NOTICIAS

Práctica no autorizada de la abogacía es un delito menos grave

¿Quieres estar al día de lo que sucede en los tribunales de Puerto Rico? ¡Suscríbete a las alertas!

«Ninguna persona que no sea abogada o abogado autorizado por el Tribunal Supremo de Puerto Rico podrá dedicarse al ejercicio de la profesión de abogado, ni anunciarse como tal, ni como agente judicial, ni gestionar, con excepción de sus asuntos propios, ningún asunto judicial o cuasi judicial ante cualquier tribunal judicial», dispone el Título 4 de las Leyes de Puerto Rico Anotadas en su sección 740.

La infracción las disposiciones en esta sección se considerará y castigará como un delito menos grave.

Además, se considerará como malpractice y causa suficiente para desaforo que una abogada o abogado autorice con su firma escrituras, alegaciones y documentos cuando no sea el verdadero abogado, abogada, notaria, notario o sustituto  en el asunto.

Las fiscalías tendrán el deber de investigar las infracciones de esta sección.

En caso de que encuentren justa causa, la fiscalía podrá solicitar del Tribunal Supremo el desaforo temporal o permanente de cualquier abogada, abogado, notaria o notario que haya infringido las disposiciones.

¿Aún no estás suscrito(a) a Microjuris? Hazlo aquí. ¿Necesitas cumplir con tus créditos de Educación Jurídica Continua? Hazlo en nuestra sección de cursos en línea.

A %d blogueros les gusta esto: