Paciente de HIMA San Pablo pierde la pierna y demanda al hospital y al cirujano

Paciente de HIMA San Pablo pierde la pierna y demanda al hospital y al cirujano

Descarga el documento: Torres Rivera et al v. Centro Medico del Turabo, Inc. et al

El Sr. Martin Torres Rivera demandó al Centro Médico del Turabo (“HIMA”) y al Dr. Luis A. Aponte alegando que sufrió daños a consecuencia de la negligencia de ambos. Según los hechos estipulados en esta etapa del litigio, Torres Rivera acudió a HIMA, donde luego de unas pruebas se le diagnosticó un aneurisma en la aorta abdominal. Por ello, el Dr. Aponte realizó una cirugía en el área abdominal del demandante.

Al mes, el demandante regresó a HIMA con una infección en una herida en el área abdominal. El Dr. Aponte lo evaluó y días más tarde fue dado de alta. El mes entrante, Torres Rivera acudió nuevamente a HIMA. Allí se le hizo un estudio de CT Scan en el cerebro.

En febrero, el demandante tuvo una visita de seguimiento con el Dr. Aponte. En mayo se mudó al estado de la Florida y allí, en julio, el Dr. Pranay Ramdev le tuvo que amputar la pierna derecha por debajo de la rodilla.

En esta ocasión, el Tribunal federal para el Distrito de Puerto Rico atendió una moción in limine, diseñada para eliminar la posibilidad de que se utilice cierta evidencia en juicio.

Los demandados en este caso pretendían excluir de evidencia el testimonio del Dr. Ramdev, referencias sobre la responsabilidad directa del personal del hospital, evidencia sobre responsabilidad corporativa y la relación entre agente y principal, y cualquier referencia a violaciones de la Ley de Tratamiento Médico de Emergencias y Parto Inminente (EMTALA, por sus siglas en inglés).

Los demandados también intentaron excluir el testimonio del perito del demandante, el Dr. Ralph DeNatale.

Los demandados alegan que los demandantes no descubrieron prueba sobre las cualificaciones y conclusiones del médico como perito. Sin embargo, para el Tribunal el testimonio del Dr. Ramdev es instrumental para establecer el nexo causal entre las intervenciones de los demandados con Torres Rivera y el daño que este alega sufrir. El médico puede testificar sobre su intervención con el paciente y basar su testimonio y cualquier opinión en su experiencia médica. Para el Tribunal de Distrito, los demandados debieron deponer al médico durante el descubrimiento de prueba, cosa que no hicieron.

Los fundamentos para excluir al Dr. DeNatale como perito también fueron infructuosos. El argumento de los demandados era que no se descubrió evidencia de violaciones a la Ley EMTALA, y por otro lado, que es un testimonio que carece de confiabilidad en cuanto al método aplicado a los hechos del caso, porque este solo evaluó parte del expediente médico. El Tribunal nuevamente estuvo en desacuerdo en cuanto a todos los planteamientos. Los demandados pudieron atacar la falta de evidencia sobre violaciones a la Ley EMTALA mediante una moción dispositiva. En cuanto a la confiabilidad del perito, el Tribunal determinó que el estudio limitado que realizó el médico a los expedientes del paciente ayudarán al jurado a comprender el estándar aplicable a los médicos, el daño que sufrió el demandante, el nexo causal entre la actuación u omisión de los demandados y el daño alegado.

En cuanto a la exclusión de referencias sobre la responsabilidad directa del personal del hospital y de evidencia sobre responsabilidad corporativa y la relación entre agente y principal, el Tribunal señaló otra vez que esos asuntos se podían resolver mediante una moción solicitando sentencia sumaria y no una moción in limine. Según la opinión, además, los demandados no señalaron la evidencia específica que pretendían eliminar, por lo que le pareció al Tribunal que sólo pretendían excluir teorías de responsabilidad y no evidencia como tal.

por el Lcdo. Cristian González

A %d blogueros les gusta esto: