Juez federal Salvador Casellas regaña a litigantes por malgastar tiempo y recursos del tribunal

Juez federal Salvador Casellas regaña litigantes por malgastar tiempo y recursos del tribunalDescarga el documento: First Fed. Fin. Corp v. Carrión-Concepcion

El Tribunal Federal para el Distrito de Puerto Rico reprendió en orden y opinión escrita a Hiram Carrión Concepción y First Federal Finance Corp. por malgastar el tiempo y los recursos del tribunal al “complicar innecesariamente lo que debió ser una revisión normal de un laudo de arbitraje”. Las partes son litigantes opuestos en una pugna laboral que se dilucidaba en arbitraje.

Carrión Concepción fue despedido de su empleo y según alega, fue objeto de hostigamiento sexual, por lo que demandó a su antiguo patrono ante el Tribunal Federal bajo las leyes federales anti discrimen. Luego de un año de litigio ante el Tribunal Federal, First Federal sometió una moción para mover el litigio a arbitraje de conformidad con el acuerdo de las partes suscrito previo al comienzo de la acción.

En el 2011, ante la oposición de Carrión Concepción, el juez Francisco Besosa desestimó el caso sin perjuicio para que continuase en arbitraje. El caso, según el historial que ofrece el juez Salvador Casellas, continuó por dos años en arbitraje, donde el árbitro determinó que Carrión Concepción fue objeto de hostigamiento sexual, entre otras cosas. En el proceso también se determinó que el asunto de los costos y honorarios de abogado se bifurcaría.

Posteriormente, First Federal sometió una moción para que se anulara el laudo de arbitraje. Carrión Concepción, según el relato en la opinión del juez Casellas, en vez de someter una moción para que se modifique el laudo al Tribunal federal, la sometió ante el árbitro. En adición, expresó al Tribunal que las partes nunca acordaron bifurcar el arbitraje.

Además de esto, Carrión Concepción entabló una nueva acción contra First Federal ante el mismo Tribunal federal. Cuando el Tribunal determinó consolidar las acciones en una, el demandante se opuso y el Tribunal le respondió que dicha oposición estiraba la credulidad y se acercaba peligrosamente a violar la Regla 11 del Tribunal. Carrión Concepción ignoró, además, las reglas del Tribunal que establecen límites de páginas para distintas mociones. Primero, en su moción de reconsideración, la cual contenía 23 páginas y en su moción para que se desestime la moción de First Federal, la cual contenía 83 páginas en 119 párrafos enumerados. El Tribunal ripostó, citando una observación del juez Oliver Wendell Holmes Jr. (1841-1935), juez del Tribunal Supremo de los Estados Unidos, indicando que le parecía que los abogados perdían demasiado tiempo “paleando humo”. En adición, señaló la opinión, citando un caso del 11vo Circuito de Apelaciones, que “los abogados que no se disciplinan a sí mismos para redactar de manera concisa no son representantes legales efectivos y dan un mal servicio a los tribunales como a sus clientes”.

El juez Casellas reconoce que el exceso de contenido en la moción de Carrión Concepción se debe a que la moción de First Federal era aún más larga y que contiene sobre 100 documentos acompañados. Añade el juez que parecería que First Federal intenta litigar nuevamente los asuntos que dispuso ya el árbitro que atendió la reclamación. La orden y opinión concluye permitiendo que Carrión Concepción someta una moción con más páginas que lo permitido en las reglas, pero no más de 50 páginas.

Reseña por el Lcdo. Cristian González

A %d blogueros les gusta esto: