rico. Del mismo modo, se provee una herramienta novel de financiamiento por parte del Banco de Desarrollo Económico de Puerto Rico para la creación de Negocios Nuevos por jóvenes empresarios.

El propósito principal de esta Ley es que los jóvenes utilicen su talento como inversión de servicio al pueblo de Puerto Rico, a cambio de estímulos económicos que les permitirán establecerse en la Isla, comprar su primera residencia y desarrollar su carrera profesional cerca de su entorno social. Los beneficios de esta legislación sobrepasan incrementalmente el costo fiscal de otorgar exenciones contributivas, ya que promueven la permanencia de los jóvenes en Puerto Rico, quienes aportarán con su trabajo y, consecuentemente, con su compensación en la economía del País.

A %d blogueros les gusta esto: