Tribunal Supremo de Estados Unidos determina que los casos mantienen su independencia aunque sean consolidados

En una decisión unánime, el Tribunal Supremo de Estados Unidos determinó que cuando varios casos se consolidan todos mantienen su carácter independiente, y que por tanto, una vez se dispone de uno de ellos, esa parte puede acudir en apelación de la decisión sin tener que esperar a que se disponga de los otros casos.

La decisión surge del caso Hall v. Hall. Allí, dos casos relacionados con una disputa familiar se consolidaron en un tribunal federal de distrito. Un caso llegó a juicio, mientras que el otro todavía estaba en etapa post-juicio. La parte que perdió el caso, representada por el abogado Andrew Simpson, presentó una apelación después de que se emitiera la sentencia sobre dicho caso. El Tribunal de Apelaciones del Tercer Circuito desestimó la apelación, citando que el tribunal carecía de jurisdicción, mientras que el otro caso aún estaba pendiente. Simpson solicitó al Tribunal Supremo que revocara la decisión del tribunal de apelaciones.

La controversia ante el tribunal federal se basaba en si una vez se consolidan varios casos bajo la Regla 42(a) de las Reglas de Procedimiento Civil Federal, la parte perdedora tiene el derecho de apelar la sentencia, aunque el otro caso relacionado pero separado aún no haya finalizado. Simpson y su cliente argumentaron que sí tenían ese derecho.

Interesantemente, durante el caso, varios jueces de distrito federal presentaron un amicus curiae, en el que sugerían que el Tribunal Supremo debía fallar en contra de la contención del Lcdo. Sipmson y su clienta. Estos argumentaron que a base a su experiencia combinada como jueces y administradores de casos de muchos, entre estos, casos consolidados, permitir que una parte perdedora apele antes de que todos los casos hayan llegado a un juicio final crearía apelaciones poco sistemáticas y pondría en peligro la capacidad de los jueces para manejar casos complejos.

El Tribunal Supremo falló en favor de la parte apelante. El Juez Presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, quien redactó la decisión, sostuvo que los casos consolidados conservan sus identidades separadas, de modo que una decisión final en una acción es apelable de inmediato por la parte perdedora, incluso si otras acciones en el procedimiento consolidado permanecen.

Analizando el historial de la regla, Roberts escribió que desde el inicio “entendimos que la consolidación no combinaba por completo los casos constitutivos en uno, sino que permitía una administración de casos más eficiente y al mismo tiempo preservaba las distintas identidades de los casos y los derechos de las partes separadas de ellos”. Este discutió algunos casos del Tribunal Supremo y de tribunales inferiores en los que se consideró que la consolidación no afectaba el monto en controversia de los casos, la cantidad de impugnaciones perentorias disponibles para las partes (incluida la discusión del caso de evidencia de la escuela de derecho, Mutual Life Insurance Co. v. Hillmon), y los problemas que las partes podrían plantear o apelar. Estos casos confirmaron que la consolidación es una cuestión de conveniencia y economía de administración, pero ni fusiona las demandas, ni cambia los derechos de las partes, ni hace que una parte en una acción sea parte de otra acción consolidada.

A %d blogueros les gusta esto: