NOTICIAS

Desestiman demanda que impugnaba impedimento para votar por el presidente desde ciertos territorios

Los demandantes evalúan apelar el caso al Tribunal de Apelaciones para el Noveno Circuito.

Por Daniel Rivera Vargas

Un juez desestimó una demanda federal de un grupo de residentes de Guam y de Islas Vírgenes estadounidenses que exigen poder votar por el presidente y por congresistas, aunque no son residentes de un estado.

Los demandantes son exresidentes de Hawaii e impugnaban como inconstitucionales una serie de leyes que les impedían ejercer el derecho al voto en cargods federales. El juez Jill A. Otake en el caso Borja v. Nago, del Tribunal de Estados Unidos para el Distrito de Hawaii, resolvió que esas personas exresidentes de ese estado no tienen ese derecho al voto, y falló a favor de una sentencia sumaria solicitada por funcionarios federales y del estado de Hawaii.

“El hecho de que los demandantes pueden tener un mayor interés en elecciones federales que exresidentes estatales que se mudan a un país extranjero, o que estos últimos no tienen derecho independiente a votar en las elecciones federales, no invalida las razones de política lógicas que respaldan las distinciones hechas. Esto es cierto incluso cuando se produce cierta desigualdad”, expresó el juez Otake.

La organización Equally American Legal and Defense and Education Fund, quien es codemandante en este caso y tiene entre sus integrantes a residentes de otros territorios, como Puerto Rico, dijo en declaraciones escritas que esto quiere decir que el juez entiende que las legislaturas podrían retener los derechos de voto en el extranjero de ex residentes de un estado que se mudan a ciertos territorios desfavorecidos, mientras que los extienden a aquellos que se mudan a ciertos territorios favorecidos o países extranjeros, cuando en derecho no deberían tener esa prerrogativa.

«Cuando las legislaturas excluyen selectivamente a algunas personas de ser elegibles para votar, mientras que incluyen a otras que están en una situación similar, eso debería estar sujeto al más alto nivel de escrutinio judicial de la corte», dijo Neil Weare, presidente y fundador de Equal American. El caso es llevado por los abogados Vanessa Williams, de Guam; Attorney Pamela Colón, de Islas Vírgenes, y un exresidente de Guam, T.J. Quan.

Los demandantes evalúan apelar el caso al Tribunal de Apelaciones para el Noveno Circuito.

El caso se presentó originalmente en 2020, pero se paralizó para ver lo que ocurría en el caso Vaello-Madero, en el que el Tribunal Supremo de Estados Unidos evaluaba la legalidad del trato diferente que recibe Puerto Rico en programas federales. En abril pasado, una vez baja la decisión de Vaello ratificando la validez del trato distinto a nivel federal para los territorios, las partes pudieron preparar argumentos escritos a base del impacto de Vaello.