NOTICIAS

¿Quién tiene derechos de patente sobre la vacuna de Moderna?

El gobierno federal estadounidense insiste que tiene derechos de patente sobre la vacuna de Moderna.

Por la Lcda. Cristina Arenas-Solís (Ferraiuoli LLC)

Las vacunas se consideran inventos patentables, particularmente cuando se trata de vacunas que cuentan con tecnología novel. La vacuna del COVID-19 no es la excepción. Moderna Inc. es uno de los fabricantes de la vacuna del COVID-19 que integra la tecnología de m-RNA. Al principio de la pandemia de COVID-19, el gobierno federal de los Estados Unidos proveyó fondos para el desarrollo de estas vacunas para alentar que empresas privadas crearán las mismas para darle fin a la pandemia. Moderna, Inc. recibió 1.4 billones de dólares del gobierno federal. Además de eso, la agencia gubernamental National Institute of Health (“NIH”) y varios científicos del Vaccine Research Center proveyeron asistencia en la creación de la vacuna. En particular, tres científicos, John Mascola, M.D., Barney Graham, M.D. y Kizzmekia Corbett, M.D., participaron en diseñar la secuencia genética que provoca la respuesta inmune al instruirle a las células del cuerpo a desarrollar una versión segura de los picos de proteína que imitan a las proteínas del COVID-19 que causan daño y enfermedad.

Cyber Week 2021

Moderna presentó por lo menos cuatro solicitudes de patentes ante el United States Patent and Trademark Office para proteger la vacuna que desarrolló. Como toda solicitud de patente, hay que identificar y nombrar todas las personas que inventaron aquello que se desea proteger. Sin embargo, Moderna, en su solicitud principal, no identificó ni nombró a los científicos de la NIH anteriormente mencionados como co-inventores de la vacuna. Moderna alega que estos científicos no participaron en la invención de los reclamos de patente de la secuencia de la mRNA-1273, que es la invención principal y medular de la vacuna y de las patentes que está solicitando Moderna.

Del otro lado, se argumenta que empleados federales participaron en la invención y que se llevó a cabo el desarrollo de la vacuna con fondos públicos. Por tal razón, el gobierno federal estadounidense insiste que tiene derechos de patente sobre la vacuna de Moderna. El gobierno federal y Moderna llevan meses tratando de resolver este asunto sin ninguna solución alcanzada hasta el momento.

La relevancia de esta disputa no es limitada en importancia. Si solo Moderna se considera la dueña de esa patente, solo Moderna estaría autorizado a desarrollar la vacuna y tendría el monopolio de la misma. Esto, a su vez, impactaría, quién tendría acceso a la vacuna a nivel mundial. Si bien es cierto que Moderna ha asegurado que no pondrá en vigor dicho monopolio de la vacuna del COVID-19 durante la pandemia, nada impide que se retracten en un futuro y/o luego de terminada la misma. Por lo contrario, si los tres científicos, empleados del gobierno federal, se consideran co-inventores, el gobierno podría tener el derecho a licenciar esta patente a otros fabricantes de vacunas. De esta manera, el gobierno federal tendría el derecho y el control para evitar el monopolio de Moderna, en momentos que urge el desarrollo y el acceso de la vacuna en y a todas partes del mundo para controlar y darle fin a esta pandemia.

¿Ya te suscribiste a Microjuris?
A %d blogueros les gusta esto: