NOTICIAS

Colegio de Abogados de NY: “Urgimos al DOJ a apoyar esfuerzos para revocar los casos insulares”

La carta se envía poco antes del 29 de agosto, fecha límite solicitada por el DOJ para expresarse sobre el caso Fitisemanu.

Nota de la editora: ¿quieres estar al día con lo que sucede en los tribunales de Puerto Rico? Te invitamos a registrarte en nuestro boletín.

Por Daniel Rivera Vargas

El Colegio de Abogados del estado de Nueva York (NYSBA, por sus siglas en inglés) envió una misiva al Departamento de Justicia de Estados Unidos (DOJ por sus siglas en inglés) para urgir a la agencia a aprovechar el nuevo caso Fitisemanu, en consideración ante el Tribunal Supremo de Estados Unidos, y oponerse a la doctrina racista de los casos insulares.

La carta se envía poco antes del 29 de agosto, fecha límite solicitada por el DOJ para expresarse sobre el caso Fitisemanu, que actualmente es una petición de certiorari llevado por ciudadanos de Americana Samoa que reclaman la ciudadanía americana como derecho de nacimiento.

“Respetuosamente, urgimos al DOJ a apoyar los esfuerzos para revocar los casos insulares”, reza la misiva de dos páginas firmada por la presidenta del NYSBA, Sherry Levin Wallach, y dirigida al secretario de Justicia de estados Unidos, Merrick B. Garland.

Los casos insulares fueron una serie de casos resueltos a principios de siglo pasado, luego de la Guerra Civil Hispanoamericana, y crearon un estado de derecho donde a los residentes de nuevos territorios, como sería el caso de Puerto Rico, se le podía tratar diferente a las personas que viven en los estados.

Como plantea la carta de la presidenta Wallach, en esos casos el Supremo federal justifica el trato discriminatorio describiendo a los residentes de esos nuevos territorios con frases como “salvajes” y “alien races”.

“Aunque han sido ampliamente criticados y son claramente racistas, los casos insulares siguen en pie y han servido de base para decisiones judiciales que continúan maltratando a los residentes de los territorios y negándoles derechos. Son un ejemplo evidente de cómo una parte significativa de nuestra población es discriminada por motivos de raza y etnia, se pasa por alto indebidamente y se le priva de sus derechos”, lee la carta.

“Los casos crean una ciudadanía de segunda clase por razones de raza”, añadió Wallach.

La presidenta de la NYSBA dice que desde su fundación en 1876 luchan por acceso a la justicia para todos, que Estados Unidos lleva siglos luchando con racismo institucional y que los casos insulares son anatema para el imperio de la ley y crean un sistema colonial que es “antiamericano”.

El tema de los casos insulares fue mencionado más recientemente en el Supremo en algunas de las opiniones del caso Vaello-Madero, en el que se le negó a los residentes de Puerto Rico de los beneficios del Seguro Social Complementario, lo que hubiera significado cientos de dólares mensuales a personas desventajadas y millones de dólares a la economía de una Isla en crisis fiscal. En Vaello, por ejemplo, el juez Neil Gorsuch describió esos casos como “ley podrida” y la jueza Sonia Sotomayor dijo que se emitieron por razones “odiosas”.

Diversos funcionarios, tanto de la Rama Ejecutiva como jueces, así como académicos, muchos de ellos de Puerto Rico, han comparecido con recursos de Amigos de la Corte uniéndose al reclamo de que se deroguen los casos insulares.

Se espera que en otoño el Supremo se exprese si acogerá o no el caso Fitisemanu.