NOTICIAS

Complicado el acceso a derechos de personas inmigrantes

La licenciada Mariela Garcia Amador analiza el proceso de deportación en Puerto Rico.

Por Valeria Alicea Guzmán

Para una persona indocumentada que es detenida por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés), carecer del derecho constitucional a una representación legal gratuita es solo el primer tropiezo que le limita el acceso a la justicia.

En Puerto Rico, según la licenciada Mariela Garcia Amador, el panorama es más complicado porque el archipiélago no cuenta con Centros de Detención del ICE.

«Si imigracion decide detener a la persona durante el periodo de tiempo que se ve el caso, los van a mover a un centro de detención dentro de los Estados Unidos continentales. […] Por lo general, en Puerto Rico, cuando van a detenerlos los mueven a un centro de Miami y si son menores de edad, los mueven a Texas», expresó la presidenta de la Comisión sobre los Derechos de los y las Inmigrantes del Colegio de Abogados y Abogadas de Puerto Rico (CAAPR).

La abogada explicó que transferir a las personas detenidas a otros Estados «crea un problema adicional porque es bien difícil, muchas veces, que la familia encuentre a alguien que los represente».

Garcia Amador también dijo que, aún ante la posibilidad de conseguir representación legal en Puerto Rico, «hasta cierto punto, es limitada».

«Podemos hablar por teléfono o podemos reunirnos por videoconferencia porque los centros de detención tienen esos mecanismos, pero todo está grabado. Así que, lo que yo le vaya a decir a la persona, tengo que tener cuidado porque aunque se supone que cubra la confidencialidad abogado-cliente, eso no es precisamente el caso porque sigue siendo grabado por ICE», agregó.

La licenciada mencionó que otro factor que coarta los derechos de las personas inmigrantes es no poder costear los servicios legales en Estados Unidos, que por lo general son significativamente diferentes a los de Puerto Rico.

Además, comentó que «hay veces que [los familiares] también son indocumentados y no pueden viajar a los Estados Unidos a verlos o simplemente no cuentan con los medios económicos para estar viajando».

Revela falta de servicios probono

Aunque Puerto Rico cuenta con centros que proveen servicios al extranjero, García Amador resaltó que las entidades se enfocan en ofrecer servicios y apoyo a las víctimas de violencia de género o doméstica como el Centro de la Mujer Dominicana y la Oficina del Desarrollo Integral para la Mujer.

Sin embargo, reconoció que existe una necesidad de proveedores o centros para ofrecer servicios probono en casos de inmigración en Puerto Rico.

«En teoría hay uno que es el que la corte refiere en situaciones que la persona es indigente, que es la Clínica de Inmigracion de la UPR [Universidad de Puerto Rico]. El detalle que tiene la clínica de inmigracion es que no está corriendo en verano, que no está corriendo durante el periodo de Navidad, lo que hace que la representación se pueda acortar durante ciertos periodos del año», informó.

Con relación a los derechos humanos de las personas inmigrantes, García Amador indicó que la forma en la que el sistema está desarrollado contribuye a que «hayan violaciones de derechos humanos de todo tipo».

«Hay violaciones de derechos humanos todos los días. El hecho de que puedan tener una persona detenida en el aeropuerto de Puerto Rico por 72 horas, mientras lo entrevistan sin que tengan acceso a un abogado, para mí es violacion de derechos humanos y es legal», aseguró.

La abogada contó que en Puerto Rico hubo un Centro de Detención del ICE, pero cerró por violaciones a los derechos humanos.

«¿De qué me sirve solicitar que cierren centros de detención? Si como quiera las personas van a estar detenidas, y ahora peor porque las personas van a estar lejos de su familia», cuestionó.

Tras reconocer la necesidad de personas en la judicatura que «busquen soluciones creativas dentro de un sistema que está limitado», exhortó a la comunidad legal a aprender, a crecer y moldearse con los cambios sociales y culturales.

«Es bien importante que, bajo el rol que nosotros implementamos en la sociedad, tengamos la empatía de escuchar a las personas a las cuales servimos porque eso es lo que somos todos nosotros, servidores. […] Nosotros somos servidores públicos», puntualizó.

¿Ya te suscribiste a Microjuris?
A %d blogueros les gusta esto: