Veredictos criminales por unanimidad: ¿Extenderá el Supremo federal dicho requisito para los estados?

A nivel estatal sólo Oregon permite convicciones criminales sin contar con la unanimidad de los jurados

Es sabido que a nivel federal, para que el Ministerio Público pueda obtener una convicción en un caso criminal por jurado, dicho veredicto tiene que ser unánime. Ello es así en virtud de lo dispuesto en la Sexta Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos, según interpretada en Apodaca v. Oregon (1972), que establece que es derecho de todo acusado tener un jurado unánime en casos criminales a nivel federal, pero no así a nivel estatal.

Sin embargo, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos podría resolver en cualquier momento sobre el requisito de unanimidad en los jurados que fallen en contra de un acusado en casos criminales estatales, cuando baje la decisión en el caso Ramos v. Louisiana que se encuentra bajo su consideración y que tuvo vista oral el pasado 7 de octubre.

Como cuestión de hecho, Louisiana y Oregon eran los únicos dos estados que permitían alcanzar una convicción criminal a nivel estatal sin que ésta contara con la unanimidad de los jurados. No obstante, esto cambió el pasado 6 de noviembre de 2018 cuando los votantes de Louisiana decidieron enmendar su constitución para prohibir este tipo de veredictos, dejando así a Oregon como el único estado que permite este tipo de convicción. En tanto jurisdicciones estatales, Puerto Rico también permite este tipo de convicción.

El argumento principal expuesto en el alegato presentado por Evangelisto Ramos ante el Supremo federal argumenta que el derecho al veredicto por unanimidad contenido en la Sexta Enmienda debería ser incorporado a través de la Decimocuarta Enmienda de debido proceso de ley. Con ello, se busca que los estados tengan que asumir el requisito de unanimidad a la hora de procurar una convicción criminal en la esfera estatal.

Ramos v. Louisiana

Ramos fue acusado en 2015 por el asesinato en segundo grado de una mujer, Trinece Fedison, cuyo cuerpo fue encontrado en un zafacón en Nueva Orleans. Durante el juicio el reo se declaró inocente, pero un jurado de una mayoría de 10 a 2 lo declaró culpable y lo sentenció a cadena perpetua, incluyendo trabajo forzoso, sin derecho a probatoria ni a sentencia diferida.

Durante el 2016, Ramos recurrió de la decisión ante el foro apelativo estatal, pero éste confirmó el fallo del tribunal de instancia. Durante la primavera pasada, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos expidió ver el caso, a la luz de evaluar la constitucionalidad del fallo de culpabilidad por parte de un jurado que no alcanzó unanimidad en este caso criminal a nivel estatal.

Por su parte, el Departamento de Justicia de Louisiana, a través de su Secretario de Justicia y de su Procuradora General, se opusieron al pedido del peticionario para que se revoque Apodaca. En su oposición al auto de certiorari en este caso, el estado argumenta que el más alto foro debe respetar el estado de derecho actual (doctrina del stare decisis) y mantener la constitucionalidad de los veredictos estatales que no requieren unanimidad.

Por otro lado, varios estados presentaron un escrito en conjunto como amigos de la corte (amicus curiae) en apoyo a que se requiera unanimidad de veredictos en casos criminales estatales por entender que ello tiene como resultado el mejoramiento de las deliberaciones en los jurados.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) y la American Bar Association también presentaron alegatos como amigos de la corte en favor de que se invaliden los veredictos criminales sin unanimidad a nivel estatal.

A %d blogueros les gusta esto: