NOTICIAS

Grupo de Universidad de Princeton evalúa problemática económica de la isla

El estudio hizo un llamado a las agencias federales de recuperación a no limitarse a corregir actitudes negativas.

Por Daniel Rivera Vargas

Un grupo de estudiantes de la Universidad de Princeton presentó este miércoles una serie de recomendaciones y hallazgos en el tema de la quiebra del gobierno de Puerto Rico y el futuro económico de la isla.

En la presentación titulada “Puerto Rico’s Moonshot Opportunity after its Bankruptcy: A report on Puerto Rico’s Economic Future from students at the Princeton School of Public and International Affairs” fue el producto del trabajo de un grupo de 10 estudiantes que participó del análisis.

Los estudiantes realizaron diversos análisis, y en octubre viajaron a Puerto Rico para lograr 16 entrevistas, incluyendo al gobernador Pedro Pierluisi, los presidentes de la Cámara de Representantes Rafael Hernández Montañez y del Senado, José Luis Dalmau, así como integrantes de entidades como Espacios Abiertos y Centro para la Nueva Economía, entre otros.

¿Quieres estar al día con lo que sucede en la legislatura? Suscríbete aquí

El profesor a cargo del trabajo fue el expresidente del Senado, Eduardo Bhatia, quien no participó de la presentación.

En una transmisión vía Zoom, los estudiantes usaron una presentación en Powerpoint para dar los resultados del informe, que plantea que la isla se encuentra ante “una oportunidad única en una generación”, dijo Ryan Price, uno de los estudiantes participantes.

“Los desafíos son significativos, pero no insuperables”, agregó Price.

En primera instancia, se debe procurar acceso al mercado, y eso requiere se desarrollar una adecuada estrategia, se debe fortalecer el servicio civil y dar más poder al Principal Oficial Financiero (CFO) del gobierno.

Sobre este tema del acceso a los mercados de capital, dijo que se debe tomar en cuenta la experiencia de Detroit, e incluso los logros de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA), que es la única dependencia del gobierno local que ya ha logrado acceso al mercado. Afirmaron, además, que los términos del Plan de Ajuste también deben ayudar en este proceso de volver a acceder a los mercados.

Respecto al CFO, el grupo entiende que debe tener más personal, y más independencia para tomar decisiones.

Para el tema de servicio civil, se podría establecer un programa con la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) que incluya rotar empleados.

Otro estudiante, Francis Torres, oriundo de San Juan, presentó la sección del Fair and Effective Disaster Relief. El grupo dijo que se enfocaron en dos temas, la importancia de maximizar el uso de los fondos de recuperación de desastre, para que no sea solo un impulso económico momentáneo, y discutir la importancia de paridad en fondos sociales, enfocados en Medicaid y Asistencia Nutricional. También se mencionó el Seguro Social complementario (SSI) aunque se reconoció que no está disponible en este momento y en espera de una determinación judicial.

“Dinero es dinero, lo importante es la implementación”, indicó Torres.

Entre los retos a la recuperación está la falta de capacidad y conocimiento de lo que puedan ser las mejores prácticas, las disparidades relacionadas al trato que han recibido firmas de Puerto Rico frente a las de Estados Unidos, y la necesidad de una mayor transparencia y de participación cívica.

El estudio también hizo un llamado a las agencias federales de recuperación a no limitarse a corregir actitudes negativas iniciales, lo que ya han comenzado a hacer, sino a tomar pasos proactivos para ayudar al éxito de Puerto Rico.

En este tema, también el grupo resaltó que es difícil encontrar datos certeros sobre la recuperación, y eso dificulta que sectores cívicos puedan ayudar.

Otro tema que se discutió en el informe es cómo prevenir una futura crisis, y hay que estar consciente de que pueden haber desarrollos venideros que sean chocantes, como los derivados del cambio climático. “Estamos en una situación de gran incertidumbre”, se planteó en la presentación.

Aquí hay áreas de fortalezas, como las riquezas de recursos económicos, pero también debilidades como una economía no diversificada y muy dependiente, años de contracción económica, economía informal, emigración, y un sector energético poco confiable.

La propuesta del informe para prepararse para el futuro se desglosa en cuatro puntos: manufactura, donde reconocen que es importante, pero entiende que hay más oportunidad de crecimiento como por ejemplo en el sector médico, quizá con subsidios de forma similar a como han hecho economías asiáticas; turismo, donde está subdesarrollado y se podría capitalizar en áreas como turismo médico y ecológico: agricultura, que se puede vincular al turismo pero en la actualidad representa un área de incertidumbre alimentaria y en el que se puede capitalizar a los jóvenes agricultores, y energía, donde entienden que no solo se debe enfocar en los fondos de la Administración Federal de Manejo de Emergencia (FEMA) sino en aprovechar el nuevo ímpetu en energía renovable.

El grupo informó que en cuestión de semanas estarán distribuyendo el informe a las personas que oyeron la presentación vía Zoom.

¿Te interesó esta noticia? Considera una suscripción a Microjuris.
A %d blogueros les gusta esto: