Presentan medida en Filipinas para que abogados extranjeros puedan ofrecer servicios

FilipinasEn la República de Filipinas la práctica del derecho está restringida de forma exclusiva a personas con la ciudadanía de ese país. De hecho, el artículo XII de la Sección 14 de la su Constitución provee el que se limite el ejercicio de cualquier profesión para los ciudadanos. Es por ello que a base de esa disposición, el Tribunal Supremo filipino requiere que los aspirantes a una licencia para practicar el derecho posean la ciudadanía filipina.

Esta prohibición no se limita a la litigación en tribunal abierto, sino que abarca una amplia gama de servicios legales. No obstante, se ha propuesto una nueva medida —actualmente bajo la consideración del Tribunal Supremo de ese país—  para permitir que abogados extranjeros puedan ofrecer servicios legales bajo un permiso especial. Los proponentes de la medida basan la solicitud en el compromiso que debe tener el país con la comunidad internacional y la liberalización de los servicios legales.

Por medio de un amicus curiae que se hizo público mediante la publicación Business World Inside, la abogada filipina Jo Blanca P.B. Labay abogó por la aprobación de la medida.

“En esta época de globalización, donde los mercados convergen y se integran, hay una demanda en el sector de negocios de contratar abogados que puedan brindar asesoría no sólo en asuntos domésticos sino en leyes foráneas. Por ejemplo, en la etapa preliminar de los acuerdos de negocios y en asunto de inversiones en las Filipinas, es imperativo para inversionistas extranjeros el buscar asesoría legal que asegure que puedan cumplir con las leyes de este país, pero también con otro país relacionado con el negocio”.

Hasta el momento, un inversionista extranjero que desee hacer negocios en las Filipinas tiene que consultar de forma separada con un abogado filipino y con un abogado extranjero.

“Sería ideal si todos estos servicios legales pudieran estar disponibles para un cliente en una firma local. No obstante, esto sólo podría ser posible si la restricción sobre la ciudadanía se flexibilizara un poco”, continuó P.B. Labay.

A %d blogueros les gusta esto: