Primer Circuito resuelve: sentencia federal no puede imponer que sentencia aún no impuesta sea consecutiva

Descarga el documento: United States v. Almonte-Reyes

El Tribunal Supremo de los Estados Unidos había dejado esta interrogante abierta en el caso Setser v. U.S. En esta apelación, el Primer Circuito determinó que un tribunal no puede obligar a otro a imponer su sentencia consecutiva a la impuesta primeramente al acusado. En este caso, Heriberto Almonte Reyes se declaró culpable de conspirar para importar 100 gramos de heroína, mientras en el Tribunal federal para el Distrito del Norte de Georgia lo esperaban para formularle cargos.

Primer Circuito resuelve: sentencia federal no puede imponer que sentencia aún no impuesta sea consecutivaHeriberto Almonte Reyes se declaró culpable de conspirar para importar 100 gramos de heroína, por lo cual se le sentenció a 120 meses de prisión. Mientras concluía el caso en Puerto Rico, Almonte Reyes tenía cargos criminales pendientes ante el Tribunal federal para el Distrito Norte de Georgia.

Según la opinión, Almonte Reyes y fiscalía federal acordaron una sentencia de entre 102 a 120 años en Puerto Rico, y que la sentencia que se esperaba recayera en el caso en Georgia se cumpliera concurrente a esta.

Sin embargo, la Jueza Presidenta del Tribunal federal para el Distrito de Puerto Rico, Aida M. Delgado Colón, sentenció a Almonte Reyes a 120 meses de prisión, a cumplirse consecutivos a cualquier sentencia impuesta en el caso que tenía pendiente en otra jurisdicción.

A pesar de no objetar la determinación de la jueza Delgado Colón al momento, Almonte Reyes solicitó reconsideración de la sentencia en cuanto a la orden de que las penas sean consecutivas. El argumento del convicto se basó en la ley federal no inviste de autoridad a un Tribunal de Distrito para obligar a otro Tribunal de Distrito en cuanto a cómo impone sus sentencias. El tribunal denegó la reconsideración, y Almonte Reyes apeló.

En el Tribunal federal para el Distrito Norte de Georgia, Almonte Reyes se declaró culpable de un cargo por lavado de dinero. Ese tribunal impuso una pena de 87 meses a Almonte Reyes, a ser cumplida de manera concurrente con la impuesta en Puerto Rico.

Fiscalía federal señaló que la sentencia de Georgia hacía académica esta controversia, ya que la sentencia impuesta posteriormente “controla” la anterior. El Tribunal de Apelaciones para el Primer Circuito rechazó el señalamiento, particularmente haciendo hincapié en que la sentencia era legalmente inaceptable.

El Primer Circuito explicó que cuando un acusado tiene cargos criminales ante distintos tribunales federales, el último en imponer la sentencia es quien determina si la impone concurrente o consecutiva. De hecho, la sentencia es consecutiva a menos que dicho tribunal exprese lo contrario. Por ello, el primer tribunal en imponer la sentencia está vedado de ordenar que la sentencia sea consecutiva o concurrente.

La razón para que sea el tribunal que sentencia último quien determina como se cumplen las penas, es que se entiende que dicho tribunal tendrá ante sí más información que la que tenía el primer tribunal al imponer la sentencia.

El caso se devolvió al Tribunal federal para el Distrito de Puerto Rico para que eliminen la parte de la sentencia que estipula que las penas impuestas a Almonte Reyes deberán ser consecutivas.

Reseña por el Lcdo. Cristian González

A %d blogueros les gusta esto: