NOTICIAS

Evalúan nominación del juez Gelpí al Primer Circuito

Recibió preguntas sobre sus publicaciones y su forma de adjudicar.

Por Daniel Rivera Vargas

En una vista pública de dos horas donde se discutió la postura sobre los llamados casos insulares, cómo piensa sobre el «originalismo» y hasta se planteó en varias ocasiones la idea de que el Tribunal Supremo de Estados Unidos (TSEU) sea el que imponga la estadidad para Puerto Rico, el juez Gustavo Gelpí se presentó ante el Comité de lo Jurídico del Senado de Estados Unidos para responder a su nominación para ocupar la vacante en el Tribunal de Apelaciones para el Primer Circuito en Boston.

Acompañado por familiares y altos miembros del gobierno de Puerto Rico, como el gobernador Pedro Pierluisi, Gelpí se comprometió en reiteradas ocasiones durante la audiencia a que su prioridad —de ser confirmado a Boston— será «aplicar la ley y la Constitución en los casos que lleguen ante mí».

«La justicia para mí es que la ley se aplique a todos los ciudadanos, independiente de raza, sexo, postura y que todas las posiciones sean atendidas por un juez de forma imparcial», sostuvo el hoy juez presidente del Tribunal Federal para el Distrito de Puerto Rico durante parte de la audiencia.

Los primeros turnos fueron de expresiones generales o de elogios a las personas nominadas que depondrían junto a Gelpí. El juez fue una de cinco personas evaluadas hoy.

El senador Robert Menéndez, quien recalcó que era hispano, resaltó las cualificaciones del juez Gelpí, la importancia de que se convierta en apenas el segundo puertorriqueño en ser nombrado al Primer Circuito y dijo que se trata de «una nominación histórica».

«Es un miembro querido en la comunidad legal en Puerto Rico, y como lo puede decir el gobernador Pierluisi, quien está aquí con nosotros. Hay muy poca unanimidad en muchos asuntos Puerto Rico, pero hay unanimidad de cuán increíble juez es el juez Gelpí», sostuvo Menéndez.

El Comité de lo Jurídico tiene en su portal media docena de escritos sobre Gelpí, incluyendo cartas de personas y organizaciones, como el Colegio de Abogados y Abogadas de Puerto Rico (CAAPR), todas en apoyo al juez.

La primera pregunta que se le hizo a Gelpí fue sobre su variado trasfondo —procurador general del gobierno de Puerto Rico, defensor público federal, magistrado federal y actualmente juez presidente—, lo que le permitió a Gelpí repasar parte de su trasfondo en esas funciones, que lo llevan a tener cerca de 20 años en la judicatura federal.

Cambia el tono

El tono fue más incisivo respecto a la trayectoria de Gelpí con el senador republicano Chuck Grassley, quien exhortó al juez a hablar de su filosofía judicial y sus opiniones constitucionales expuestas en The Constitutional Evolution of Puerto Rico and Other US Territories, en el que discute los llamados casos insulares, unos casos de 1915 donde el Tribunal Supremo de Estados Unidos reconoce que Puerto Rico «pertenece a, pero no es parte de Estados Unidos».

Grassley argumentó que American Samoa ha usado los casos insulares para defender el «estilo de vida samoano», y Gelpí argumentó —como tuvo que hacer en varias ocasiones durante la audiencia— que sus expresiones sobre los casos fueron desde una perspectiva académica.

Cuestionado sobre si se recusaría en temas que discutan temas como la territorialidad de Puerto Rico, el juez dijo que él ha resuelto casos en contra del actual estatus de Puerto Rico cuando así es lo que corresponde en derecho, y no dudo en recusarse si fuera necesario en algún pleito, pero eso tendría que ser «caso a caso» y desde la perspectiva del Código de Ética Judicial.

Gelpí fue cuestionado sobre el caso US v. Vaello-Madero, que al momento está ante el Tribunal Supremo de Estados Unidos.

Cuando el caso estuvo ante el Tribunal de Distrito y Gelpí lo atendió, el juez invalidó el trato desigual a los puertorriqueños en programas como el Seguro Social Complementario (SSI, por sus siglas en inglés) y donde resolvió parcialmente en contra de decisiones del Tribunal Supremo federal de 1980.

4 decisiones destacadas del juez Gelpí

El juez explicó que no debe comentar sobre este caso que aún está pendiente de resolución ante el Tribunal Supremo de Estados Unidos, más allá de decir que cuando el caso fue traído a su atención, se plantearon asuntos diferentes a los traídos en el caso de 1980.

La senadora por Hawai, Mazie Hirono, preguntó sobre la diversidad que debe haber en la judicatura.

«La diversidad es importante en todas las cortes, y la diversidad viene no solo de mi ADN, sino de mi experiencia de trabajo. Si soy confirmado traeré mi experiencia de diversidad”, dijo el juez.

«He aprendido que como magistrado, y luego como juez de distrito, es muy importante escuchar a las partes cuidadosamente, respetar a las partes, todas deben ser tratadas iguales. Es importante dedicar a todo tipo de casos la atención que merecen», explicó poco después.

También se le preguntó sobre su rol al supervisar el caso de la Reforma de la Policía, y habló con optimismo al ver el progreso en el cuerpo de agentes.

El republicano Thom Tillis le preguntó sobre la inmunidad cualificada de policías en casos civiles, y el juez dijo que la ha aplicado cuando corresponde porque «es una doctrina establecida por la Corte Suprema hace varias décadas, y la tengo que aplicar».

También se le cuestionó una decisión en la que fue revocado sobre el abuso sexual a un menor, en US v. Mercado, pero Gelpí aclaró que en ese caso él condenó al acusado a más de 50 meses de cárcel desde el momento inicial que le correspondió sentenciar, y que la revocación de Boston fue en un aspecto diferente, de tipo procesal, sobre jurisdicción.

A preguntas del senador Richard Blumenthal sobre la cantidad de jueces para atender la carga de trabajo en las cortes, Gelpí dijo que en varias ocasiones la corte de distrito de Puerto Rico ha solicitado una octava plaza judicial, y que la actual cifra de siete jueces existe desde 1979, pero que es algo que debe atender la conferencia judicial de Estados Unidos y el Congreso.

También le preguntó si debería ubicarse Puerto Rico en otro circuito, de la que es parte desde 1915, y dijo que ya es parte de la historia del país y «estamos orgullosos de ser parte del primer circuito», recordando que típicamente los jueces sesionan en la isla en noviembre.

A preguntas de la republicana Marsha Blackburn sobre las expresiones de diversidad hechas por Biden en su nombramiento, el juez Gelpí recordó que primero fue nombrado por un presidente republicano, George W. Bush, y ahora por uno demócrata y que en su experiencia, la judicatura “no hace leyes, ellos aplican las leyes”.

Blackburn le recriminó que era inusual que un juez escriba un libro sobre casos, y si seguiría el precedente establecido por casos insulares. Gelpí respondió que escribió el libro desde una perspectiva histórica y que si llegara un caso sobre el tema, el juez se limitará a seguir el derecho.

«Mi filosofía es trabajar tanto como pueda para aplicar las leyes y la Constitución de Estados Unidos en los casos ante mí», agregó Gelpí.

El republicano Michael S. Lee fue uno de varios senadores que le cuestionó si el Tribunal Supremo de Estados Unidos puede conceder la estadidad a Puerto Rico, y el juez dijo en esta primera ocasión que «nunca he hablado de ese asunto. El tema de la estadidad es una cuestión política que depende del Congreso».

Se le insistió en si el Supremo tiene el poder de anexar a Puerto Rico, y Gelpí dijo que él ha estudiado el tema y es la primera vez que escuchaba sobre este asunto.

Al ser preguntado sobre el efecto de revocar los casos insulares, Gelpí dijo que «Puerto Rico seguirá siendo un territorio. Cualquier asunto de relación, independientemente de los casos insulares, debe ser atendido por el Congreso de Estados Unidos».

El originalismo

Otro giro en la audiencia fue cuestionar al juez sobre su posición sobre el originalismo, o si entiende que debe prevalecer el sentido original de las leyes, o si estos deben cambiar con el tiempo.

Gelpí respondió que el originalismo es una de las formas de interpretar casos, y el Supremo ha rechazado usarlo en temas como la aplicación de la cuarta enmienda en teléfonos celulares, y dijo que si hay casos que lleguen hasta él donde deba aplicar el originalismo, así lo haría.

«Yo siempre seguiré el precedente», dijo el juez.

Lee no estuvo complacido con las expresiones de Gelpí.

«Cosas malas [pasan] cuando dejamos que los jueces impongan sus propias visiones», indicó el senador republicano.

Luego, a preguntas del republicano Joshua D. Hawley, Gelpí insistió en que él estaría aplicando el derecho conforme lo establecen los precedentes, que estos solo deben ser cambiados por el Tribunal Supremo e indicó que «no está en mi revisar» como juez de distrito o del apelativo. También le dijo a ese senador que, según la Constitución, es el Congreso quien puede anexar estados.

«Me preocupa un poco sus respuestas a las preguntas de Lee y las mías. Me parece que no estaría priorizando el texto de la ley: su significado. No lo oigo hablando de métodos para encontrar ese significado. Usted va a tener casos donde no haya precedentes», dijo Hawley.

Otro republicano, John Kennedy, volvió a cuestionar sobre si el Tribunal Supremo de Estados Unidos puede anexar un estado y el juez respondió: «entiendo que la respuesta es no».

El juez no quiso comentar si la judicatura federal es sistemáticamente racista. El juez evitó entrar en temas sobre su opinión personal, como si cometer crímenes está asociado a una enfermedad.

«Independientemente que entienda que la ley es justa, mi trabajo es aplicar esa ley», dijo Gelpí durante parte de ese intercambio.

La senadora Hirono pidió la oportunidad para hacer un comentario sobre la insistencia en el originalismo, una visión que hubiera impedido —según algunos sectores— decisiones que han provisto derechos como el matrimonio entre parejas del mismo sexo.

La senadora sostuvo que «este es un esfuerzo de buscar que el juez Gelpí reconozca el originalismo como la única forma de resolver casos constitucionales, usted (refiriéndose al juez) no permitió que lo encajonaran».

Cuando le llegó su turno al senador Ted Cruz, este nuevamente le cuestionó sobre los casos insulares, y la frase en su libro de que se trataba de «una doctrina de pura invención judicial, sin ninguna base en la Constitución y contraria a todos los precedentes judiciales y prácticas».

Gelpí dijo que la Corte que resolvió esos casos es la misma que resolvió casos que promovían el racismo, y que se expresó de forma académica sobre esos casos.

«No hizo solamente observaciones académicas. Pidió que las revocaran», le cuestionó Cruz.

Cuando se le preguntó por otras controversias, Gelpí dijo que él mantendría el «law of the land«.

Al final del turno, Cruz hizo alusiones sobre lo que dijo la senadora Hirono, que generó un pequeño intercambio entre los senadores.

«Toda esa mansplaining (macho-explicación)… Por favor, pare”, le indicó Hirono.

Mientras, el senador Alex Padilla le preguntó a Gelpí sobre las decisiones profesionales como por ejemplo, por qué quería ser juez apelativo después de tantas décadas siendo juez de distrito.

Gelpí dijo que disfrutaba ver a su papá trabajando como abogado frente al apelativo mientras él era estudiante de derecho, y luego como abogado pedía que le permitieran trabajar en los casos apelativos porque era algo que él disfrutaba, y también fue un área que trabajó desde su labor como procurador general.

«Me encantaba la dinámica del trabajo apelativo», dijo Gelpí.

También Padilla le preguntó por qué optó por trabajar en la oficina del defensor público, cuando el camino más visto para ser juez es laborar como fiscal federal «Usted escogió otro camino… ¿Cómo esto afectó el arco de su experiencia legal?”, le preguntó.

«Lo que me atrajo a ser defensor público fue que fui oficial jurídico y vi a grandes abogados y fiscales , yo entendía que servía un rol constitucional al representar clientes, algunos buenos y otros muy malos, pero para mí era muy importante porque cada cliente que representé, lo defendí al máximo, asegurando de que se protegieran sus derechos constitucionales”, afirmó.

La nominación del juez Gelpí fue una de varias consideradas en el día de hoy por el comité de lo jurídico del Senado.

Gelpí estaba solo en el panel 1 de la vista y en el panel 2 estaban Angel Kelley, para juez federal de Distrito en Massachussetts; Christine P. O’Hearn, para jueza federal de Distrito en Nueva Jersey: Helaine Ann Greenfeld, para subprocuradora general en la oficina de asuntos legislativos, y Christopher H. Schroeder, para subprocurador general en la Oficina del Asesor Legal.

«Son 5 formidables nominados», dijo el presidente del comité, Dick Durbin, quien hizo breves expresiones al inicio de la vista antes de excusarse para otro proceso legislativo federal.

¿Ya te suscribiste a Microjuris?

1 comentario

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: