¿Qué dicen las opiniones disidentes y concurrentes sobre el uso de mascarillas entre testigos?

El Tribunal Supremo de Puerto Rico (TSPR) —por voz de la jueza asociada Mildred Pabón Charnecodecidió que el uso de una mascarilla protectora por darte de un testigo no infringe los parámetros constitucionales que impone el derecho a la confrontación en el contexto de la pandemia.

Sin embargo, los jueces Rafael Martínez Torres, Luis Estrella Martínez y Ángel Colón Pérez emitieron opiniones disidentes. El juez Erick Kolthoff Caraballo hizo constar una expresión disidente.

La jueza presidenta Maite Oronoz Rodríguez presentó una opinión de conformidad y la jueza Anabelle Rodríguez Rodríguez también emitió una opinión de conformidad.

Por eso, en Microjuris.com te traemos algunos extractos de lo que expresaron y separamos cada opinión para que las pueda descargar con comodidad.

DISIDENTE – MARTÍNEZ TORRES

“Los derechos constitucionales no se suspenden por razón de una emergencia”, puntualizó el juez Martínez Torres en la segunda línea de su opinión.

“Como vemos, uno de los aspectos fundamentales del derecho a la confrontación es que le permite al juzgador de los hechos (juez o jurado), quien en última instancia decide sobre la libertad del acusado, observar el comportamiento (demeanor) del testigo mientras este presta su testimonio. Esa observación es crucial para que el juzgador evalúe la credibilidad del declarante”, explicó el juez asociado.

Martínez Torres aclaró que “durante una emergencia, en beneficio del bien común y la salud pública, se pueden tomar medidas que alteren cómo se conducirán los juicios penales. El objetivo de estas medidas es proteger la salud de todos los individuos que participan en el proceso. Sin embargo, estas medidas tienen que garantizar a todas las personas imputadas de delito que la interferencia con sus intereses de libertad se hará a través de un procedimiento justo”.

DISIDENTE – ESTRELLA MARTÍNEZ

El juez Estrella Martínez sostuvo en el comienzo de su opinión disiente que “pudo haberse logrado un balance de intereses más adecuado“.

“Soy del criterio que este Tribunal debió explorar otras alternativas que afecten de manera menos onerosa el derecho al careo. La transmisión por videoconferencia, por ejemplo, sí permite que la persona testifique sin uso de mascarilla, garantizando así su seguridad y la prevención del contagio. Asimismo, permite que la persona acusada pueda apreciar las expresiones faciales de quien testifica, lo cual es más protector del derecho a la confrontación”, afirmó el juez asociado.

“Lo pautado en la opinión mayoritaria está enmarcado en una apreciación errónea y no actualizada en torno al derecho a carearse con los testigos de cargo. Tal como lo ha dispuesto la Corte Suprema de los Estados Unidos, debimos adoptar mecanismos en reconocimiento de que el derecho al careo es esencial a todo procedimiento criminal”, señaló Estrella Martínez.

DISIDENTE – COLÓN PÉREZ

“Aún cuando entendemos que estamos viviendo una situación sin precedentes que trastoca y pone en riesgo a todos los puertorriqueños y puertorriqueñas, —contrario a lo que hoy resuelve una mayoría del Tribunal— somos de la opinión que, en casos como el que nos ocupa, el uso de mascarillas por parte de los testigos de cargo lesiona el derecho al careo que le asiste a todo acusado de delito”, sostuvo el juez Colón Pérez.

El juez asociado también explicó que los derechos pudieron salvaguardarse mediante la celebración de los procedimientos a través de los mecanismos de videoconferencia de forma obligatoria.

“Aclaramos, sin embargo, que la procedencia de dicho mecanismo —entiéndase, el uso de los sistemas de videoconferencias— debe limitarse al periodo en que esté vigente el actual estado de emergencia de salud pública. Finalizada la misma, procede que se restauren inmediatamente todas las garantías constitucionales que cobijan a los acusados en lo relacionado a la presencia física de estos en corte”, señaló.

CONFORMIDAD – JUEZA PRESIDENTA ORONOZ RODRÍGUEZ

Desde el comienzo de su opinión de conformidad, la jueza presidenta aclaró que la “determinación no nos priva de adoptar métodos alternos que incidan mínimamente en los derechos de los acusados y que sirvan mejor a los intereses importantes que están en juego”.

“El mecanismo de la videoconferencia —en conjunto con ciertas garantías— ofrece un medio seguro que se debe implementar durante el periodo que dure la pandemia producto del COVID-19. En adelante, se debe recurrir a la presentación del testimonio de manera presencial con el uso de mascarilla solo en casos excepcionales donde las circunstancias lo ameriten”, sostuvo la jueza presidenta Oronoz Rodríguez.

La jueza Oronoz Rodríguez resaltó que, en ocasiones, el Tribunal Supremo ha cuestionado la confiabilidad del demeanor al comentar que “es altamente improbable estudiar a través de una observación tan rápida, en circunstancias tan poco deseables como la que brinda un juicio sobre los hechos, la conducta moral de un testigo”.

CONFORMIDAD – RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ

Para la jueza asociada Rodríguez Rodríguez, mientras dure esta situación excepcional por la pandemia—y en consideración al interés apremiante de proteger la salud y la vida de los ciudadanos— se deben “celebrar los juicios y otros procesos judiciales mediante videoconferencia, en aquellos casos que sean más propicios para ello, debe ser una norma imperativa y no una optativa”.

La jueza asociada sostiene que la interrogante ahora recae sobre cómo evaluar el demeanor del testigo y su peso al momento de considerar la veracidad del testimonio.

“Para ello, Fisher nos propone hacer una distinción entre el componente verbal del testimonio y el no verbal, dándole primacía al contenido del testimonio (componente verbal) y relegando a un segundo plano los gestos, es decir, el componente no verbal del testimonio. Su tesis se basa en evidencia científica que revela consistentemente el valor menguado que tienen las señas no verbales de un testigo como evidencia de la veracidad de su testimonio”, explicó.

EXPRESIÓN – KOLTHOFF CARABALLO

El juez Kolthoff Caraballo presentó una expresión disidente por entender que “la utilización de una careta plástica transparente (face shield mask) durante el testimonio de los testigos de cargo, unido a las demás medidas de salubridad, como son —entre otras— el uso estricto y constante de mascarillas de tela o quirúrgicas por el resto de las personas en el salón, cumple con la política del Estado de evitar la contaminación durante este período de pandemia, a la vez que asegura el derecho a la confrontación del acusado”.

¿Aún no estás suscrito(a) a Microjuris? Hazlo aquí. ¿Necesitas cumplir con tus créditos de Educación Jurídica Continua? Hazlo en nuestra sección de cursos en línea.

A %d blogueros les gusta esto: