NOTICIAS

Entre luces y sombras, primer día de vistas de confirmación de jueza Jackson al Supremo

Microjuris te presenta un resumen de lo que aconteció durante el primer día de las vistas senatoriales para evaluar la designación al Tribunal Supremo de Estados Unidos de la jueza Ketanji Brown Jackson.

Por Daniel Rivera Vargas

Nota de la editora: ¿quieres estar al día con lo que sucede en los tribunales de Puerto Rico? Te invitamos a registrarte en nuestro boletín.

A las puertas de la historia, hoy iniciaron las vistas senatoriales para evaluar la designación al Tribunal Supremo de Estados Unidos de la jueza Ketanji Brown Jackson, quien se podría convertir en la primera mujer afrodescendiente en formar parte del más alto foro judicial de Estados Unidos.

«Miembros de este comité, si soy confirmada, les prometo que trabajaré productivamente para apoyar y proteger la Constitución en este gran experimento de la democracia americana, que ha permanecido por 246 años», dijo la nominada al terminar las casi cuatro horas del primer día de vistas de Jackson.

El polifacético perfil de la nominada al Supremo federal

El presidente de la Comisión de lo Jurídico, el senador Dick Durbin, anunció que este es el primero de cuatro días de vistas públicas, en el que no solamente habrá preguntas de las y los senadores republicanos y demócratas, sino que la ciudadanía podría estar compareciendo para deponer a favor o en contra de la nominada.

“Esta es una ocasión muy importante y usted tiene mucho de lo que estar orgullosa”, dijo Durbin en sus comentarios iniciales.

El trasfondo histórico fue planteado de inmediato por Durbin, quien recordó que en los orígenes del Tribunal Supremo hace dos siglos, ni las mujeres ni los afrodescendientes podían votar, y en Estados Unidos había cientos de miles de personas esclavizadas. “Ser la primera, quiere decir a veces ser la mejor y la más valiente”, dijo el presidente de la comisión.

El variado trasfondo de la jueza Brown Jackson resaltó en el primer día de vistas: desde su paso por la Oficina del Defensor Público federal, que incluyó representar a acusados de terrorismo en Guantánamo; criarse en un hogar de maestros, uno de los cuales ella recuerda haber visto estudiando en su casa para convertirse en abogado, su campeonato de debate en la escuela superior de Miami Dade, como jefa de la comisión de guías de sentencia, y sobre su paso como oficial jurídico del juez asociado del Supremo Stephen Breyer, el juez que se retira este verano y cuyo puesto la nominada estaría ocupando.

“A los que vengan a decir que usted será un sello de goma del presidente, les tengo tres palabras: lean su récord”, dijo Durbin.

Por su parte, el republicano de mayor ranking, el senador Charles Grassley, aseguró que realizarán un exhaustivo análisis del trasfondo de la jueza, con fuertes preguntas sobre su filosofía judicial, y sostuvo que ya hubo un comienzo diferente a procesos anteriores porque Durbin no fue interrumpido en su presentación, como sucedió en las vistas del juez Brett Kavanaugh, y dijo que Brown Jackson cuenta con el apoyo de grupos cuestionables.

“Debemos examinar cuidadosamente el récord de los jueces y juezas, especialmente para el Tribunal Supremo”, sostuvo Grassley.

Otros senadores y senadoras dieron declaraciones iniciales, como el republicano Lindsey Graham, quien también recordó que, en las vistas de Kavanaugh a él, Graham, hasta le escupieron, y dijo que su partido ha nominado a jueces y juezas de minorías y los demócratas no le han dado ninguna oportunidad. “Esta vista no será un circo”, sostuvo el veterano senador.

Agregó que se le cuestionará sobre sus sentencias como jueza de distrito, sus escritos, y por qué recibió apoyo de grupos liberales que “han gastado mucho dinero en su nominación”.

La senadora Dianne Feinstein, demócrata, recordó que en tres ocasiones anteriores ha sido evaluada por el Senado de Estados Unidos, con el apoyo de senadores y senadoras de ambos partidos, y en todas las ocasiones ha cumplido la tarea asignada, con un compromiso de mantener la justicia.

“Buscamos jueces y juezas federales que sean independientes y que no tengan prejuicios”, sostuvo.

Algunos, como el republicano senador Josh Hawley, fueron específicos en sus preocupaciones con Brown Jackson, en especial cuando la nominada fue jueza de distrito. En concreto, el senador mencionó siete casos de pornografía infantil que fueron considerados por la jueza, y en los que Brown Jackson impuso penas de cárcel bajas en comparación con lo que pedían los fiscales y hasta los informes de sentencia. Hubo uno en particular, Hawkins, el acusado enfrentaba hasta 10 años de cárcel, y la jueza imponía sentencias por debajo de las guías de sentencia, y la sentencia fue de tres meses.

“Hay algunos aspectos de su récord que me preocupan”, dijo el senador Hawley. 

La jueza tomaba notas de los casos que mencionaba el senador, quien dijo que en los próximos días espera aclarar qué pasó en esos casos.

«He escuchado recientemente que las penas de pornografía infantil son muy fuertes… debo decir que no estoy de acuerdo», mencionó el senador.

A parte de estas sombras, cuando terminaron las varias horas de presentaciones de los senadores y senadoras, el próximo paso en el proceso fue que Brown Jackson fue presentada por dos personas, el primero de ellos el juez retirado Thomas Griffith, quien fue nombrado al Tribunal federal de Apelaciones por el presidente republicano George W. Bush, quien elogió a Brown Jackson. “Nos enseñó el juez (conservador Antonin) Scalia tan bien hace mucho tiempo, una característica indispensable de la república es una judicatura independiente que toma un juramento, no al presidente o un partido, sino al pueblo americano y a dios”.

Mientras, la profesora Liza Fairfax fue más allá del plano laboral y la describió en un plano personal:  la nominada fue su compañera de apartamento en la universidad, posee gran sentido del humor, es una de las personas favoritas de su hija, es una gran contadora de historias, y trabaja duro. “Una mujer de profunda fe en dios y gran amor por su familia, Ketanji define la palabra amistad”, indicó. “Tenemos la misma edad, pero ella es nuestro modelo a seguir”, sostuvo.

Entonces le tocó el turno a la nominada, quien tuvo una presentación breve, tomando en cuenta que las y los senadores estuvieron más de dos horas entre elogios y críticas. El juez agradeció el trabajo de las y los senadores –dijo que se ha reunido con 45 de ellos-, el respaldo de diversas figuras como la profesora Fairfax y el exjuez Griffith, y a dios. “Con humildad, estoy honrada de estar aquí”, sostuvo la nominada.

Brown Jackson enfatizó en sus primeras palabras a sus padres, que le pusieron un nombre de raíz africana, le enseñaron con el ejemplo a esforzarse para alcanzar su potencial, y que de sus recuerdos más tempranos era ver a su papá Johnny Jackson con una torre de libros en la mesa estudiando Derecho, mientras ella estaba en otra esquina de la mesa con una torre de libros de colorear. También elogió a su esposo, Patrick, a numerosos amigos, y expresó hermosas palabras a sus hijas.

Luego Brown Jackson agradeció a los tres jueces con los que laboró como oficial jurídico, incluyendo el juez Breyer.

“Se que jamás podré llenar sus zapatos, pero si soy confirmada, espero mantener su espíritu”, sostuvo.

La jueza entonces explicó que sus decisiones son largas porque cree en la transparencia, y dijo que su tiempo como litigante le enseñó la importancia de que cada parte de un caso sepa que son escuchados

“Decido casos desde una perspectiva neutral, evalúo los hechos y aplicó la ley a los hechos del caso sin miedo, consistente con mi juramento judicial”, sostuvo.

En estos días donde más necesitas tus recursos de investigación y monitoreo legal, haz de Microjuris tu herramienta principal. ¡Suscríbete hoy al servicio (adiestramiento incluido)!