Decisión del Tribunal Supremo de Puerto Rico

Supremo revoca nombramiento en la AEE y ordena que se nombre a otro empleado

AEE
Foto: skyscrapercity.com

Descarga el documento: Morales Tañón v. Autoridad de Energía Eléctrica

La Autoridad de Energía Eléctrica (en adelante AEE) cuenta con dos comités de subastas: el Comité de Subastas A y el Comité Permanente de Subastas B. Estos comités son responsables por la pureza en los procesos de las subasta, desde las etapas de evaluación hasta su adjudicación. También velan por el cumplimiento de los requisitos legales y de reglamentación interna. El Sr. Luis M. Morales Tañón llevaba diez años como miembro del Comité de Subasta B y se había desempeñado como Presidente Interino de este en varias ocasiones. No obstante, la plaza de Presidente del Comité de Subasta B estuvo vacante desde enero de 2005 hasta el 15 de mayo de 2008.

Luego de publicada la convocatoria, un comité de evaluación formuló cuatro criterios para recomendar al candidato más idóneo:

  1. experiencia administrativa a nivel ejecutivo;
  2. experiencia en la evaluación de subastas;
  3. experiencia en el proceso de compras; y
  4. años de experiencia en la AEE e historial del empleado.

Es importante destacar que el comité de evaluación consideró necesaria la experiencia en evaluación de subastas pero concluyó que no era indispensable que el aspirante tuviera experiencia en la etapa de adjudicación. Así las cosas, cinco candidatos fueron entrevistados por el comité de evaluación para la aludida plaza. Entre los entrevistados se encontraban el señor Luis M. Morales Tañón y el Sr. Edgardo Vázquez Báez. Ambos candidatos poseían los requisitos mínimos de educación y experiencia exigidos por la convocatoria.

El señor Luis M. Morales Tañón posee un Bachillerato en Ciencias y un grado de Juris Doctor. A la fecha de la solicitud de la plaza de Director, tenía dieciocho años y cinco meses de servicio en la AEE. Tenía catorce años de experiencia relacionada en compras. Particularmente, diez años como miembro del Comité Permanente de Subastas B y llegó a ocupar la plaza de Presidente del Comité tanto en sustitución temporal como en ascenso. Tabién fue miembro de la Junta de Subastas de la Autoridad para el Financiamiento de la Infraestructura (AFI) y participó en la redacción y cambios al Reglamento de Subastas.

El comité de evaluación recomendó al señor Edgardo Vázquez Báez para la plaza y el 4 de septiembre de 2008 la AEE le extendió el nombramiento de Presidente del Comité Permanente de Subastas B, con efectividad el 1 de septiembre de 2008.

Así las cosas, el señor Luis M. Morales Tañón impugnó la adjudicación de la plaza al señor Vázquez Báez conforme establece el “Procedimiento de Querellas para Empleados de Carrera No Unionados” de la AEE. El señor Morales Tañón sostuvo que la AEE tomó en consideración criterios subjetivos y no aplicó los elementos de idoneidad que son parte del principio de mérito que debe prevalecer en la selección o nombramiento de empleados en el Gobierno. También indicó que las determinaciones fueron irrazonables. Por otro lado, la AEE argumentó que la determinación fue a base de la discreción administrativa de la AEE, la cual goza de presunción de legalidad y corrección. El caso fue referido a la Oficial Examinadora, Lcda. Berta Mainardi Peralta, quien emitió una resolución el 30 de marzo de 2014 en la que declaro sin lugar la impugnación de la plaza.

Inconforme, el señor Luis M. Morales Tañon acudió al Tribunal de Apelaciones. Dicho Tribunal emitió una sentencia el 29 de agosto de 2014 y confirmó la determinación de la Oficial Examinadora arguyendo que los foros administrativos cuentan con una presunción de corrección que no fue rebatida por el peticionario. Inconforme nuevamente Morales Tañón, acudió al Tribunal Supremo.

La controversia del presente caso es la siguiente: ¿Abusó de su discreción la AEE al no considerar los principios de mérito e idoneidad y, a su vez, aplicar elementos subjetivos cuando rechazaron al señor Luis Morales Tañón para ocupar la plaza de Presidente del Comité Permanente de Subastas?

Una mayoría del Tribunal Supremo, mediante sentencia, revocó al Tribunal de Apelaciones. El Supremo manifestó que las decisiones de los foros administrativos gozan de una presunción de regularidad y corrección dado a su experiencia y pericia. No obstante, indicó que la deferencia administrativa cederá únicamente:

  1. cuando no está basada en evidencia sustancial;
  2. cuando el organismo administrativo ha errado en la aplicación o interpretación de la ley; y
  3. cuando ha mediado una actuación irrazonable o ilegal.

Dicho análisis se llevará a cabo a través de un criterio de razonabilidad. Manifestó que aunque la Ley Núm. 184-2004 (Ley para la Administración de los Recursos Humanos en el Servicio Público del Estado Libre Asociado de Puerto Rico) no es de aplicación a las corporaciones públicas que funciones como empresa, si dicha ley ordena que éstas adopten reglamentos de personal que incorporen el principio de mérito a la administración de sus recursos humanos. Por tal razón, la AEE aprobó dos reglamentos: (1) Reglamento de Personal de la Autoridad de Energía Eléctrica para Empleados de Carrera no Unionados; y (2) Reglamento de Personal Gerencial en el Servicio de Carrera. Ambos Reglamentos incorporaron el principio de mérito y la AEE estaba obligado a cumplirlo.

El Supremo determinó que el señor Morales Tañón demostró que, de la totalidad de la prueba presentada, era el candidato idóneo para ocupar la posición de Presidente del Comité Permanente de Subastas B. Argumentó que el ejercicio de discreción administrativa de la AEE se encontraba limitado por el principio de mérito en sus reglamentos. El Supremo señaló que Morales Tañón superaba al señor Vázquez Báez en años de experiencia relacionada en compras, particularmente en la evaluación y adjudicación de subastas al haber realizado éste más de siete mil adjudicaciones de subastas.

La Hon. Anabelle Rodríguez Rodríguez disintió e hizo constar unas expresiones en la sentencia. Manifestó que no le corresponde al Tribunal Supremo ser una súper junta revisora para revocar el dictamen de una oficial examinadora de la AEE. Indicó que como los dos empelados estaban cualificados para el puesto, el Supremo no debe intervenir con el criterio administrativo.

La Hon. Maite Oronoz Rodríguez emitió una opinión disidente. Adujo que hecho que el Comité de Evaluación no considero como una prioridad la experiencia en adjudicaciones de subasta de los candidatos no constituye una determinación administrativa irrazonable. Esbozó que gran parte de las subastas que se evalúan son sumamente técnicas y la agencia le otorgó más peso a la experiencia del señor Vázquez Báez en puestos anteriores en la AEE como Gerente de Proyectos de Construcción y Jefe de la Subdivisión de Proyectos Especiales, pues allí emitía recomendaciones relacionadas a las subastas y preparaba especificaciones para la compra de bienes, experiencia técnica necesaria para manejar la naturaleza técnica y compleja de las subastas de la AEE. Mencionó que la decisión de la agencia está basada en evidencia sustancial, no surge error en la aplicación o la interpretación de la ley y no se desprende una actuación irrazonable, ilegal o discriminatoria. Concluyó diciendo que no se configuraron ninguna de las circunstancias por las cuales deba ceder la deferencia judicial hacia las determinaciones administrativas.

Reseña por Joel Pizá Batiz

A %d blogueros les gusta esto: