[RESEÑA] Equidad de género, derecho y política pública

por Zoán T. Dávila Roldán

Durante la mañana de ayer se celebró el primer foro de equidad de género, organizado por el Departamento de Justicia de Puerto Rico, donde varios abogados, juristas y psicólogos ofrecieron ponencias sobre el tema de equidad de género en el derecho y la política pública. El foro además sirvió como pie forzado para que el Secretario de Justicia, César Miranda anunciara la nueva política pública del Departamento sobre el tema.

La actividad, donde figuraron como conferenciantes la Lcda. María Dolores Fernós, el Lcdo. Osvaldo Burgos y el propio César Miranda, se celebró en el salón Félix Ochoteco del Colegio de Abogados y Abogadas de Puerto Rico (CAPR).

Microjuris transmitió en vivo el Primer Foro de Equidad de Género del Departamento de Justicia. Para ver el vídeo, haz clic aquí.

Lcdo. Osvaldo Burgos

Lcdo. Osvaldo Burgos

Burgos, quien es activista y presidente de la Comisión de Derechos Humanos y Constitucionales del CAPR, comenzó la conferencia hablando sobre la relación íntima del concepto de equidad de género con los derechos humanos. Sin poder establecer esta relación, según el licenciado, es imposible abordar el tema de manera correcta.

“Cuando hablamos de los derechos humanos nos referimos a la fibra más íntima que tiene el ser humano, de la dignidad intrínseca que tenemos independientemente de las etiquetas que se nos colocan, incluso antes del nacimiento”, abundó.

La presentación de Burgos tuvo como objetivo ilustrar a los abogados sobre los conceptos más importantes en materia de perspectiva de género, sus diferenciaciones y las formas de entender las cualidades de cada individuo sujeto al concepto. Además, elaboró sobre las problemáticas inherentes a la comunidad intersex en Puerto Rico, quien a su juicio está totalmente invisibilizada.

“Esa comunidad presenta dificultades jurídicas particulares porque en un caso del Tribunal Supremo de Puerto Rico se opinó que el sexo señalado en el nacimiento es inmutable. Es por esto que dice que surgen problemas cuando una persona intersex comete o es imputada de delito (en términos de su ubicación en una prisión)”, apuntó.

Por último, el abogado señaló la importancia de la perspectiva de género al definirla como un proceso de evaluación de las consecuencias para las mujeres y hombres de cualquier actividad planificada, inclusive las leyes, políticas o programas en todos los sectores y todos los niveles. Utilizar la perspectiva de género como estrategia es asegurarse de que las preocupaciones individuales de ambos géneros sean parte integral de la aplicación, la supervisión y la evaluación de las políticas y los programas en todas las esferas políticas, económicas y sociales. Ello asegura que las mujeres y los hombres sean protegidos por igual.

Lcda. María Dolores Fernós

Lcda. María Dolores Fernós

Por otra parte, la licenciada María Dolores Fernós, quien fue la primera en dirigir la Oficina de la Procuradora de las Mujeres, abordó el tema de la equidad de género de forma analítica, cuestionando las razones por la cual Puerto Rico es uno de los países rezagados en esa materia. Según Fernós, aunque la desigualdad de sexo existe en todos los países del mundo, en algunos países se han eliminado las desigualdades mayores. Esta posicionó como ejemplo a países como Dinamarca y Suecia que tienen un índice alto de equidad en contraposición con Nigeria, donde se secuestran mujeres y niñas quienes se someten a servidumbre involuntaria.

“Tenemos que preguntarnos cómo es que algunos países han logrado estos altos índices de igualdad mientras otros aún preservan la mentalidad de que las mujeres y niñas inocentes no son personas”, cuestionó.

Según Fernós, las investigaciones arrojan la clave para solucionar dicho paradigma. Según el perfil de los países con mayor igualdad de género, esos tienen a su vez niveles de alfabetismo casi absolutos, un alto ingreso per cápita, tasa de fertilidad baja, una amplia gama de políticas sociales como cuido de niños, licencias de paternidad y maternidad, así como particular limpieza y transparencia en sus gobiernos, una ínfima desigualdad social, una alta tasa de exportación de sus productos y una baja tasa de criminalidad y violencia. Mientras que los países con índices bajos de igualdad de género son países cuyos habitantes tienen un bajo nivel de alfabetismo, existe una gran división de clases sociales, corrupción política y gubernamental, una alta tasa de nacimiento, la producción y exportación es controlada por grandes capitales en pocas manos e impera un alto nivel de criminalidad social y violencia humana.

Es por estas razones que Fernós propuso la teoría de que la equidad de género es un factor fundamental para orientar los desarrollos de los países. Para atajar este problema, enumeró una lista de recomendaciones, a las que llamó “mejores prácticas”, para lograr una sociedad más respetuosa e igualitaria.

“Para alterar estas nociones milenarias, se tienen que establecer estrategias sensibles que cuestionen las formas de dominación más totalitarias que erradiquen esa forma de pensar y permitan que florezca y se fortalezca la idea de la dignidad del ser humano”, señaló Fernós.

Para lograrlo propuso que, en primer lugar, debe garantizarse el acceso total del proceso educativo a las niñas. Aunque aclaró que si bien es cierto que hoy día se percibe en los centros docentes del país más mujeres estudiantes que hombres, las estadísticas evidencian que sólo el 23% de la población mayor de 25 años ha cursado estudios universitarios. En un análisis de perspectiva de clase de mujeres que han vivido relaciones de maltrato, estas en su mayoría no han cursado estudios universitarios ni poseen trabajo, lo que crea una situación de dependencia que a su vez sirve como soporte a la dinámica desbalanceada de poder en la pareja, exponiéndolas a la vulnerabilidad.

En segundo lugar, se debe garantizar la participación plena de las mujeres en el proceso democrático del voto, así como la ocupación equitativa de puestos que les otorguen poder para establecer política pública. Fernós señaló que el porcentaje más alto de mujeres que ha habido en la Legislatura es de un 30%. A su vez, ejemplificó países donde ese porcentaje es mucho más alto por la imposición de medidas como las cuotas por género en dichos puestos decisionales o los gobiernos paritarios donde se requiere un balance perfecto entre los integrantes de gabinetes por su género.

César Miranda

César Miranda

Por último, el Secretario de Justicia, César Miranda, anunció oficialmente el nombramiento de un comité para crear un currículo de equidad de género que impacte a todos los empleados del Departamento de Justicia, tanto fiscales como empleados generales. Según Miranda, esta decisión es impostergable.

“¿Por qué es impostergable? La contestación simple es que las desigualdades de género afectan a toda la sociedad, adultos, niños, jóvenes— todas las personas en todas las profesiones sin importar su posición social. La mayor de las veces pasa como un problema desapercibido pero si fijamos nuestra atención nos damos cuenta de que las relaciones entre hombres y mujeres se manejan desde una perspectiva ajena al razonamiento lógico. Si aspiramos a una sociedad justa y equitativa debemos aprender a erradicar todos los prejuicios de la sociedad”, explicó.

El currículo que se elaborará tendrá como finalidad instruir a los miembros del Ministerio Público y empleados en general sobre temas como implementación de la equidad de género, procesamiento de casos, atención a víctimas de violencia de género y la importancia de concientizar que no se discrimine por razón de género. El currículo incluirá cursos particularizados para los que trabajan directamente con víctimas.

“Nuestra meta es que este personal tenga la sensibilidad para reconocer las desigualdades por género y apliquen ese conocimiento al desempeño de sus labores. Todos los aquí presentes de alguna manera creemos que la educación produce grandes transformaciones sociales, culturales y humanas. Bajo ese entendido aspiramos a que mediante procesos educativos podamos hilvanar el camino para erradicar los prejuicios sexistas de nuestro personal y de paso, aseguramos que los casos de violencia de género sean atendidos con efectividad y sensibilidad que merecen”, culminó.

Descarga y lee la Orden Administrativa Núm 2015-08 (*.PDF)

A %d blogueros les gusta esto: