Sobre la nueva ley federal laboral firmada por el Trump

Visita nuestro Observatorio COVID-19 en Puerto Rico

Por el Lcdo. Jaime Sanabria (ECIJA-SBGB)
Abogado laboral y profesor de Derecho UPR

El 18 de marzo el Presidente Trump firmó la Ley de Respuesta al Coronavirus para las Familias Primero, la cual entrará en vigor a partir del 2 de abril de 2020. En esencia, la Ley reconoce dos beneficios laborales nuevos para los empleados de empresas con menos de 500 empleados.

El primer beneficio – creado bajo el “Emergency Family and Medical Leave Expansion Act” (EFMLEA) y que enmienda la Ley Federal Médico Familiar (FMLA) – consiste en el pago de 12 semanas a los empleados que no puedan trabajar o teletrabajar por razón de que necesitan cuidar de sus hijos, ya sea porque sus escuelas o cuidos están cerrados debido a una emergencia de salud pública. Esta es la única justificación bajo la cual se permitiría acogerse a este tipo de beneficio pago. Los empleados elegibles, para beneficiarse del mismo, son aquellos que llevan trabajando para la empresa, por lo menos, 30 días calendarios.

De ser elegible, y después de los primeros 10 días, los empleados tendrán derecho a recibir de sus patronos 2/3 partes de su salario regular por hora hasta un máximo diario de $200 y/o $10,000 en el agregado. Durante los primeros 10 días, los empleados podrán solicitar a sus patronos que se los carguen a sus licencias de vacaciones o enfermedad.

El segundo beneficio consiste en la creación de una licencia de enfermedad paga, bajo el “Emergency Paid Sick Leave Act” (EPSLA), que requiere a los patronos proveer a sus trabajadores a tiempo completo 10 días (80 horas) pagos, cuando dicho obrero no pueda trabajar o teletrabajar por razones relacionadas al coronavirus (la lista de razones es amplia, incluyendo que el empleado podrá cuidar a un “individuo” que tenga el virus o esté en cuarentena por dicha razón). Con respecto a los empleados a tiempo parcial, estos tendrán derecho a recibir de sus patronos un pago prorrateado, por un periodo de dos semanas, basado en el promedio de las horas que trabajan para la empresa.

A diferencia del primer beneficio bajo la EFMLEA, bajo la licencia creada al amparo de la EPSLA, no se requiere que el empleado elegible haya trabajado un mínimo de días. Además, el pago diario a los empleados tendrá un tope de $511, y en el agregado $5,110. Para computar el referido pago, se utilizará el salario base del empleado o el salario mínimo federal o el salario mínimo local, lo que sea más alto.

En ciertas circunstancias, la utilización del primer beneficio bajo la EFMLEA podrá coincidir con la EPSLA cuando, por ejemplo, el empleado se tenga que ausentar para cuidar a su hijo, ya sea porque la escuela o el cuido está cerrado por causa de la emergencia de salud pública. Cuando esto suceda, el pago diario al empleado tendrá un tope diario de $200 y $2,000 en el agregado. Así, pues, si un empleado necesita utilizar ambas licencias, los primeros 10 días contemplados en la primera licencia podrán ser cargados de esta segunda licencia, en lugar de la licencia regular de vacaciones o enfermedad que tenga el empleado.

Es importante también destacar que, con respecto a la EPSLA, la misma se reconoce como un derecho adicional a los existentes bajo las demás licencias reconocidas que tengan los empleados. O sea, que además, de la licencia de vacaciones y enfermedad que tenga reconocida el empleado también tendrá la EPSLA. Y el empleado tendrá derecho de agotar primero esta licencia a las demás con respecto a las cuales tenga algún derecho. El patrono no podrá requerirle algo contrario a esto; o sea, no podrá exigirle que agote otras licencias antes de la EPSLA. No obstante, esto no impide que un patrono pueda modificar sus políticas internas y eliminar beneficios similares reconocidos previamente, con el fin de evitar reconocer beneficios marginales redundantes.

Finalmente, bajo ambas licencias, los patronos podrán recibir reembolsos, en créditos contributivos, equivalentes al 100% de la cantidad pagada. Aquellas empresas que tengan menos de 50 empleados podrán solicitar al Departamento del Trabajo federal que las eximan de pagar ambas licencias en ciertas circunstancias.

Sin duda, ambos beneficios brindan una ayuda significativa a los trabajadores y patronos durante esta crisis histórica sin precedentes. Bienvenidos sean los mismos!

¿Aún no estás suscrito a Microjuris? Házlo aquí. ¿Necesitas cumplir con tus créditos de Educación Jurídica Continua? Házlo en nuestra sección de cursos en línea.

A %d blogueros les gusta esto: