Réquiem para una pionera: Hon. Miriam Naveira Merly

Miriam Naveira Merly nació en Santurce el 28 de julio de 1934. Sus primeros pasos universitarios fueron cursados en el College of Mount Saint Vincent, en Nueva York, donde realizó un Bachillerato en Ciencias con concentración en Química. De regreso en la isla estudió Derecho en la Universidad de Puerto Rico y luego obtuvo una Maestría en Derecho de la Universidad de Columbia. Naveira Merly también contaba con estudios postgraduados de la Universidad de Leiden, en Holanda.

Sus comienzos en la profesión los caminó como oficial jurídico en el Tribunal Supremo de Puerto Rico, tanto del entonces Juez Asociado, Hon. Lino Saldaña y luego del entonces Juez Presidente, Hon. Luis Negrón Fernández. Fue la primera mujer en ocupar la posición de Secretaria Auxiliar de Justicia a cargo de Asuntos Antimonopolísticos en el 1966. Durante la primera administración del entonces gobernador Rafael Hernández Colón fue la Procuradora General de Puerto Rico, siendo también la primera mujer en ocupar dicha posición. En 1985 se le otorgó el grado de Doctor en Leyes “Honoris Causa” por la Universidad de Georgetown en Washington, D.C. y el 20 de mayo de 1995, su alma mater, el College of Mt. Vincent en Nueva York, también le otorgó el grado de Doctor en Leyes “Honoris Causa”.

El 11 de junio de 1985 se convirtió en la primera mujer en ocupar el cargo de Jueza Asociada del Tribunal Supremo de Puerto Rico, nombrada por el entonces gobernador Rafael Hernández Colón en su segundo término. El 30 de diciembre de 2003 juramentó como Jueza Presidenta del Tribunal Supremo siendo la primera mujer en alcanzar la presidencia de este tribunal. Ocupó el cargo hasta su retiro en julio de 2004.

Su incumbencia como Jueza Presidenta del Tribunal Supremo de Puerto Rico, al final de su carrera judicial le representó afrontar retos coyunturales. Fue una defensora de la independencia judicial y en sus haberes profesionales le tocó la implementación de la nueva Ley de la Judicatura, para aquel entonces. Durante su presidencia el Tribunal Supremo inauguró el Centro Judicial de Río Grande, la Academia Judicial Puertorriqueña y el Negociado de Servicios al Jurado. Además, el Tribunal aprobó un Reglamento para la Oficina del Servicio de Jurado y un Reglamento del Tribunal de Apelaciones. Finalmente promovió la creación de la Comisión Especial para el Estudio y Evaluación de la Función Notarial.

En una Lección Magistral, titulada “La mujer en Puerto Rico frente a una era global”, la Hon. Naveira Merly expresó:

Yo traje al Tribunal un caudal de experiencias nuevas, una manera de ver las cosas distinta a las de mis compañeros. Una manera que ellos no habían tenido la oportunidad de escuchar ya que nunca habían compartido con una compañera de trabajo en iguales términos y condiciones, o sea con igual poder. No solamente era una mujer, sino que tanto mi educación como mis experiencias eran distintas a las de mis colegas. Entiendo que todo esto fue bien positivo y saludable para el Tribunal.

Ante su fallecimiento, el Gobernador Ricardo Rosselló Nevares decretó cinco días de duelo. A manera de homenaje póstumo, Microjuris.com comparte esta nota donde resaltamos un ejemplo vivo del buen servicio público, y lustre a la profesión legal.

 

A %d blogueros les gusta esto: