NOTICIAS

Salida de Breyer le abre puerta a sexta mujer en la historia del Supremo federal

Microjuris entrevistó a Carlos Ramos, profesor de derecho constitucional en la Facultad de Derecho de la Universidad Interamericana; Carmelo Delgado Cintrón, historiador y profesor de la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico; la constitucionalista Yanira Reyes Gil; el profesor de derecho constitucional Jorge Farinacci Fernós y al abogado José Bagué.

Por Daniel Rivera Vargas

Diversos entrevistados elogiaron las características del juez Stephen Breyer tras este anunciar su retiro de su cargo como juez asociado del Tribunal Supremo de Estados Unidos, lo que abre la puerta a que llegue al alto foro judicial a la sexta mujer en la historia a integrar la institución.

El juez asociado del Supremo federal Stephen Breyer anuncia su retiro

La salida de Breyer, de 83 años, le permite al presidente Joe Biden hacer un nombramiento al alto foro que mantenga el actual balance ideológico del Supremo federal, con seis jueces considerados conservadores y tres liberales. En comparación con Biden, su predecesor Donald Trump nombró a tres jueces en la alta curia.

Carlos Ramos, profesor de derecho constitucional en la Facultad de Derecho de la Universidad Interamericana, dijo que con Breyer se aleja un jurista muy digno, decoroso, profundo en su análisis, que en sus opiniones tendía a explicar, por sacar a flote, por ser transparente, en sacar los intereses que estaban en conflicto, que explicaba los argumentos de las partes y su proceso mental, por lo que se molestaba mucho cuando las opiniones de la actual mayoría aplicaba premisas a veces  de forma inarticulada, con premisas religiosas, neoliberales, políticas, pero sin ser explícitos y francos en lo que estaban haciendo.

El catedrático tiene una idea de cómo será el juez del Supremo que nombre Biden. “La salida de Breyer le da una oportunidad al presidente de Estados Unidos de nominar posiblemente a una mujer afrodescendiente, liberal, brillante a ese tribunal, y creo que eso va a ser bueno para la institución, que en estos momentos, como sabes, la mayoría de los miembros son conservadores, neoliberales, y bueno aunque hay una mujer y un juez afrodescendiente, ninguno de los dos se identifica de forma plena con los derechos constitucionales fundamentales que a mi juicio deberían ser siempre defendidos por esa institución”, sostuvo

Ramos dijo que entre los nombres que se han mencionado están las mujeres negras Ketanji Brown, del Tribunal de Apelaciones para el Primer Circuito, y Leondra Kruger, jueza del Tribunal Supremo del estado de California. Otra fémina afroamericana que se menciona es J. Michelle Childs, jueza federal de distrito oriunda de Carolina del Sur.

Además de Brown y Kruger, el ABA Journal menciona a las siguientes juezas federales como opciones: la vicepresidenta Harris, J. Michelle Childs, Candace jackson-Akiwumi, Wilhemima «Mimi» Wright, Eunice Lee, Leslie Abrams Gardner, y Holly A. Thomas. También se ha mencionado a Sherrilyn Ifill, saliente presidenta del Fondo de Educación y Defensa Legal de la organización por ciudadanos afroamericanos NAACP

Las otras mujeres que han sido nombradas al Supremo son Sandra Day O’Connor, Elena Kagan, Sonia Sotomayor, la fallecida Ruth Bader Ginsburg, y Amy Coney Barret.

La salida de Breyer, en opinión de Ramos, se da en momentos en que Breyer ya mostraba cansancio, y probablemente se dio cuenta que era momento para un relevo que recayera en una autoridad nominadora que le dé continuidad a un acercamiento liberal dentro del supremo

Pero, reconoció Ramos, desde el punto de vista de votación, no hará mella en asuntos cruciales para los derechos constitucionales como los derechos reproductivos de la mujer, el discrimen por raza, los programas de acción afirmativa, la protección de los derechos de los inmigrantes el respeto al estado administrativo moderno, entre otros asuntos.

“Desgraciadamente, quien quiera que lo sustituya a Breyer, en términos de votación, no hará mucha diferencia el tribunal sigue dominado por este grupo de jueces conservadores y neoliberales, y además con un acercamiento a la constitución extremadamente rígido, muchas veces detenido en el tiempo, por lo tanto incapacitado de hacer lo que se supone que haga, impartir justicia”, indicó Ramos.

Asimismo, sostuvo que Biden podría también hacer su nombramiento antes del retiro del juez, para permitirle a este terminar el actual calendario de trabajo del Supremo hasta junio 30, que ese día sea su último en el cargo, y que ya esté confirmada su sustituta para entrar a trabajar el primero de julio. Dijo que este proceso se ha usado pocas veces antes, pero podría usarse otra vez con la salida de Breyer.

La salida de Breyer afecta a Puerto Rico

Para Carmelo Delgado Cintrón, historiador y profesor de la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico (UPR), el anticipado nombramiento de una mujer afroamericana no afectará el balance actual de amplia mayoría de jueces conservadores, pero dijo que llama la atención que entre los nombres que se han mencionado figuran incluso el de la actual vicepresidenta Kamala Harris.

Independientemente de quien sea la elegida, dijo Delgado Cintrón, Puerto Rico deja de contar en el alto foro con una persona que conoce de la Isla y su realidad, dijo Delgado Cintrón, recordando que Breyer fue juez del Tribunal de Apelaciones en Boston, con injerencia en la Isla, y cercano a destacados juristas boricuas.

“Afecta (la salida de Breyer) al Tribunal por la cultura, la liberalidad (del juez jubilado), y porque Breyer conocía a Puerto Rico, a (Josí) Trías Monge, a (el decano emérito de la Escuela de Derecho, Antonio) García Padilla, a la Universidad de Puerto Rico, a (exjuez asociado del Tribunal Supremo de Puerto Rico) Lino Saldaña sabe cómo se bate el cobre aquí. La nueva jueza que nombren no tiene esto, será estrella en el firmamento judicial pero no está relacionada a Puerto Rico”, sostuvo el catedrático.

“La marcha de Breyer cierra una época donde un juez del Supremo, junto a la jueza de extracción puertorriqueña (Sonia Sotomayor)… conocían de Puerto Rico”, sostuvo.

Breyer y la decisión Dobbs v. Jackson

Por su parte, la constitucionalista Yanira Reyes Gil dijo que Breyer ha emitido decisiones importantísimas en términos de los derechos sexuales de la mujer, incluyendo ser el autor de decisiones en el 2016 y 2020 que refuerzan la libertad reproductiva y el derecho al aborto, y a su vez ocurre en un periodo de mucha incertidumbre en esta área.

“La salida de Breyer se da en momentos difíciles para el derecho al aborto, particularmente porque en junio se espera la decisión Dobbs v. Jackson”, que podría alterar el precedente histórico de Roe v. Wade y su progenie, explicó la profesora.

Mencionó que como, según la carta de renuncia de Breyer que ya se ha hecho pública, la renuncia será efectiva durante el receso de verano del Tribunal Supremo, que esto le dará a Biden la oportunidad de conseguir a una persona que pueda mantener esa tendencia a favor de la protección de derechos, aunque no pueda cambiar el balance ideológico actual de ese foro.

“Tiene que hacer movimientos rápidos para aprovechar la mayoría demócrata que tiene en el senado, ojalá que se pueda conseguir a una persona que añada la diversidad en el tribunal, que además se pueda lograr un proceso de confirmación que sea justo, que se evalúe a la persona por sus méritos y sus credenciales y no por movidas políticas”, dijo la profesora.

Al respecto, hizo una exhortación a que el proceso de nombramientos a jueces en Puerto Rico se pueda dar también por evaluaciones en su justo mérito, y no por “balón político de los partidos que estén en el gobierno”.

Mientras, el profesor de derecho constitucional Jorge Farinacci Fernós dijo que jurídicamente el balance entre conservadores y republicanos se mantendrá igual y comentó que ha pasado la época donde los presidentes nombraban juristas que no eran afines a su ideología, como cuando los republicanos Gerald Ford y George Bush, padre, nombraron a los liberales John Paul Stevens y David Stouter, respectivamente. Esta tendencia ideológica está afectando la imagen del Supremo en la percepción pública.

Impacto histórico y político  

Farinacci  Fernós  dijo que el nombramiento de Biden tendrá relevancia histórica. “Biden ya confirmó esta mañana que es una mujer negra. Eso no tendrá un impacto en el desenlace de los casos, por el balance actual del tribunal, pero tendrá un impacto histórico y político, y en cuanto a la perspectiva que la persona que se nombre va a traer. Breyer tiene 83 años, y uno puede pensar que la persona a ser seleccionada será de entre 45 y 50 años”, dijo.

Además, porque el nombramiento será un avance para las minorías, sostuvo el profesor. Solo se han nombrado dos jueces de la raza negra al Supremo, Thurgood Marshall y Clarence Thomas y solo una mujer de minorías, en Sotomayor.

“Esto puede servir para una victoria política a Biden”, sostuvo.

Agregó que, aunque Breyer una persona liberal no era un nombramiento particularmente ideológico, o particularmente radical. En el buen sentido de la palabra, era pragmático, moderado, y tenía como parte de su jurisprudencia mucha deferencia a la ramas ejecutiva, legislativa, y a las agencias, quizá un poco por su trasfondo de profesor de derecho administrativo, lo que explica que tenía una visión positiva, algo romántica del proceso administrativo, sostuvo.

Esto, y el ambiente político que se está viviendo en Estados Unidos, lleva a Farinacci Fernós a pensar que la nominada será un poco más liberal, progresista, y más atrevida que Breyer en términos de la jurisprudencia.

Preocupación por el proceso

Mientras, para el abogado José Bagué, expresó preocupación con la manera en que se ha encaminado el proceso para sustituir a Breyer.

“En cuanto al balance ideológico se va a mantener igual, Biden va a escoger alguien a lo mínimo liberal, pero mi preocupación es que en vez de buscar al mejor candidato, que la posición de juez del supremo debe ser para una persona con el carácter, inteligencia preparación experiencia, se esté enfocando a base de la raza y sexo de una persona, y seos me preocupa enormemente, y no estoy descartando que no hay mujeres, o mujeres de color cualificadas para esa posición, pero el punto de partida para buscar a una persona no debe ser por raza y sexo, eso no es lo que requiere la posición”, dijo Bague.

El letrado, quien destacó que él no es liberal, dijo que ciertamente se puede nombrar a personas liberales que están capacitadas para el Supremo, como lo es la jueza Elena Kagan o el mismo Breyer, pero le preocupa por el debate actual que se busque “a un activista político” para ocupar esa novena silla en el Supremo.

A juicio de Bague, Biden está en medio de una racha de malas decisiones, como la de colocar a Kamala Harris como vicepresidenta y quien dijo es uno de los nombres que se menciona para la silla de Breyer.

Anticipó que la forma en que Biden está encaminando el proceso de sustitución de Breyer va a provocar conflictos en el Congreso, tanto con los republicanos como incluso con demócratas como los senadores Joe Manchin, de West Virginia, y Kyrsten Sinema, de Arizona.

En estos días donde más necesitas tus recursos de investigación y monitoreo legal, haz de Microjuris tu herramienta principal. ¡Suscríbete hoy al servicio (adiestramiento incluido)!