NOTICIAS

Expanden nuevo mecanismo para medir la asistencia de empleados públicos

Se alega que el proyecto comenzó en septiembre de 2020 y ha ahorrado a los contribuyentes de Puerto Rico un estimado de $50 millones.
 
Otras 12 agencias del gobierno comenzarán a operar con el sistema de  Tiempo y Asistencia Automatizado (T&A) impulsado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), informó el ente creado por la Ley de Supervisión, Administración y Estabilidad Económica de Puerto Rico (PROMESA, por sus siglas en inglés).

De padres boricuas el nuevo director ejecutivo de la Junta de Supervisión

 

La iniciativa busca «garantizar que solo se les pague a los empleados del Gobierno que estén trabajando», según el comunicado de Junta.

Se alega que el proyecto comenzó en septiembre de 2020 y ha ahorrado a los contribuyentes de Puerto Rico un estimado de $50 millones en las cinco agencias que completaron el programa para noviembre: el Departamento de Educación, el Departamento de Salud, el Departamento de Justicia, la Administración de Servicios Médicos de Puerto Rico y el Departamento del Trabajo y Recursos Humanos.

 

Los ahorros del Departamento de Corrección y Rehabilitación, el cual finalizará el proyecto pronto, añadirían un ahorro estimado de $8.5 millones.

Una transformación del gobierno a través del modelo de evaluación de empleados públicos

Las agencias que entrarán ahora en el sistema de Tiempo y Asistencia Automatizada incluyen la Autoridad de los Puertos, la Administración de Vivienda Pública, el Departamento de Vivienda, la Junta de Retiro del Gobierno de Puerto Rico, la Administración de Rehabilitación y Vocacional, la Junta de Planificación de Puerto Rico, la Administración para el Desarrollo de Empresas Agropecuarias y el Conservatorio de Música de Puerto Rico.
 
«Vincular con éxito el sistema de tiempo y asistencia a la nómina en estas cinco agencias gubernamentales es un gran logro para el Gobierno de Puerto Rico, lo que mejorará significativamente la responsabilidad fiscal y transparencia», expresó el presidente de la Junta de Supervisión, David Skeel.
 
 «La falta de conexión entre la asistencia y la nómina reflejaba una mala administración fiscal. Esto le costó millones de dólares al pueblo de Puerto Rico. Felicitamos a las agencias gubernamentales que trabajaron con la Junta de Supervisión para resolver este problema y que continúan trabajando para mejorar la responsabilidad fiscal en Puerto Rico».
 
Otras dependencias públicas que había comenzado la integración a este sistema son  implementar el programa en los últimos meses junto con el Negociado de la Policía de Puerto Rico, el Departamento de Seguridad Pública, la Autoridad de Edificios Públicos, el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales, el Departamento de Recreación y Deportes, el Departamento de Desarrollo Económico y Comercio, el Centro Cardiovascular, la Comisión Estatal de Elecciones, la Administración de Compensaciones por Accidentes de Automóviles y el Centro Comprensivo del Cáncer. 
 
Eventualmente, incluirá alrededor de 100,000 empleados de 86 agencias y corporaciones públicas, se indicó.
 
Aunque la mayoría de las agencias ha llevado un registro del tiempo y la asistencia, el proceso a mayormente era manual, lo que provocaba meses de retrasos e incertidumbre sobre si la asistencia se registraba con precisión. Al integrar y automatizar completamente el sistema de tiempo y asistencia en el sistema de nóminas, el Gobierno puede garantizar que el ausentismo se refleje inmediatamente en los pagos.
 
El defectuoso sistema manual actual ha sido objeto de situaciones de mal manejo de fondos públicos. En septiembre de 2020 el DE, la agencia más grande del gobierno, identificó alrededor de 700 empleados registrados como inactivos, pero que continuaban recibiendo pagos, y que se sumaba a que en años anteriores se detectaron $80 millones en pagos ilegales de nómina.
 

 Hasta el momento, el DEPR ha ahorrado unos $40 millones en tiempo no trabajado desde que inició el T & A en febrero de 2021, indicó el ente fiscal hace varios meses.

Avanzan los cambios en el registro de asistencia de miles de empleados públicos