Presidente y miembro de la Junta Fiscal renuncian a sus cargos

El presidente de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), José B. Carrión, anunció que le informó a la Casa Blanca que no estará disponible para ser nominado a un segundo término como miembro de la junta. El último día de Carrión en el cargo será el 5 de octubre de 2020 o cuando designen un sucesor.

El miembro de la Junta, Carlos M. García, también anunció que no estará disponible para servir un segundo término. García permanecerá en la junta hasta el 31 de agosto de 2020.

“Cuando fui designado, me comprometí a servir un término de tres años, y he aquí que pronto cumpliremos cuatro, este próximo agosto”, sostuvo Carrión.

“PROMESA ha sido y es una imposición del gobierno federal sobre Puerto Rico. Sin embargo, es también un salvavidas y una herramienta que ha evitado que Puerto Rico se ahogara en un mar de deuda. Ciertamente no es perfecta, pero si se utiliza apropiadamente, puede continuar ayudando a nuestro gobierno a encontrar la salida de su incapacitante deuda pública y establecer las bases de un futuro más próspero para generaciones de puertorriqueños”, sentenció Carrión.

El anuncio se da a la misma vez que la Junta de Supervisión Fiscal certificó el presupuesto consolidado para el año fiscal 2021 del gobierno de Puerto Rico.

La junta fiscal certificó los presupuestos de ocho agencias e instrumentalidades del gobierno y los presupuestos para diez municipios, que forman parte de un proyecto piloto.

El presupuesto del gobierno aumentó un 10%, de $20,200 millones en el año fiscal 2020 a $22,200 millones en el año fiscal 2021. La razón es un aumento proyectado de 17% en fondos federales, de $7,600 millones a $8,900 millones; y un aumento proyectado de 5% en el presupuesto del fondo general, de $9,600 millones a $10,045 millones.

“Puerto Rico cuenta con un presupuesto que cubre por completo los servicios críticamente esenciales, invierte en áreas vitales, como salud y tecnología, a la vez que se mantiene balanceado. Le hemos puesto fin al ciclo de gasto a niveles deficitarios a pesar de los desastres naturales y de la actual crisis de salud”, sostuvo el presidente.

Visita nuestro Observatorio COVID-19 en Puerto Rico

La partida de gastos más significativa continúa siendo en el sector de la salud, con $5,000 millones, o un 23% del total del presupuesto.

La segunda partida más alta está destinada a la educación, con $3,500 millones, o un 16% del total del presupuesto.

Los pagos de pensiones de PayGo del gobierno ascienden a $2,600 millones, o un 12% del total presupuestado.

El presupuesto del año fiscal 2021 atiende la crisis del COVID-19 con gastos adicionales en áreas de prioridad, a pesar de las proyecciones que apuntaban a una merma en los ingresos, como consecuencia de la pandemia.

El presupuesto incluye $314 millones de inversiones adicionales en los cuidados de salud, principalmente en los hospitales públicos. También incluye $285 millones en inversiones adicionales en seguridad pública y $176 millones en inversiones adicionales en educación, primordialmente en educación especial y en el fondo de becas de la Universidad de Puerto Rico.

¿Aún no estás suscrito(a) a Microjuris? Hazlo aquí. ¿Necesitas cumplir con tus créditos de Educación Jurídica Continua? Hazlo en nuestra sección de cursos en línea.

A %d blogueros les gusta esto: