Exponen lo indispensable para los comités de transición

Por Daniel Rivera Vargas

Puerto Rico tendrá un nuevo gobierno desde el próximo enero, por lo que a partir de esta misma semana se comenzó el proceso de transición entre la administración de la gobernadora Wanda Vázquez Garced y el grupo de trabajo del gobernador electo, Pedro Pierluisi.

El proceso en parte se rige por la Ley 197 de 2002, que en unas 10 páginas establece los parámetros generales para la transición.

Establece las fechas de entrega de informes, la fecha límite para completar el proceso, qué jefes de agencia serán parte de ese comité y hasta posibles sanciones penales por mentir o destruir documentos.

“La transición de la Rama Ejecutiva del Gobierno del Estado Libre Asociado de Puerto Rico constituye uno de los momentos más importantes para una nueva administración que asume las riendas del país. Las primeras decisiones de ese nuevo Gobierno se basarán en la información que obtengan durante el proceso de transición”, reza su exposición de motivos.

Microjuris.com conversó con los expresidentes de comités de transición, Kenneth McClintock y Víctor Suárez para conocer los consejos que darían sobre el proceso. Además, entrevistó a una de las integrantes del comité de transición de Ricardo Rosselló, la licenciada Jeanelle Alemar Escabí.

Los entrevistados expusieron cómo es ese proceso de transición en el que se consolida de forma pacífica y democrática el proceso electoral de elegir a parte de los gobernantes de Puerto Rico.

“Primero que nada, (la transición) trata de que ese cambio de gobierno sea lo que se en inglés se llamaría ‘seamless’ (sin dobleces o perfecto). Que el funcionamiento del gobierno se vea interrumpido lo menos posible y eso se logra de distintas maneras, pero principalmente asegurándose que el gobierno saliente organice su información para facilitar la transición y que el gobierno entrante reciba la información y pueda hacerle preguntas y aclarar dudas con los actores principales”, indicó McClintock.

El mayor reto, a palabras de McClintock, es que tiene de trasfondo la recién concluida campaña política.

“Uno de los retos más grandes es que el comité de transición entrante entienda que la campaña terminó y que tiene que haber un cese de hostilidades, y que la administración saliente sepa que no debe tratar de ocultar nada en el proceso, porque una vez el nuevo gobierno entre tendrá acceso a todo, y podrá encontrar lo que no se haya informado en la transición”, sostuvo.

McClintock contó que su experiencia es distinta a la de otras figuras porque le tocó ser del comité de transición en las dos etapas, entrante y saliente, y aseguró que ha sido la única persona en Puerto Rico en pasar por ambas experiencias.

 

 

 

 

Al hablar de sus experiencias en ambos bandos, McClintock explicó que “el saliente tiene mayor control de los recursos, mientras el entrante tiene un mayor control de la agenda, porque el entrante es aquel que determina a qué cosas quiere darle más énfasis, cómo quiere que se lleven a cabo las vistas públicas, qué reuniones privadas quiere tener, etcétera. Pero el presidente del comité saliente es el que controla los recursos porque es el que está todavía en control de los recursos”.

Sin embargo, hay decisiones que se han comenzado a tomar desde antes que se sepa el ganador de la contienda.

¿Aún no estás suscrito(a) a Microjuris? Hazlo aquí

Por ejemplo, el actual secretario de estado Raúl Márquez ya anunció que el proceso será —por primera vez— completamente sin papel y que están listos los informes por agencias.

Asimismo, las reuniones de transición se harían en el Centro de Convenciones Pedro Rosselló, en lugar del tradicional edificio de Real Intendencia, lo que permite atender las preocupaciones por el COVID-19 y que la estructura ya no pertenece al Departamento de Estado porque se encamina a convertirse en un hotel.

Las reuniones de transición terminan una semana antes de Nochebuena y comienzan tras las elecciones, dijo McClintock, aunque esto puede variar si “hay duda real de quien es el ganador de las elecciones”.

Por su parte, Suárez, quien fue jefe de la Administración de Puertos y el último secretario de Estado de la administración García Padilla, dijo que el proceso de transición ya está encaminado, porque el Departamento de Estado ya debe tener los respectivos informes por agencia.

Aunque la ley dispone que el comité de transición saliente es dirigido por el secretario de Estado, no da esas disposiciones respecto al comité entrante, y Suárez dijo que no necesariamente el que dirija ese proceso por la nueva administración dirigirá la secretaría de Estado.

“Imagino que ya tanto Charlie Delgado como Pedro Pierluisi [debían] tener ya seleccionada a esa persona (que dirija la transición de resultar electos)”, sostuvo.

Suárez dijo que la tónica del proceso en gran medida es establecida por la administración entrante, y reconoció que el proceso se presta para que el nuevo gobierno “quiere probar unos puntos y enviar sus mensajes”.

La transición ocurre en diversos niveles, dijo Suárez.

“Se hace un informe de cada agencia y el grupo entrante tiene una gente que mira los informes de cada agencia. Y mientras está ocurriendo la transición en el Departamento de Estado, se van llevando procesos de transición en cada agencia que no son públicos, pero son a base de la gente que nombre el gobernador electo… Van más al detalle, hay más tiempo, y pues se divulga más información porque no están frente a las cámaras o la prensa”, expresó.

Suárez recalcó la importancia de este proceso.

“Te va a guiar. Le da continuidad a los procesos que se están llevando a cabo. Hay información del estado de situación del país para que puedan partir de ahí las propuestas… Es sumamente importante porque ahora mismo Puerto Rico se enfrenta en los próximos cuatro años al plan de ajuste de la deuda, al nuevo plan fiscal de la Junta de Supervisión Fiscal y tener conciencia de la situación fiscal es lo que va a guiar la gobernanza. Olvídate lo que están prometiendo, es la realidad fiscal lo que guiará la gobernanza”, dijo el exfuncionario.

Mientras, Jeanelle Alemar Escabí, integrante del pasado comité de transición entrante por la administración Rosselló, exhortó a que se considere no traer a un jefe de agencia hasta que se tenga la información interna de esa dependencia.

Sostuvo que es importante que la información incluya datos de pleitos judiciales pendientes para procurar cumplir con los términos judiciales, y aclarar los temas presupuestarios para saber cuánto del presupuesto del año fiscal queda en las agencias al momento del cambio de gobierno.

También se debe procurar captar lo que puede contribuir “personal clave de una agencia que se va el 31 de diciembre”, porque con esa información se puede ser más efectiva para resolver problemas.

“El proceso de transición no termina el 31 de diciembre. Es una de las etapas. El comité entrante debe empaparse lo más posible para comenzar el trabajo en el gobierno”, indicó.

Asimismo, Alemar Escabí —quien fue parte del comité entrante del pasado gobierno del Partido Nuevo Progresista y trabajó en el gobierno durante el cuatrienio de la gobernadora Sila M. Calderón, del Partido Popular Democrático— hizo un llamado a los comités de transición.

 

 

 

 

“Se acabó la política… Olvidémonos de los partidos políticos, esto es por Puerto Rico”.

¿Necesitas cumplir con tus créditos de Educación Jurídica Continua? Hazlo en nuestra sección de cursos en línea.

A %d blogueros les gusta esto: