Demandan a HIMA San Pablo y médico por acoso sexual

Descarga el documento: Burgos-Diaz v. Hosp. HIMA San Pablo-Bayamon

Limary Burgos Díaz trabajó en el Hospital HIMA San Pablo-Bayamón desde el 2011 al 2016 como asistente administrativa. A comienzos de 2017 presentó una demanda ante el Tribunal federal para el Distrito de Puerto Rico contra su expatrono y contra el Dr. Jorge Garib.

Según la demanda, Burgos Díaz fue víctima de acoso sexual y discrimen por parte del Dr. Garib.

Luego de varios asuntos, los demandantes presentaron una demanda enmendada con tres causas de acción relacionadas al acoso sexual, discrimen y la responsabilidad de HIMA por no atender el asunto adecuadamente.

El codemandado Dr. Garib presentó una moción de desestimación. En su moción, el médico alegó que parte de la reclamación estaba prescrita según la ley de Puerto Rico. También expuso que el tribunal debía desestimar la reclamación de Burgos Díaz porque sus alegaciones no eran abiertamente sexuales en su naturaleza y no constituían acoso sexual.

La demanda indicaba que el Dr. Garib le decía -entre otras cosas- que si estuviese con él no la dejaría tener canas, que su esposo no la cuidaba bien, y que quería casarse con ella y hacerla millonaria. La demandante alega que el médico hacía estos comentarios frente a otras personas, incluyendo sus supervisores, quienes no hacían algo al respecto, a pesar de que ella lo rechazaba.

Burgos Díaz alega que su supervisora y otros empleados hacían comentarios aludiendo a una relación entre ésta y el médico. Aún cuando acudió a Recursos Humanos, la actitud del médico y la supervisora no cambió.

De hecho, según la demanda, al final de su tiempo como empleada en HIMA, el Dr. Garib la invitaba a salir mientras se aflojaba el lazo. A la vez, su supervisora alteraba sus registros de asistencia, horarios y agenda de trabajo, hasta asignándole trabajar fines de semana sin justificación y sin seguir las normas para las asignaciones de los turnos.

El tribunal declaró la solicitud del Dr. Garib no ha lugar en su totalidad. Para el Tribunal de Distrito, en esta etapa entiende que las alegaciones contienen hechos suficientes que alegan que el Dr. Garib incurrió en acoso sexual. En cuanto a la prescripción, tomando en cuenta que la demandante alega que los avances del médico continuaron hasta el final de su tiempo en HIMA, la demanda no está prescrita.

por el Lcdo. Cristian González

A %d blogueros les gusta esto: