Primer Circuito falla en contra de pareja de novios que hicieron pista de baile con jabón en hotel Horned Dorset Primavera

Descarga el documento: Blomquist v. Horned Dorset / Fe de errata

El Primer Circuito federal confirmó la decisión del Tribunal de Distrito, en la que se deniega la moción de los apelante y demandantes, en la que solicitaron un nuevo juicio o que se cambiara la decisión, determinándose de que el hotel Horned Dorset Primavera fue negligente en relación a la caída que sufrieron en sus predios.

Al negar las mociones de los apelantes, el Tribunal de Distrito determinó que el veredicto del jurado estaba razonablemente respaldado por la evidencia y que la moción de los apelantes no proporcionaba la base para una sentencia legal o un nuevo juicio. El Primer Circuito afirmó, sosteniendo que (1) la evidencia presentada en el juicio podría llevar a un jurado razonable a concluir que el hecho de que el demandado no cumpliera con su deber de atención no era la causa próxima de las lesiones del apelante; y (2) el tribunal de distrito no abusó de su discreción al determinar que el peso de la evidencia apoyaba el veredicto del jurado.

Según los hechos del caso, Kristen Blomquist vino a Puerto Rico junto a Kevin Warner para presenciar la boda de unos amigos en el hotel Horned Dorset Primavera en Rincón. Luego de la recepción y el banquete de la boda algunos huéspedes, incluyendo Kristen Blomquist, decidieron bañarse en la piscina, pero otros, incluyendo a Kevin Warner, decidieron que era buena idea mojar el piso de la pista de baile con agua y jabón para resbalar a través de la superficie. Cuando Blomquist bajó en traje de baño para ir a la piscina, caminó por el piso mojado con agua y jabón, resbaló y cayó.

Blomquist y Warner demandaron al hotel y su aseguradora por daños bajo el Artículo 1802 del Código Civil de Puerto Rico (el caso pasa a la jurisdicción federal por diversidad de ciudadanía). La teoría de los demandantes es que el Hotel falló en su deber de mantener la pista de baile en condiciones seguras y que a su vez fallaron al no advertir a Blomquist sobre la existencia de una condición peligrosa que causó su caída y sus lesiones.

Los demandados sometieron una moción de sentencia sumaria alegando que ellos no fueron negligentes y que los demandantes no han probado que las lesiones sostenidas por Blomquist surgieron como resultado directo de acciones u omisiones de su parte. Los demandantes sostienen que quienes crearon la condición peligrosa fueron los invitados de la boda, incluyendo los demandados, que no hubo tiempo para descubrir y detener el peligro auto-infligido, y que ello sugiere que las acciones y omisiones de los demandantes son la única causa que contribuye de las alegadas lesiones.

El jurado determinó que el Hotel cumplió con su deber de previsibilidad al notificarle al novio sobre los riesgos de su conducta desordenada, y que la novia asumió el riesgo al incurrir en una conducta que el Hotel le había advertido era peligrosa. El Circuito indicó que aún cuando el Hotel hubiera apagado las luces y la música, los huéspedes estaban tan borrachos que no hubiera impedido la conducta revoltosa que conllevó a la caída de la novia. Por tanto, no existía una relación causal entre los actos del gerente del Hotel, y la caída de la novia.

El Circuito explicó:

El novio ignoró arrogantemente la advertencia de Thouvenin y, desafiante, fue a la cocina del Hotel, recogió jabón y lo vertió en la pista de baile para aumentar su deslizamiento. Otros invitados a la boda ayudaron al novio, vertiendo agua y jabón en la pista de baile para agregar a la “diversión”.

Blomquist (la novia) se puso su traje de baño después de haber empapado la pista de baile con agua y jabón, y así, después de que los invitados ya empezaron a deslizarse y deslizarse en el mismo, según lo estipulado por las partes, apoya aún más la creencia de que era decidido a participar en el comportamiento peligroso.

A %d blogueros les gusta esto: