Exponen efectos sociales de traslado confinados fuera de la isla

El Colegio de Profesionales del Trabajo Social de Puerto Rico (CPTSPR), mostró su oposición al traslado del 30 por ciento de los confinados que el Departamento de Corrección y Rehabilitación (DCR) proyecta enviar a instituciones en los Estados Unidos.

Según el Colegio, la medida, que va dirigida a reducir los gastos de esta agencia ante el ajuste presupuestario solicitado por la Junta de Supervisión Fiscal, es una muestra de la falta de consideración a los derechos humanos contrastado con la necesidad de ajustar las finanzas del gobierno ante la crisis económica.

“En el trabajo social se defienden los grupos vulnerables e históricamente marginalizados. Trasladar personas confinadas fuera del País los expone a efectos adversos en el proceso de reinserción a la comunidad. Un cálculo monetario no debe ser la única razón para articular decisiones que involucran la vida de seres humanos”, expresó el presidente del CPTSPR, Larry Emil Alicea Rodríguez.

El líder de los profesionales del trabajo social expuso las serias implicaciones sociales que los propuestos traslados tendrían en la rehabilitación de los confinados. Trabajadoras sociales que laboran con la población de instituciones penales de la isla reconocen la importancia de las redes de apoyo social para un confinado. Si se le priva de este soporte, los efectos serían adversos, particularmente cuando el individuo también tendría que enfrentar dificultades en los procesos de adaptación por motivos culturales y de idioma.

El Colegio también cuestionó por qué al día de hoy el DCR no ha explicado detalles importantes del programa, entre ellos cuáles serán los servicios de salud física y mental adecuados para la población que se trasladará. Y qué ocurrirá una vez la persona salga de prisión en los Estados Unidos, pero su familia se encuentre en Puerto Rico.

“Hacemos un llamado al DCR a considerar medidas alternativas para atender los asuntos de seguridad y rehabilitación desde modelos comprensivos y no meramente punitivos. En el Colegio siempre hemos estado en la mejor disposición para trabajar junto al gobierno para desarrollar políticas sociales coherente, sensibles y efectivas para romper con el ciclo de violencia. Trasladar confinados solo coloca un parche sobre un problema social que como país no hemos atendido adecuadamente durante décadas. Recordemos que esta misma estrategia fue implementada anteriormente por la administración de Luis Fortuño sin éxito alguno. Los confinados terminaron de regreso en las instituciones locales”, concluyó Alicea Rodríguez.

A %d blogueros les gusta esto: