NOTICIAS

Derechos de artistas de tatuajes sobre sus obras

¿Existe una licencia implícita?

Por el licenciado Rafael Rodríguez-Muriel (Ferraiuoli LLC)

En Solid Oak Sketches, LLC v. 2K Games, Inc. and Take-Two Interactive Software, Inc., el tribunal federal para el distrito del sur de Nueva York tuvo la oportunidad de determinar cuáles son los derechos que tiene un artista de tatuajes cuando sus obras (es decir, los tatuajes creados por este) son reproducidos sin su consentimiento en un juego de videos.

Descarga la decisión

Take-Two Interactive Software, Inc., la parte demandada en ese caso, es el desarrollador de una serie de videojuegos que publica a través de sus subsidiarias: 2K Games, Inc. y Rockstar Games.

Take-Two publica anualmente un videojuego de simulación de baloncesto llamado «NBA 2K», que muestra representaciones realistas de diferentes equipos de la Asociación Nacional de Baloncesto (NBA, por sus siglas en inglés), incluyendo representaciones realistas de los jugadores de la NBA y sus respectivos tatuajes.

¿Necesitas cumplir con tus créditos de Educación Jurídica Continua? Hazlo en nuestra sección de cursos en línea.

El demandante Solid Oak Sketches es el titular de los derechos de autor de sobre cinco tatuajes dibujados en los cuerpos de los jugadores de la NBA: Eric Bledsoe, LeBron James y Kenyon Martin.

En su demanda, Solid Oaks alegó que la parte demandada había infringido sus derechos de autor al reproducir y mostrar en las versiones del videojuego NBA 2K14, 2K15 y 2K16 (lanzadas en 2013, 2014 y 2015, respectivamente) los tatuajes en cuestión sin autorización.

Luego de evaluar la evidencia y argumentos de ambas partes, el tribunal determinó, en primer lugar, que el uso de los tatuajes era de minimis.

La reproducción de los tatuajes en el videojuego aparecía fuera de foco, tenía la apariencia de una sombra oscura en los brazos de los jugadores, y tenía un tamaño sustancialmente reducido en comparación con los tatuajes originales. Por lo tanto, el tribunal concluyó que la acción del demandante no era accionable porque la alegada infracción era mínima (de minimis).

En segundo lugar, el tribunal concluyó que la parte demandada estaba autorizada a reproducir los tatuajes en el videojuego.

En particular, el tribunal señaló que existe una licencia implícita no exclusiva cuando una parte crea una obra a petición de la otra y la entrega, con la intención de que la otra la copie y distribuya.

En este caso:

  1. los jugadores habían solicitado la creación de los tatuajes
  2. los artistas tatuadores habían creado y entregado los tatuajes a los jugadores
  3. los artistas tatuadores pretendían que los jugadores pudiesen copiar y distribuir los tatuajes como elementos de su imagen y semejanza

Por lo tanto, los jugadores, a quienes nunca se les solicitó, ni acordaron, limitar la exhibición o representación de los tatuajes en sus cuerpos, tenían licencias implícitas para usar los tatuajes como elementos de su imagen y semejanza.

Los jugadores, a su vez, habían otorgado a la NBA (mediante sus contratos con la NBA y sus respectivos equipos) el derecho a licenciar el uso de sus respectivas imágenes a terceras personas.

La NBA, en cambio, había licenciado la imagen de los jugadores a la parte demandante para uso en el videojuego. Por lo tanto, la parte demandada tenía permiso para incluir los tatuajes en los cuerpos de los jugadores en el videojuego en cuestión.

En vista de este caso, cualquier artista tatuador que interese limitar el uso comercial de sus obras, una vez estas quedan plasmadas en el cuerpo de una persona, debe ejecutar un acuerdo con dicha persona limitando o restringiendo el uso comercial que se le puede dar al tatuaje en cuestión.

De lo contrario, es probable que un tribunal entienda que existe una licencia implícita a favor de la persona tatuada para copiar y distribuir el tatuaje en cuestión como parte de su imagen y semejanza.

¿Ya te suscribiste a Microjuris?
A %d blogueros les gusta esto: