Se revoca convicción por asistencia inefectiva de abogado bajo la sexta enmienda

Se revoca convicción por asistencia inefectiva de abogado bajo la sexta enmiendaDescarga el documento: US v. Mercedes-De la Cruz

Agentes federales arrestaron a Cecilio Mercedes-De La Cruz en la playa Punta Toro, mientras este salía de unos arbustos del área. Al registrarlo, no hallaron armas ni drogas. Sin embargo, al ser interrogado, don Cecilio hizo varias expresiones incriminatorias. En la etapa antes del juicio, el abogado de don Cecilio no solicitó que se suprimieran las expresiones del imputado. Dicho argumento con toda probabilidad sería exitoso, ya que al momento del arresto no existía causa probable para ello serían inadmisibles bajo la doctrina del fruto del árbol ponzoñoso.

Durante la noche del 12 y la madrugada del 13 de septiembre de 2012, agentes federales realizaron una vigilancia en la costa este de la isla. Los agentes seguían varias pistas de lo que sospechaban era la llegada de un cargamento de drogas a la playa Punta Toro. Alegadamente, a los agentes de les advirtió sobre una embarcación sin luces acercándose a la costa. Mientras patrullaban el área observaron seis casas bien cuidadas en una de las carreteras de gravilla. Al final de la carretera encontraron una guagua Ford Excursion desocupada, con varios contenedores de gasolina cerca. No hallaron drogas en el área.

Varios agentes continuaron para acercarse a la orilla de la playa, pero dos se quedaron cerca del vehículo. Mercedes-De La Cruz salía de unos arbustos cerca del vehículo. Al verlo, los agentes le indicaron que se detuviera y lo arrestaron. Luego de arrestarlo, lo registraron. Lo único sospechoso que hallaron es que estaba mojado de la cintura hacia abajo. El agente le preguntó cuántos eran, y luego de preguntar una segunda vez, Mercedes-De La Cruz contesto que eran cuatro. Luego le preguntó cuánto le habían pagado por hacer el trabajo y él contesto que $1,000.

En las oficinas de Investigaciones de Seguridad Nacional (“Homeland Security Investigations”), Mercedes-De La Cruz hizo varias expresiones, cuando un agente lo mandó a callar porque aún no se le habían hecho las advertencias de Miranda.

Antes del juicio, el Tribunal federal para el Distrito de Puerto Rico otorgó a las partes un término para someter cualquier moción de supresión de evidencia. Los abogados de los coacusados en este caso sometieron la suyas, pero el Tribunal se las denegó. El Tribunal de Apelaciones para el Primer Circuito entiende que para los otros coacusados, la moción de supresión tenía menor mérito que en el caso particular de Mercedes-De La Cruz.

La Juez Presidente del Primer Circuito, Sandra L. Lynch, explicó que estos casos donde un convicto solicita que se revoque la convicción alegando asistencia inefectiva de abogado, rara vez prevalecen. Es particularmente problemático cuando se alega que el abogado del convicto erró al no solicitar la supresión de cierta evidencia. El tribunal debe analizar, en primer lugar, la probabilidad de que la moción de supresión fuese exitosa. En segundo lugar, el tribunal evalúa si, de ser exitosa la supresión, el resultado en juicio hubiese sido distinto.

En este caso, el Primer Circuito revocó la convicción de Mercedes-De La Cruz porque fue arrestado sin que los agentes tuviesen causa probable para ello. La juez Lynch explica que al determinar causa para arresto se utiliza un criterio más estricto y restrictivo que para una “detención Terry”, lo que hubiese sido suficiente si es que los agentes temieran por su seguridad. Al salir de los arbustos cerca de la guagua Ford Excursion, Mercedes-De La Cruz no dio razón alguna para que los agentes lo arrestaran. Al ser arrestado sin causa probable, las expresiones de Mercedes-De La Cruz son consideradas como fruto del árbol ponzoñoso, por lo que hubiesen sido suprimidos de la evidencia contra el acusado.

El Primer Circuito determinó a su vez que al suprimirse dicha evidencia, existe una gran probabilidad de que el resultado del caso hubiese sido distinto. Según el récord, el caso contra Mercedes-De La Cruz se basó casi exclusivamente en sus expresiones al ser arrestado sin causa.

El Primer Circuito revocó la convicción y la sentencia y devolvió el caso al Tribunal de Distrito.

Reseña por el Lcdo. Cristian González

A %d blogueros les gusta esto: