Detroit, crónica de una quiebra anunciada

“Este es un paso difícil, pero la única opción viable para hacer frente a un problema que ya lleva seis décadas. La realidad fiscal que enfrenta Detroit ha sido ignorada durante demasiado tiempo”.

Detroit, crónica de una quiebra anunciadaCon estas palabras el gobernador de Michigan, Rick Snyder, anunció que la acogida del municipio de Detroit a la bancarrota, luego de haber luchado por más de 60 años con una economía inestable y llena de deudas.

Fueron muchos los esfuerzos realizados para ayudar a Detroit a sostenerse. En el año 2011, el gobierno federal otorgó 80,000 millones de dólares, para financiar las labores de General Motors y Chrysler Group, de manera que los ciudadanos empleados de Detroit en esas corporaciones mantuvieran sus trabajos, luego de que ambas se fueran a la quiebra. Además, en los últimos meses, la ciudad ha contado con dinero de bonos procedente del Estado para poder cumplir con la nómina de sus aproximadamente 10,000 empleados.

De interésPuerto Rico vs. Detroit | Centro para una nueva economía (12 de septiembre de 2013)

Para rematar, el quiebre económico del 2008 y la crisis inmobiliaria empujó a la ciudad al borde de la insolvencia. Snyder también arguyó que gran parte de la culpa reside en la corrupción y en los antiguos mandatarios de la ciudad que ignoraron la seriedad del problema económico de Detroit.

La deuda de Detroit asciende a los 18,500 millones de dólares, lo que ha provocado una deficiencia crasa en los servicios públicos básicos. Por ello, más de la mitad de la población de Detroit ha migrado. Además, un 40 % del alumbrado público está fuera de servicio y 78,000 de sus edificios están abandonados. Precisamente esas razones, según Snyder, le movieron a tomar la desesperada situación.

“Tomo esta decisión difícil para que los habitantes de Detroit tengan acceso a los servicios públicos básicos y para que Detroit vuelva a empezar con sólidas bases financieras, que le permitan creer en el futuro”, dijo Snyder mediante su comunicado.

Con esta petición de bancarrota, Snyder espera que que mejoren los servicios de la ciudad en el futuro, pues un menor monto del presupuesto del municipio tendrá que destinarse a las pensiones, la atención a los jubilados y las deudas pendientes


Piden que reconsidere

Kevyn Orr, director de emergencias y el funcionario que recomendó la medida, solicitó durante la tarde del jueves pasado que un juez federal colocara a la ciudad en el capítulo 9 de protección por bancarrota.

Dicha petición debería ser autorizada por un juez federal que determine en un periodio de 30 a 90 días si la solicitante es elegible para la misma. La jueza Rosemarie Aquilina exhortó al gobernador de Michigan a reconsiderar su decisión de declararse en bancarrota. Además, le exhorto a que leyera la constitución estatal antes de tomar la decisión puesto que violentaría los derechos de los pensionados.

Poco tiempo antes de la declaración de bancarrota, en un caso parecido al caso puertorriqueño, representantes de los fondos de pensiones solicitando que se bloqueara el proceso para evitar que se afectaran sus pensiones. La decisión de la jueza recibió rapidamente contestación de parte del fiscal General de Michigan, Bill Schuette, quien apeló para que se acelere el proceso para conseguir la autorización.

En el pasado, Detroit fue cuna de la industria automotriz, pues fue allí donde las fábricas General Motors, Ford y Chrysler se instalaron. No obstante, a diez años de fundadas las fábricas, Detroit comenzó a perder su poderío por razón de los cambios económicos ocurridos en Estados Unidos y el mundo. Además, el incremento de los autos importados de Japón minó la producción local. Las automotrices comenzaron a abrir plantas en otras ciudades y los sueldos se redujeron. Así, el poderoso símbolo industrial terminó en la ruina financiera.

Puerto Rico, ¿el Detroit del Caribe?

Es notable que la situación económica que enfrenta Puerto Rico es precaria. La tasa de desempleo, los aumentos en artículos de primera necesidad, y los impuestos más recientes son consecuencias del manejo irresponsable de la economía del país.

Sergio Marxuach, director de Política Pública del Centro para una Nueva Economía, en su última conferencia anual, alertó sobre la importancia de que el gobierno puertorriqueño, las uniones y los empresarias crearan pactos sociales para atender la situación de crisis que enfrenta la isla.

En su presentación Marxuach alertó sobre la similitud de la economía de la isla con la hoy quebrada Detroit. Mientras que Detroit tenía una tasa de pobreza de 40.9%, la nuestra es de un 45.6%, y mientras que su tasa de desempleo es un 10.8%, nuestra tasa de desempleo es de un 14.0%. Asimismo, la tasa de empleo de Detroit es de un 37.4%, mientras que la puertorriqueña es de un 34.3%.

A %d blogueros les gusta esto: