¿Cómo la tecnología de reconocimiento facial provoca riesgos para la privacidad?

Por la licenciada Mónica Ramos Benítez, del bufete Ferraiuoli

La tecnología de reconocimiento facial es un término genérico que se utiliza para describir un conjunto de sistemas cuya función específica es identificar a una persona o verificar su identidad utilizando un rostro humano.

El uso de esta tecnología es cada vez más frecuente. La utilizamos para desbloquear nuestros teléfonos, acceder a nuestras cuentas bancarias, se utiliza en Facebook para “etiquetar” amigos y hasta en los aeropuertos para agilizar el proceso de check-in.

Esta tecnología también es comúnmente utilizada por la policía para asistirles en la vigilancia general y para identificar personas buscadas o sospechosas.

El uso de tecnología de reconocimiento facial por la policía ha sido fuertemente criticado.

Múltiples estudios han revelado que esta tecnología es desproporcionalmente menos certera al identificar personas de tez negra, en comparación con personas de tez blanca, lo cual aumenta sustancialmente las probabilidades de que la policía detenga ilegalmente a la persona incorrecta.

¿Aún no estás suscrito(a) a Microjuris? Hazlo aquí. ¿Necesitas cumplir con tus créditos de Educación Jurídica Continua? Hazlo en nuestra sección de cursos en línea.

Tras la muerte de George Floyd el 25 de mayo de 2020, las críticas sobre el uso del reconocimiento facial por la policía han incrementado.

Incluso, ciudades de California, Oregón, Washington, Maine y Massachusetts han prohibido que la policía use esta tecnología en su totalidad.

Aunque el uso de esta tecnología por la policía es una de las mayores preocupaciones, la tecnología presenta otro riesgo igualmente preocupante sobre la forma en que las bases de datos de estos sistemas son construidas y sus implicaciones en la privacidad de las personas.

Para que un sistema de reconocimiento facial funcione efectivamente, el algoritmo es programado y entrenado con una base de datos comprensiva y robusta de, principalmente, rostros humanos.

Típicamente, esto se hace a través de una herramienta de inteligencia artificial llamado web scraping.

En palabras sencillas, el web scraping utiliza un sistema para extraer datos que están disponibles públicamente en páginas web creadas para proveer ese tipo de contenido, como CreativeCommons o Flickr.

Por ejemplo, está el sistema de inteligencia artificial Clearview, que realiza el web scraping a partir de plataformas como Facebook, YouTube, Google y Twitter para construir su base de datos para reconocimiento facial.

A pesar de que las imágenes recogidas por el web scraping usualmente están disponibles públicamente, los individuos no saben que sus rostros ahora forman parte de una base de datos de reconocimiento facial que puede ser utilizado por la policía en todos los Estados Unidos.

Aunque todavía no existe legislación que regule la forma en que las imágenes son capturadas para crear la base de datos de los sistemas de reconocimiento facial, la muerte de George Floyd ha provocado que diferentes compañías que desarrollan esta tecnología, como IBM y Microsoft, detengan la venta de sus sistemas a departamentos de la policía.

Ahora bien, recientemente se presentó el Facial Recognition and Biometric Technology Moratorium Act, una legislación que prohibiría el uso de sistemas de reconocimiento facial y otra tecnología similar por agentes federales.

A %d blogueros les gusta esto: