NOTICIAS

Boletos de tránsitos municipales por estacionamiento son impugnables mediante el proceso de revisión en el tribunal

Opinión del Supremo explica cuál es el trámite aplicable a las multas de tránsito emitidas por la policía municipal.

El Tribunal Supremo de Puerto Rico emitió, la semana pasada, una opinión en la que concluyó que los boletos de tránsito expedidos por un policía municipal por violar ordenanzas municipales sobre circulación, estacionamiento y tránsito de vehículos se impugnan según el proceso establecido en la Ley de Vehículos y Tránsito.

El Supremo explicó que la Ley de Municipios Autónomos vigente al momento de la controversia, disponía que las violaciones de las ordenanzas municipales sobre tránsito tenían dos mecanismos de revisión: uno para los boletos por violaciones al estacionamiento en áreas gobernadas por parquímetros y otro para las infracciones a las ordenanzas municipales que reglamentan la circulación, estacionamiento y tránsito de vehículos de motor.

El Código Municipal actual retiene este lenguaje.

Según la legislación, en cuanto a las multas por parquímetros, como este sistema es manejado por entidades públicas y privadas que fungen como agentes de cumplimiento de las ordenanzas municipales y la emisión de boletos por estas infracciones administrativas, el proceso de revisión de dichos boletos debe establecerse mediante un reglamento de conformidad con la Ley de Procedimiento Administrativo Uniforme.

Lee aquí la opinión del Supremo: Hotel Ciqala v. Municipio de San Juan, 2022 TSPR 4

Asimismo, la legislación gobierna el procedimiento de expedición de boletos por faltas administrativas que ejecute un agente del orden público, las advertencias sobre el derecho a solicitar la revisión judicial y el trámite para presentar el recurso ante el Tribunal de Primera Instancia. La legislación permite que la persona pueda solicitar un recurso de revisión judicial dentro del término de 30 días a partir de la fecha de recibo de la notificación.

En este caso, una agente municipal expidió un boleto de tránsito a un vehículo que alegadamente estaba estacionado sobre la acera. La persona dueña del vehículo impugnó el boleto en la Oficina de Asuntos Legales del Municipio. Sin solicitar reconsideración, acudió ante el Tribunal de Primera Instancia en un recurso de revisión judicial.

El Tribunal de Primera Instancia desestimó y el Tribunal de Apelaciones confirmó, porque, según el Tribunal de Primera Instancia, la persona peticionaria incumplió con el requisito de presentar la moción de reconsideración en el organismo municipal, como lo exige el procedimiento de impugnación para multas administrativas del Código Administrativo aprobado por el ayuntamiento.

Al analizar el expediente, el Supremo determinó que este tipo de multa administrativa requería que el peticionario solo usara el mecanismo provisto por la Ley de Vehículos y Tránsito, por lo que era errado evaluar su solicitud a la luz del trámite administrativo municipal.

El Supremo revocó las sentencias de los foros inferiores y devolvió el caso a Instancia para que se atienda el recurso de revisión judicial.

La opinión fue escrita por el juez Erick Kolthoff Caraballo.

En estos días donde más necesitas tus recursos de investigación y monitoreo legal, haz de Microjuris tu herramienta principal. ¡Suscríbete hoy al servicio (adiestramiento incluido)!