Certificado condicionalmente pleito de clase contra Avon en Tribunal de Distrito de Puerto Rico

Certificado condicionalmente pleito de clase contra Avon en Tribunal de Distrito de Puerto RicoDescarga el documento: Rosselló et al v. Avon Products, Inc.

Helen Rosselló, Maria Villeneuve y Wanda Vázquez demandaron a Avon bajo la Ley de Normas Razonables para el Trabajo (FLSA, por sus siglas en inglés). Como parte de su demanda, solicitaron certificar un pleito de clase a nombre de las gerentes de venta de distrito afectadas por los deberes del empleo y el trato general de Avon hacía ellas.

Avon solicitó al Tribunal denegar la certificación de clase, alegando que no existe interés de otras gerentes de venta de distrito en este pleito.

Sin embargo, para la certificación condicional, no es necesario que los demandantes, por pocos que sean, demuestren que existen interés por otros posibles demandantes. Ahora bien, para lograr la certificación completa del pleito de clase sí es necesario que se unan más demandantes al pleito. Si los demandantes no lo logran, los demandados pueden solicitar la decertificación de la clase.

En esta etapa, la clase se certifica condicionalmente y el Tribunal da espacio para que se notifique adecuadamente al grupo de posibles miembros de la clase. Mientras tanto, el interés Helen Rosselló, Maria Villeneuve y Wanda Vázquez es suficiente para mantener viva la causa.

Avon también intentó que el Tribunal eliminara las declaraciones de las demandantes como prueba de las alegaciones, por no conformarse al estándar de las mociones de sentencia sumaria. Sin embargo, el Tribunal de Distrito explicó que aquí no aplica dicho estándar. Por ello, el Tribunal puede aceptar las declaraciones como prueba del conocimiento personal de las demandantes en cuanto a los deberes del trabajo de las gerentes de venta de distrito y el trato de Avon hacia ellas.

Adicional a esto, Avon alegó que las demandantes no demostraron que los deberes del empleo de las gerentes de venta de distrito son lo suficientemente similar como para ameritar una certificación de clase. Nuevamente, el Tribunal falló a favor de las demandantes, concluyendo que sus responsabilidades en el empleo, que incluyen reclutar, entrenar y supervisar las vendedoras independientes son similares o iguales. El Tribunal expresó también que el hecho de que las gerentes de venta de distrito ejecuten dichas tareas de manera distinta no es relevante.

Por esto, la certificación condicional de la clase se mantiene.

Reseña por el Lcdo. Cristian González

A %d blogueros les gusta esto: