El conflicto israelí-palestino y los medios de comunicación

Peace, Propaganda and the Promised Land (2004)

Hacer clic para ir a la página del documental Peace Propaganda & the Promised Land (2004)

Los medios de comunicación estadounidenses son examinados y puestos bajo la lupa en Peace, Propaganda & the Promised Land (2004), un documental que critica el partidismo hacia Israel de parte de los medios de comunicación en los Estados Unidos en el conflicto israelí-palestino, que ha tomado un giro violento en los últimos meses. Dirigido y producido por Bathsheba Ratzkoff and Sut Jhally, este documental contiene entrevistas con Noam Chomsky, Robert Fisk, Seth Ackerman y Hanan Ashrawi, entre otros, y explora cómo los medios de comunicación presentan una imagen incompleta de los conflictos en el Medio Oriente. Ciertamente, el documental puede ser una herramienta educativa muy útil para un seminario en un salón de clases debido a su valor informativo.

El documental relata siete “estrategias de relaciones públicas” usadas por activistas pro-ocupación para dominar la cobertura de noticias estadounidenses. En sus entrevistas, Fisk relata un incidente donde CNN difundió un recordatorio donde se les pedía a los reporteros referirse a los lugares colonizados dentro de los Territorios Ocupados como “vecindarios”. También recuerda otro incidente donde se observa el contraste entre dos coberturas de la BBC y varios medios de comunicación estadounidense que presentan puntos de vista divergentes. En el primer ejemplo, se cubre la muerte de más de 12 niños palestinos desde la perspectiva de las víctimas de manera inquebrantable, mientras que en el segundo, se trata de minimizar la situación, dándole menos importancia. Irónicamente, se advierte en el documental, el aspecto más convincente para lograr la paz en el Medio Oriente requiere de un cambio de foco de atención hacia el movimiento anti-ocupacionista de los israelíes, una organización básicamente invisible en los medios de comunicación estadounidenses. Como apoyo a esta propuesta, el documental entrevista a un veterano de las Fuerzas Armadas de Israel, para destacar su participación en Courage to Refuse, una organización de soldados que ha rechazado trabajar en Territorios Ocupados. Dentro de una misma tangente, también hay vídeos documentados de israelíes trabajando como voluntarios en la reconstrucción de casas palestinas destruidas por la guerra.

Sin embargo, hay ciertos aspectos importantes del conflicto que el documental deja atrás, desafortunadamente. Como respuesta a esa perspectiva parcializada, el Consejo de Relaciones de la Comunidad Judía (JRCR – Jewish Community Relations Council), siendo pro-Israel y pro-ocupación, critica el documental por no discutir la influencia de los muchos grupos pro-Palestina que manipulan y vigilan los medios de comunicación. En estos se incluye Imparcialidad y Precisión en el Reportaje (FAIR – Fairness and Accuracy in Reporting) una organización que se describe como un “vigilante nacional de los medios de comunicación” y cuyo portavoz tuvo un rol importante en el documental. También se le critica que, a pesar de ser un buen documental que ofrece un tremendo punto de partida para la tergiversación del conflicto entre Israel y Palestina en los medios de comunicación, se queda corto cuando se trata de estadísticas que respalden algunas de sus declaraciones generales.

En términos generales, el documental puede ser un recurso pedagógico eficaz para la discusión sobre el lenguaje mediático y cómo se usa para manipular la opinión pública, pero también para analizar e investigar más a fondo por qué el recurso documental ignora la influencia del liderazgo Palestino, que ha sido la causa para, por ejemplo, armisticios y tratados de paz rotos en el pasado y que han provocado más conflicto.

por Héctor Meléndez Franco

A %d blogueros les gusta esto: