Supremo federal permite que se sostenga decisión del Supremo de Puerto Rico en caso del plan de retiro de los maestros de la Iglesia Católica

Descarga y lee el documento: Acevedo Feliciano v. Iglesia Católica Apostólica

El 21 de junio de 2018, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos denegó la petición de paralización y de certiorari presentada por la Iglesia Católica en el caso presentado por los maestros del sistema educativo de la Iglesia Católica en Puerto Rico luego de que fueron notificados de la terminación del Plan de Pensión para Empleados de Escuelas Católicas, administrado por el Fideicomiso Plan de Pensión para Empleados de Escuelas Católicas.

Los abogados de la Iglesia Católica, inconformes con la determinación que emitió el Tribunal Supremo de Puerto Rico, acudieron al Tribunal Supremo de los Estados Unidos. La denegación emitida por parte del Tribunal Supremo de los Estados Unidos le cierra las puertas a la Iglesia Católica a una revisión en el máximo foro federal.

El Tribunal Supremo de Puerto Rico, por voz del Hon. Luis Estrella Martínez, dirimió la controversia. El Hon. Luis Estrella Martínez, luego de realizar un análisis histórico de la Iglesia Católica en Puerto Rico, explicó que el Tratado de París mantuvo la personalidad jurídica de la Iglesia Católica en la Isla. No obstante, el Supremo no respaldó el argumento que sostuvo el Tribunal de Apelaciones, en donde se indicó que la división de la Iglesia Católica en Puerto Rico equivale a la creación de una persona jurídica distinta y separada.

El Tribunal Supremo de Puerto Rico concluyó que el Tribunal Supremo de los Estados Unidos ha validado el “neutral principles of law approach”. Dicho esquema y análisis le permite a los tribunales dirimir ciertas controversias de la Iglesia, como por ejemplo, derecho sobre propiedad, siempre y cuando la adjudicación no tome en consideración ni indague en materias de doctrina y fe. El Hon. Luis Estrella Martínez reiteró que el presente caso es una disputa puramente contractual entre las partes y no de alguna acción impuesta por parte del Estado a la Iglesia. Dicho razonamiento encontró apoyo en lo resuelto en Mercado, Quilichini v. U.C.P.R., 143 DPR 610 (1997). Por consiguiente, el Tribunal Supremo de Puerto Rico coligió que la personalidad jurídica que se le reconoció a la Iglesia Católica no incide sobre la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos, pues esa determinación en nada interfiere sustancialmente con la organización interna o alguna “materia de doctrina y fe” de la Iglesia Católica.

El Tribunal Supremo de Puerto Rico determinó que cada ente creado y que opere separado, con un cierto grado de autonomía de la Iglesia Católica, es en realidad una fragmentación de un solo ente poseedor de personalidad jurídica: la Iglesia Católica. El Supremo continuó explicando que las entidades creadas como consecuencia de cualquier configuración interna de la Iglesia Católica no equivalen automáticamente a la formación de entes con personalidades jurídicas distintas y separadas en el ámbito del Derecho Civil.

El Supremo acentuó que en la medida que las entidades creadas por la Iglesia Católica funjan como alter egos o entidades “doing business as” de ésta, sin someterse independientemente a un proceso ordinario de incorporación (como en su momento lo hizo la Academia Perpetuo Socorro) constituirán meras fragmentaciones indivisibles de la Iglesia Católica, sin personalidad jurídica propia.

Por otra parte, el Tribunal Supremo de Puerto Rico explicó que el interdicto preliminar tiene como función mantener el estatus quo mientras se dilucida el pleito. La parte que solicita el referido remedio debe cumplir con los criterios establecidos en la Regla 57.3 de las Reglas de Procedimiento Civil y prestar una fianza, como regla general. No obstante, se podría eludir el pago de la fianza si tal prestación conllevaría un fracaso de la justicia. El Hon. Luis Estrella Martínez indicó que en el presente caso nos encontramos ante circunstancias excepcionales las cuales hacen imperativo reconocer en nuestro ordenamiento tal excepción. De lo contrario, un peticionario solo podría tener justicia si solo posee la fuerza del dinero. El Tribunal explicó que ante la realidad de que los maestros expusieron situaciones concretas y particularizadas de cómo la privación del pago de la pensión ha tenido un impacto significativo en sus vidas, resultaría un contrasentido jurídico exigir la prestación de una cuantiosa fianza para que los demandados continúen el pago de la pensión que los peticionarios reclaman.

Por los argumentos previamente esbozados, el Tribunal Supremo de Puerto Rico revocó al Tribunal de Apelaciones. Se sostiene y se mantiene en todo vigor el dictamen emitido por el Tribunal de Primera, el cual ordenó a la Iglesia Católica consignar la suma de $4.7 millones por la terminación del Plan de Pensión para Empleados de Escuelas Católicas, administrado por el Fideicomiso Plan de Pensión para Empleados de Escuelas Católicas.

Es importante destacar que el Tribunal de Primera Instancia ordenó la consignación de $4.7 millones pero los abogados de los maestros alegan que se adeuda una cantidad mayor.

por el Lcdo. Joel Pizá Batiz

A %d blogueros les gusta esto: