Supreme Court of the United States

Que un ladrón de bancos obligue a rehén a acompañarlo es delito y no requiere distancia sustancial

Que un ladrón de bancos obligue a rehén a acompañarlo es delito y no requiere distancia sustancialDescarga el documento: Whitfield v. United States

Decidido: 13 de enero de 2015

Larry Whitfield, evadiendo la policía luego de cometer un robo bancario, entró a la casa de Mary Parnell, de 79 años, mediante una puerta que no se encontraba cerrada. Al entrar, se encontró con la Sra. Parnell a la que guió de un pasillo a un cuarto a nueve pies de distancia. En este cuarto, la Sra. Parnell sufrió un ataque cardiaco y murió. Whitfield huyó de la escena, pero fue encontrado luego por las autoridades escondido en un lugar cercano. Larry Whitfield fue acusado, entre otros delitos, bajo el 18 U. S. C. §2113(e), que aumenta las penas contra cualquier persona que, al cometer o huir de un robo bancario, fuerce a otra persona a acompañarlo. El jurado lo encontró culpable, pero Whitfield apeló bajo el argumento de que el estatuto requiere un movimiento sustancial que no se dio en el presente caso. El Tribunal de Apelaciones para el Cuarto Distrito sostuvo la decisión del jurado y reafirmó que el acompañamiento forzado se dio aunque fuera por un corto tiempo o una corta distancia.

La controversia del presente caso es: ¿se configuró la acción de “acompañar” descrita en la sección 2113(e), cuando el acusado guió a la Sra. Parnell a un cuarto a sólo nueve pies de distancia?

El Hon. Antonin Scalia emitió la opinión unánime del Tribunal Supremo federal. Esbozó que el Congreso legisló la provisión en cuestión en 1934 luego de un aumento significativo en los robos bancarios. Indicó que la sección 2113 ha sido enmendada en varias ocasiones, pero la frase “obliga a cualquier persona a que lo acompañe sin el consentimiento de tal persona”, ha permanecido sin cambio y, por lo tanto, mantiene su significado original. Al igual que en 1934, la palabra «acompañar» significa ir en compañía de alguien y no está sujeta a una distancia sustancial. Concluyó que el hecho de que Whitfield forzara a la Sra. Parnell a moverse unos pies de un cuarto a otro configura el delito.

Reseña por Joel Pizá Batiz

A %d blogueros les gusta esto: