Ley de Puerto Rico

Ley de Reinversión de Capital permite inversión en propiedades reposeídas para alquiler con opción a compra

ForeclosureDescargar el documento:

Crea la Ley de Reinversión de Capital.
Modifica el tratamiento contributivo que se otorga a fideicomisos de inversión en bienes raíces. Permite la reorganización de empresas para liberar su capital mediante fideicomisos de inversión en bienes raíces, y la reinversión en determinados tipos de empresas. Dispone que la compra de propiedades reposeídas para su conversión en propiedades para alquiler con opción a compra será una actividad elegible para los Fideicomisos de Inversión en Bienes Raíces. Puerto Rico se enfrenta a una crisis económica profunda. El desempleo ronda en niveles altísimos. Entre el 2007 y el 2011 se han perdido casi 180,000 empleos. Cada uno de esos empleos perdidos es una tragedia para Puerto Rico, y debemos detenerla. La forma de comenzar a crear empleos es estimulando la inversión en Puerto Rico.

El clima financiero actual, por razones históricas y restrictivas, no es favorable para la inversión nueva. Las inversiones muchas veces tienen que realizarse con ganancias retenidas directamente de sus ganancias (“retained earnings”) o con inversión directa de ahorros. Sin acceso a financiamiento, no se pueden realizar proyectos de envergadura o inversiones a gran escala que hagan la diferencia. No se puede financiar un hotel o una fábrica, en la ausencia de fuentes de capital significativas. Lo que necesita Puerto Rico para volver al camino del progreso económico es encontrar fuentes de capital.

Nuestra economía es una de las economías donde más se consume con proporción a su tamaño. Las estadísticas confirman que un 15% de nuestra economía es dedicada a la inversión, en comparación a un 20% en los Estados Unidos. Para colmo, la economía de Estados Unidos es una de las que menos consume en el mundo relativo a su Producto Bruto.  Estimulando la inversión privada, se atiende el desempleo que tanto agobia a nuestra gente.  Esta necesidad ha sido confirmada por el Government Accounting Office (GAO) federal.  Esta agencia identificó como el reto principal para nuestra economía poder finalmente cerrar la brecha de inversión.  En el año 2000, la inversión llegó a ser un 20% de nuestro producto interno bruto.  No hemos vuelto a alcanzar esos niveles de inversión en la economía de Puerto Rico.  Mientras nuestra inversión se quede estancada (o peor aún, se disminuya, como ha sido el patrón en los pasados cuatro años) nunca podremos crear los empleos que necesitamos los puertorriqueños.

A %d blogueros les gusta esto: