NOTICIAS

¿Cuál es el proceso para que el Tribunal Supremo federal emita una opinión?

Conversamos con el licenciado Leo Aldridge sobre el proceso colegiado en la toma de las decisiones judiciales del Tribunal Supremo federal, luego de la filtración del borrador que indica que el juez Alito Jr. votaría a favor de revocar Roe v. Wade y Planned Parenthood v. Casey, hoy autenticado por el juez presidente Roberts.

Nota de la editora: ¿quieres estar al día con lo que sucede en los tribunales de Puerto Rico? Te invitamos a registrarte en nuestro boletín.

Tras la filtración del borrador de opinión del juez federal Samuel Alito por el medio Político —autenticada hoy por el juez presidente John Roberts que ordenó una investigación sobre la filtración—que indica que votaría a favor de revocar Roe v. Wade y Planned Parenthood v. Casey es importante discutir sobre el proceso colegiado en la toma de las decisiones judiciales del Tribunal Supremo de EE.UU.

Se filtra borrador de opinión del juez federal Alito que indica que votaría a favor de revocar Roe v. Wade

Microjuris entrevistó esta mañana al licenciado Leo Aldridge sobre el borrador que se filtró anoche con la opinión del juez del Tribunal Supremo de los Estados Unidos, Samuel Alito Jr., que indica que votaría a favor de revocar Roe v. Wade y Planned Parenthood v. Casey.

“Usualmente, lo que hace un Tribunal Supremo en Puerto Rico, y en la Corte federal, es que no está obligando por muchísima razones a atender un caso. La mayor parte de los casos que llegan a la Corte Suprema federal son discrecionales. Está en la entera discreción de la Corte si va a atender el asunto o no ”, expuso el licenciado, quien también fue oficial jurídico del otrora juez presidente del Tribunal Supremo de Puerto Rico Federico Hernández Denton.

Según el documento reseñado por el medio estadounidense, el borrador con la opinión es un repudio rotundo e inquebrantable a la decisión de 1973, que garantizó las protecciones constitucionales federales del derecho al aborto, y una decisión posterior de 1992, Planned Parenthood v. Casey.

“Muchas veces cuando quieren discutir un asunto es porque desean sentar pautas o jurisprudencia, porque hay lagunas, porque tienen una agenda jurídica o política que quieren atender o, en el caso del Tribunal federal, hay una discrepancia entre los diferentes circuitos”, subrayó.

Esta decisión se convertiría en la opinión sobre el aborto más importante en décadas, lo que daría paso a un cambio trascendental en los derechos reproductivos de las mujeres en Estados Unidos. Sin embargo, es relevante destacar que la decisión  final no se ha publicado ni refleja la opinión de los demás jueces, solo la de Alito. Incluso, los votos pueden cambiar antes de que las opiniones se publiquen oficialmente.

Es transcendental, además, esperar a las concurrentes y disidentes para saber cuál sería el fallo final. También, en los Estados Unidos una opinión mayoritaria no necesariamente establece precedente en todas sus expresiones.

“El proceso es que llega un caso, y las partes, o al menos una de ellas, dice que hay que atender el asunto, y si hay una cierta cantidad de jueces que dicen que sí lo van a atender, entonces se expide el certiorari, y se atiende. No es automático que se atienda un caso en la Corte Suprema, ni en el Tribunal Supremo de Puerto Rico. Tiene que ser un acto afirmativo de unos cuatro jueces, o cinco, para decir “yo quiero que esta institución atienda el caso, y luego se entra en los méritos”, agregó.

Posterior a eso, se reciben los resúmenes, o los documentos orales, los cuales son muy comunes en el Tribunal federal, explicó el licenciado.

“Después de los resúmenes, los alegatos o las argumentaciones orales, entonces el juez (federal) presidente se escoge quién va a emitir  la opinión de la mayoría. Si todos están en mayoría, sería el juez presidente que escoge quién escribiría la opinión, podría asignárselo. Pero, si el juez no está dentro de esa mayoría, la opinión la debe emitir el juez ‘seniority’, quien escoge quién emitirá la opinión”, reveló.

Una vez se completa ese proceso, se comienzan a circular múltiples borradores con las opiniones y, a su vez, se entra en un proceso de negociación con el propósito de convertir el documento en uno final. “Los jueces tienen la opción de disentir, y estar en desacuerdo, y la otra opción que tienen es concurrir. Después de todo eso, se anuncia al público, y se establece una jurisprudencia”, concluyó.