Anuncios

Trabajadores de la industria del café sufren violación a Ley de Normas Justas de Trabajo

Trabajadores de la industria del café sufren violación a la ley de salario mínimoEl Departamento de Trabajo de los Estados Unidos publicó una columna en la que alerta a los patronos en la industria del café, que pueden estar expuestos a responsabilidad legal si no respetan la Ley de Normas Justas de Trabajo o (FLSA, por sus siglas en inglés).

Según la columna —escrita por las abogadas Frances Ma y Allison Bowles, litigantes en un caso contra la empresa Beneficiado de Café Las Indieras (Hacienda Remanso de Paz)— es común que los recogedores de café vean violentados sus derechos sobre salarios.

Puerto Rico ha sido un punto importante en la industria cafetalera durante los pasados 200 años. Actualmente, miles de personas se emplean para la siembra, crecimiento, recogido, procesamiento, tueste y venta del café en la isla. A pesar de ser una industria bastante exitosa, muchos de los recogedores de café trabajan en extremas condiciones de trabajo y se les paga por pieza —que aunque es un método en ley— tiene el potencial de resultar en violaciones a FLSA.

Esta ley establece además que si un recogedor no recoge lo suficiente como para devengar el mínimo federal basado en la paga por pieza, el patrono debe pagar la diferencia.

Para asegurar el cumplimiento de esta disposición legal, investigadores del Departamento de Trabajo federal visitaron una de las fincas cafetaleras más grandes de Puerto Rico, Beneficiado de Café Las Indieras (Hacienda Remando de Paz), donde encontraron que dicha compañía y su presidente habían fallado en pagar a los trabajadores y recogedores del café el mínimo federal requerido de $7.25 por las horas en que trabajaron.

Evidencia directa de las violaciones lo fueron la falta de registros precisos de los salarios de los empleados, las horas y otras condiciones de empleo (otra violación de la FLSA), elementos que demostraron que era imposible que la empresa tuviera certeza del pago adecuado.

Los investigadores de la División de Horas y Salarios junto a los abogados de la Oficina del Procurador de la agencia presentaron una demanda ante un tribunal federal contra la compañía y su presidente. El litigio duró dos años, tiempo durante el cual la industria cafetalera local fue monitoreada por el Departamento de Agricultura de Puerto Rico.

Finalmente, los demandantes transigieron la demanda, logrando establecer acuerdos sobre las condiciones de trabajo y el pago de $101,484 en salarios atrasados a más de 170 trabajadores agrícolas y recolectores de café que fueron mal pagados entre 2011 y 2014. Es importante precisar que la sentencia incorpora un plan de cumplimiento detallado para asegurar que los trabajadores sean pagados correctamente en el futuro.

Específicamente, la sentencia ordena a los acusados mantener registros exactos y completos de las horas de trabajo de los empleados y las tasas de pago, participar en las sesiones de capacitación de la División de Salarios y Horas de la FLSA y notificar por escrito a todos los trabajadores sus derechos bajo la FLSA.

La sentencia también prohíbe a los acusados solicitar o intentar que los trabajadores devuelvan los pagos de salarios, descargando o tomando represalias contra los empleados que revelan o amenazan con revelar violaciones de la FLSA o cooperar en una investigación y violar la FLSA en el futuro.

“Este caso y su resultado es un recordatorio a todos los empresarios del café y otros empleados de que tienen una responsabilidad de cumplir con la ley. El sistema tradicional de pago por pieza no tiene que cambiar, pero el cumplimiento con la ley incluye el tiempo de temporada baja, cuando los recogedores de café no están recogiendo tanto café”, concluyeron.

Anuncios