¿Alguien está horrorizado?

por Melinda Claybaugh
Abogada, División de Protección de la Privacidad e Identidad
Originalmente publicado en el blog del Federal Trade Commission (FTC)

¿Alguien está horrorizado?Usualmente, los artículos del blog de la FTC no vienen acompañados de avisos de advertencia para los padres, pero en este caso de Craig Brittain y su ya desaparecido sitio web de venganza pornográfica, isanybodydown.com, quizás tendríamos que hacer una excepción. Porque en caso de que no te hayas dado cuenta, se trata de venganza pornográfica.

Según la FTC, Brittain solicitó fotos de sexo explícito para publicarlas en el sitio:

  • Le pidió a la gente que le enviara una foto de otra persona, junto con su fecha de nacimiento, ciudad, estado, número de teléfono y perfil de Facebook – y luego subió la foto y la información al sitio web.
  • Este hombre se hacía pasar por una mujer en Craigslist y convencía a las mujeres para que le enviaran fotos de ellas – y luego publicó esas fotos.
  • Brittain estableció un sistema de “recompensas” que permitía que cualquier persona le pidiera a los demás que encontraran fotos de una persona específica a cambio de una recompensa de $100 o más.

Todas las fotos y la información se podían buscar en internet – y los visitantes también podían publicar comentarios sobre las fotos. De hecho, uno de los ganchos de venta de su sitio web fue el “más alto nivel de odio”. Te puedes imaginar el impacto que tuvo en las personas cuyas fotos fueron publicadas en el sitio – de todo tipo, desde ser contactadas por extraños, hasta la preocupación por perder sus empleos.

Pero Brittain ofreció una “solución”: pagando $250, cualquier persona podía eliminar las fotos usando el servicio “Takedown Hammer” ofrecido por el sitio. Según la FTC, Brittain se hizo pasar por un abogado que operaba este servicio.

¿Pero por qué motivo la FTC se entrometió en este sórdido submundo de internet? Porque las acciones de Brittain infringieron la Sección 5 de la Ley de la FTC. El acuerdo resolutorio anunciado en el día de la fecha significa que Brittain tiene que destruir las imágenes y la información del sitio. De ahora en más, Brittain no puede publicar fotos de desnudos en internet a menos que la persona fotografiada exprese su consentimiento por escrito, y no puede mentir – particularmente sobre su identidad o acerca de quién le está dando contenido para un sitio web.

Pero también tenemos un mensaje de advertencia para los sitios web de venganza pornográfica que utilizan prácticas similares: ya basta.

A %d blogueros les gusta esto: