7 pasos para emprender por primera vez tu práctica legal

Por el licenciado Alexiomar D. Rodríguez-López

Muchos profesionales del derecho emprendemos nuestras propias prácticas temprano en la carrera.

Independientemente de que quieras tener tu propia oficina, le vendas horas a otras(os) abogadas(os) o una combinación de ambas, hoy quiero compartir contigo 7 pasos que te ayudarán a montar tu práctica legalmente.

1. Diseña un modelo de negocio

En términos generales, un modelo de negocio consiste en tu propuesta de valor, la estructura de ingresos y la estructura de costos. Tu propuesta de valor es lo que te diferencia en el mercado y convence a tus clientes ideales de que tus servicios son la mejor opción para ellos.

La estructura de ingresos es cómo vas a cobrar y generar ingresos (ej. servicios por hora, tarifa fija, etc.); y la estructura de costos consiste en todo aquello que necesites para operar tu negocio (ej. software, página web, oficina, computadora, internet, etc.).

Aprovecho para anticipar que debes considerar si harás negocios desde casa, una oficina física o desde un espacio de co-trabajo (coworking space).

En mi experiencia, la mejor alternativa es el coworking space. Ten en cuenta que utilizarás esa dirección e información de contacto para los procesos a continuación y que es información pública.

2. Desarrolla tu identidad visual

Tradicionalmente, los abogados y las abogadas optan por hacer negocios bajo su propio nombre.

Sin embargo, no tiene por qué ser así. Puedes optar por un nombre alterno si, por ejemplo, aspiras a incorporar a tu equipo otro personal más adelante. Independientemente, es importante que inviertas en tu identidad visual con un(a) diseñador(a) gráfico ya que será una de las formas en las que te podrás diferenciar temprano en tu carrera.

3. Solicita el incentivo para joven empresario

Si tienes menos de 35 años, te conviene considerar el incentivo para jóvenes empresarios bajo el nuevo Código de Incentivos, Ley Núm. 60-2019.

Los tres beneficios principales de este incentivo son:

  1. exención de contribución sobre ingresos en los primeros $500 mil de tu ingreso neto sujeto a contribución
  2. exención total de la contribución sobre la propiedad mueble
  3. exención total sobre contribuciones municipales.

Este incentivo te ayudará a tener mejor flujo de efectivo.

4. Selecciona tu estructura legal

Aunque existen diversas formas de organización legal, las más famosas son el negocio como individuo (comunmente conocido como DBA) y la compañía de responsabilidad limitada (LLC, por sus siglas en inglés).

Algunas diferencias son las siguientes:

  • En el DBA, haces negocio en tu carácter personal y bajo la LLC, tienes una compañía que hace negocios por ti.
  • En el DBA, respondes con todos tus bienes presentes y futuros por cualquier responsabilidad legal. En la LLC, la responsabilidad es limitada.
  • En el DBA, tú eres la única dueña y administradora del negocio. En la LLC, puedes tener otras personas que sean dueños contigo (llamados miembros) y hasta personas que solo administran el negocio.

5. Diligencia los permisos y demás documentos gubernamentales

El próximo paso ––particularmente si optas por la LLC–– es diligenciar el Seguro Social Patronal (EIN, por sus siglas en inglés) con el Departamento de Rentas Internas Federal (IRS, por sus siglas en inglés).

Una vez tengas el EIN (o si utilizas tu seguro social personal como DBA), debes crear tu cuenta en el Sistema Unificado de Rentas Internas (SURI) y sacar tu Certificado de Registro de Comerciante bajo la categoría de Oficinas de Abogados (código NAICS 54111).

Con este documento, podrás cumplir tu obligación de cobrar y remitir el impuesto sobre venta y uso (IVU)––salvo que seas agente no retenedor (lo más probable es que te clasificarán como no retenedor).

Ya que estás en SURI, aprovecha y solicita el Certificado de Relevo Total de la Retención en el Origen sobre Pagos por Servicios Prestados.

Así evitarás que tus clientes te retengan el 10% una vez te paguen en exceso de $500.

Lo próximo es diligenciar tu permiso.

Si haces negocios desde un local cualquiera, se llama permiso único.

Desde casa, se llama permiso único domiciliario y desde un coworking space, se llama pre-consulta de uso.

Este proceso se hace en el Single Business Portal. Finalmente, necesitas diligenciar la patente municipal correspondiente al municipio desde el cual operes.

6. Protege tu práctica mediante los contratos apropiados

Si inviertes en una página web –lo que es altamente recomendable– necesitas proteger tu presencia en línea con unos términos de uso y políticas de privacidad en cumplimiento con la regulación del Federal Trade Comission y el Departamento de Asuntos del Consumidor (DACO).

Si vas a contratar personal de apoyo (piensa en estudiantes de derecho como paralegales), considera tener contratos por escrito. Aunque puedes comenzar con un acuerdo como contratista independiente, luego puedes incorporar una estructura de patrono-empleado.

Igual, recuerda que tener acuerdos de servicios profesionales por escrito con tus clientes es altamente recomendable.

Define el alcance de tus servicios, los honorarios, los costos y demás aspectos necesarios para evitar problemas o confusión.

7. Mercadea tu práctica

Ya que tienes la estructura de tu negocio, es hora de darte a conocer y conseguir a tu cliente ideal.

En mi experiencia, la mejor estrategia es seleccionar un nicho de mercado, crear contenido educativo de alto valor y colaborar con toda organización o líder de pensamiento que encuentres en tu camino.

Si quieres aprender a diferenciar tu práctica como abogado o abogada, aquí te comparto otra columna para que continues tu camino empresarial.

¿Aún no estás suscrito(a) a Microjuris? Hazlo aquí. ¿Necesitas cumplir con tus créditos de Educación Jurídica Continua? Hazlo en nuestra sección de cursos en línea.

A %d blogueros les gusta esto: